publicidad
El inmigrante mexicano Aroon Domínguez al momento de ingresar a Estados Unidos el martes. 

Regresa el primer grupo de mexicanos deportados con salida voluntaria entre 2009 y 2014

Regresa el primer grupo de mexicanos deportados con salida voluntaria entre 2009 y 2014

Seis inmigrantes mexicanos que fueron deportados luego de firmar una salida voluntaria y que califican dentro de un

El inmigrante mexicano Aroon Domínguez al momento de ingresar a Estados...
El inmigrante mexicano Aroon Domínguez al momento de ingresar a Estados Unidos el martes. 

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

publicidad

Seis inmigrantes mexicanos que fueron deportados luego de firmar una salida voluntaria y que califican dentro de una demanda que les permite tener su día en corte, volvieron el martes a Estados Unidos por la garita de San Isidro, en la frontera entre California y México.

“Ayer regresó el primer grupo”, confirmó a Univision Noticias Emma Flores, asociada de enlace binacional para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés) en San Diego. “Se trata de seis personas, el primer grupo de la clase López-Venegas contra Johnson”, agregó.

Leer: Mexicanos deportados con salida voluntaria regresan a Estados Unidos

El grupo está integrado, entre otros, por Aroon Domínguez, Lucila Serrano (quien firmó la salida voluntaria en 2009) y Estefany Castillo (deportada en 2012 cuando tenía 15 años).

“Después de tanto tiempo de estar esperando, llegar a este día es muy emocionante”, dijo a Univision Serrano. “Nervioso, contento, con mucha alegría de ver a mi familia, con muchos nervios”, dijo Domínguez.

Los otres tres son Jose, Roberto y Martin, quienes pidieron mantener sus apellidos bajo reserva. 

 

Analizarán salidas voluntarias de inmigrantes /Univision

El acuerdo

En 2013 la ACLU y el gobierno de California alcanzaron un acuerdo mediante el cual se permitirá que los mexicanos deportados con salida voluntaria entre el 8 de junio de 2009 y el 28 de agosto de 2014 regresen al país y tengan su día en corte.

El denominado Acuerdo de Conciliación López-Venegas contra Jhonson, permite que los afectados por las expulsiones soliciten un estatus migratorio legal en cumplimiento del debido proceso y que sea un juez de inmigración quien decida sus futuros en Estados Unidos.

La semana pasada Univision Noticias reportó que ACLU-San Diego había reunido información de 1,500 mexicanos afectados por estas deportaciones “pero solo seis entraron esta vez”, dijo Flores. Del resto, dijo que sus reingresos “dependen de la respuesta que nos de el gobierno. Estimamos que estarán cruzando varios grupos durante los próximos meses”.

publicidad

Entre cientos y miles

El número total de indocumentados expulsados no ha sido establecido aún. “La cifra puede ser de cientos, quizás miles”, reiteró a Univision Noticias Xiomara Corpeno, directora nacional de educación y campañas de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA, por su sigla en inglés).

A los deportados les cae encima la Ley de los 10 años o Ley del Castigo, que fue aprobada por el Congreso en 1996. Señala que los extranjeros que permanecen más de 180 días indocumentados son castigados con tres años fuera sin poder regresar, y quienes pasan del año (365 días) reciben una sanción de 10 años.

Al término de ese tiempo deben gestionar un permiso a través de la embajada y esperar a que el gobierno les permita el reingreso.

 

Mexicanos deportados regresan a Estados Unidos /Univision

Siguen indocumentados

De la situación legal al momento de reingresar al país, Flores dijo que “el ser miembro de la clase López-Venegas contra Johnson “no les da ningún estatus en automático”, y que “uno de los requisitos para calificar es que tengan un reclamo legal” pero que esto depende “de caso en particular”.

“Estas personas entraron al país con un permiso (parole) para que puedan ir a la Corte y presentarse ante un juez”, dijo a Univision Noticias el abogado Ezequiel Hernández. “No tienen estatus; están en proceso de deportación. Esta gente sigue indocumentada tal y como estaban antes de ser deportados”.

Explicó además que “en caso que los detengan por algún motivo, no pueden ser deportados porque tienen un caso pendiente en una corte” y que les aplica el memorando del Departamento de Seguridad Nacional del 20 de noviembre de 2014, que fija las prioridades de deportación.

publicidad

Las prioridades

“Si estuvieron aquí y son parte de la lista de baja prioridad, les van a cerrar su caso, sus abogados pedirán un cierre administrativo, que no significa que les darán un estatus, sino que en base al documento del 20 de noviembre ICE no le pondrá importancia a sus casos”, dijo Hernández. “Y los congelarán hasta saber cuándo, hasta que cambien las prioridades”.

El memorando citado por Hernández incluye cuatro prioridades de deportación:

   - Prioridad 1: a quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o publica (terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros);

   - Prioridad 2: a personas con historial extenso de violaciones de inmigración, quienes hayan cruzado la frontera recientemente (después del 1 de enero de 2014).

   - Prioridad 3: personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel;

   - Prioridad 4: a inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.

Hernández agregó que “algunos de los deportados que regresan podrán tener permiso de trabajo, pero no todos en caso que haya un cierre administrativo de sus casos”.

Los requisitos

ACLU-San Diego explicó que para calificar y ser miembro de la demanda colectiva bajo el acuerdo López-Venegas contra Johnson y poder regresar a Estados Unidos para tener un día en corte, un individuo debe:

publicidad

   - Haber firmado un documento de “salida voluntaria” entre el 1 de junio de 2009 y el 28 de agosto de 2014, y haber sido deportado a México;

   - Haber tenido ciertas opciones legales para permanecer en Estados Unidos legalmente cuando firmó la “salida voluntaria” (como por ejemplo ser elegible para la Acción Diferida de 2012 o DACA);

   - Haber sido procesado por agentes de la Patrulla Fronteriza en el sector de San Diego o por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) en las oficinas de San Diego y Los Angeles;

   - Estar físicamente en México al momento de someter una aplicación para ser miembro de la demanda colectiva.

ACLU habilitó los números de teléfono (619) 398-4189 (desde Estados Unidos) y el 01 (800) 681-6917 (desde cualquier parte de México) para recibir información sobre la demanda.

También la página en internet ( www.misalidavoluntaria.org) y en Facebook accesando a la cuenta: “ Mi salida voluntaria”.

Cuenta además con un video informativo en ingles, español, mixteco y zapoteco.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad