publicidad

Proponen cambio a las EB-5

Proponen cambio a las EB-5

Un programa para inmigrantes inversionistas conocido como EB-5 podría ser ampliado nuevamente si el Congreso...

Para "buenas ideas"

Un programa para inmigrantes inversionistas conocido como EB-5 podría ser ampliado nuevamente si el Congreso acepta una propuesta de ley entregada por un congresista demócrata de Colorado.

Un reporte de la BBC publicado en su página de Internet precisó que el legislados Jared Polis recomendó dar vida a extranjeros con "buenas ideas", un plan que estaría ganando apoyo en Silicon Valley, epicentro de la industria tecnológica estadounidense.

El plan de Polis es agregar su iniciativa al debate de la reforma migratoria que se alista en el Congreso y que podría desarrollarse en el curso del primer trimestre de 2010.

En declaraciones citadas por la BBC, Polis señaló que a diario la economía de Estados Unidos pierde terreno y empleos de alta tecnología frente a fuertes competidores tales como China e India, y que ello aleja a extranjeros emprendedores con excelentes calificaciones.

Como muchos otros

El reportaje citó el caso del estudiante canadiense Eric Diep, de 22 años, uno de los primeros en desarrollar un sistema para involucrarse en juegos sociales denominado Quezzes.

Diep se vio obligado a regresar a su país al no conseguir una visa de permanencia legal en Estados Unidos. Explicó que al retirarse de la universidad su abogados no pudieron argumentar al servicio de inmigración el pedido de una visa de permanencia, dijo la BBC.

publicidad

El plan de Polis es capturar este tipo de talentos extranjeros para incorporarlos a la industria estadounidense modificando el programa de visas EB-5 para inversionistas extranjeros.

Las visas EB-5

Estas visas, reportó Univision.com en marzo del año pasado, permiten a los extranjeros que las consiguen vivir y/o trabajar en cualquier parte de Estados, además de auspiciar visas de residencia para su familia, poner su propio negocio, salir y entrar del país sin tener que solicitar una visa adicional, y pedir la ciudadanía luego de cinco años, y otros requisitos de ley.

Pero el programa no ha sido tan generoso como pretendió el Congreso en 1990, cuando destinó 10 mil visas para cada año fiscal a ser distribuidas entre inversionistas, cuyos países tuvieran vigentes tratados comerciales con Estados Unidos.

Según explicó el profesor Stephen W. Yale-Loehr, de Cornell University, en su apogeo el programa EB-5 sólo entregó 1,300 tarjetas verdes (13 por ciento del límite anual) y muchos de los inversionistas que participaron entre 1990 y 1998 cumplieron con el número necesario de puestos de trabajo y con los demás requisitos.

¿Qué opina de la propuesta de Polis? Comente aquí.

Cambio autoritario

Pese a ello, en 1998, Yale-Loehr escribió en un artículo publicado en su página de Internet señalando que el entonces Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), sin previo aviso ni oportunidad de presentar observaciones, cambió las normas del EB-5 e hizo más difícil para los nuevos y futuros inversores poder calificar para el programa.



publicidad

Las nuevas regulaciones, apuntó Yale-Loehr, uno de los mayores expertos del programa en Estados Unidos, fueron retroactivas y afectaron a muchos inversionistas que fueron deportados junto con sus familias.



"Como consecuencia de las medidas del INS, los inmigrantes inversionistas y sus familias perdieron sus casas, sus trabajos, su derecho a estar en Estados Unidos, y también los millones de dólares que habían sido inyectados a las economías de zonas rurales y con alto índice de desempleo", agregó.



Nuevas opiniones

En noviembre de 2003, el Congreso manifestó un renovado interés en el programa y autorizó la creación de centros regionales, para que gestionaran directamente con el servicio de inmigración un 30 por ciento de la cuota anual de visas autorizadas en 1990, una decisión que a juicio de Yale-Loeher "facilitó la tarea de atraer a los inversores extranjeros".



La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), reportó que en los años fiscales 2002 y 2003 se entregaron 255 visas de residencia bajo el programa EB-5 respectivamente, y que en el año fiscal 2004 las tarjetas verdes concedidas bajaron a 247.

 En el año 2005 el número de green card aumentó a 332, "y en el año fiscal 2006 se entregaron 486 visas de residencia", dijo la agencia federal en Washington.

Agregó que en el año fiscal 2007 (del 1 de octubre de 2006 al 30 de septiembre de 2007), el número de visas concedidas fue de 803, y apuntó que la cifra debe multiplicarse por 2.5 "para incluir a la familia del inversionista".



publicidad

En 2002 se otorgaron 255 visas EB–5. Otras 637 green card fueron entregadas a los miembros de la familia del inversionista, añadió la dependencia.

Sistema complejo

Yale-Loehr resaltó que el EB-5 es uno de los más complejos y controlados de los programas de inmigración en Estados Unidos.

 Los inversionistas, aseguró, deben demostrar que cada centavo fue ganado "legalmente" antes de recibir, primero, la visa de residencia condicionada, y luego la permanente.



El tiempo que demora un trámite de EB-5 entre la presentación de la solicitud al servicio de inmigración y la concesión del permiso para entrar a Estados Unidos, dilata un promedio de seis meses.

El Gobierno de Estados Unidos estima que la inversión total por medio del programa EB-5 ofrecido por Centros Regionales es de entre $300 a $400 millones cada año, pero que para finales del 2008 la inversión alcanzó los $1,000 millones por año, una cifra que despierta el interés de muchos por ayudar a aquellos que están dispuestos a invertir y arriesgar medio millón de dólares por conseguir la codiciada tarjeta verde.

Qué quiere Polis

Pero Polis quiere cambiar algunas reglas para abrazar a personas talentosas y emprendedoras, como por ejemplo bajar la cuota de inversión a $250,000 y que la cuota de empleos que generará esa inversión favorecerá a entre 5 y 10 personas en un plazo de tiempo más amplio.

publicidad

La iniciativa de ley podría agregarse al debate de la reforma migratoria que alistan ambas cámaras del Congreso para este 2010. La Cámara de Representantes recibió el 13 de diciembre un proyecto demócrata que, entre otras medidas, recomienda una regulada vía de legalización para millones de indocumentados que, entre otros requisitos, carecen de antecedentes criminales y pagan impuestos.

En el Senado se aguarda un proyecto similar que redactan los legisladores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) y que entregarían antes de marzo.

El proyecto también agregará una vía de legalización, pero activistas por los derechos de los inmigrantes han dicho que éste será más rígido que el propuesto en el plan entregado a la Cámara de Representantes en diciembre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad