publicidad
La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

¿Orden o acción ejecutiva? Un reto legal sí puede revertirlas

¿Orden o acción ejecutiva? Un reto legal sí puede revertirlas

El freno a las deportaciones anunciado por Obama puede ser detenido si la Corte Suprema así lo determina.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.
La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

Por Jorge Mota

publicidad

Cuando el presidente Barack Obama anunció el pasado 20 de noviembre una acción ejecutiva que aliviaría temporalmente de las deportaciones a millones de inmigrantes indocumentados, y les otorgarían permiso de trabajo, muchas interrogantes surgieron, no solo alrededor de la implementación en sí, sino también de la capacidad de sobrevivir a los ataques liderados por los republicanos.

Interactivo; ¿Reúnes los requisitos para la acción ejecutiva? 

El profesor de Derecho de la Universidad Internacional de la Florida, José Gabilondo, indica que es preciso aclarar que hasta la fecha, el presidente no ha emitido una orden ejecutiva. “Una orden ejecutiva en sí, tiene un número asignado y se registra legalmente. Lo que hizo Obama fue promulgar una directiva del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), lo cual es simplemente un grupo de acciones del poder ejecutivo”.

 

Una coalición de 17 estados interpone demanda contra la acción ejecutiva /Univision

Gabilondo explicó que, legalmente hablando, esto no fue más que una reinterpretación de la ley vigente. “Son decisiones que ya están autorizadas por la ley vigente. La propia ley estadounidense da la discreción al presidente y al ejecutivo sobre cómo aplicarla. No se está creando una ley, sino cambiando una política hacia cierto sector inmigrante”, afirmó.

Leer: Preguntas y respuestas de la acción ejecutiva

Gracias a la relación antagónica que existe en Estados Unidos entre los tres poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), el poder judicial puede detener cualquier acción del ejecutivo. “La Constitución le otorga a cada rama unos poderes determinados. Le toca al tribunal (superior) decidir sobre la constitucionalidad de una orden o una acción del ejecutivo”, aclaró Gabilondo. “Vamos a ver en los próximos meses un pleito nacional con implicaciones muy importantes para la comunidad inmigrante”.

publicidad

Para Gabilondo, la pelea legal que se está planteando alrededor de las recién anunciadas acciones ejecutivas, se parece mucho a la que hubo cuando se aprobó la ley de salud conocida como Obamacare. “Son los mismos estados conservadores los que se oponen, son miembros del Partido Republicano. Al mismo tiempo, los republicanos saben que tienen que actuar con cautela, pues está en juego la percepción que tiene el electorado latino de ellos”, concluyó.

 

Republicanos se pelean entre ellos para definir cómo bloquear la acción ejecutiva /Univision

Leer: No todo lo que brilla es acción ejecutiva

Orden ejecutiva: el poder de la pluma del Presidente

Las órdenes ejecutivas presidenciales son una herramienta útil y efectiva para resolver problemas inminentes, tales como bloquear fondos financieros a organizaciones terroristas, y cualquier otra acción que calme alguna inesperada ansiedad social.

Por lo general, las órdenes ejecutivas no son muy visibles, esto a pesar de que cargan con una autoridad significativa, siendo el presidente quien controla los departamentos y agencias de la rama ejecutiva del gobierno.

Debido a que el presidente actúa solo cuando firma una orden ejecutiva, esto crea espacio para un potencial abuso de poder. El Congreso y las cortes sí pueden parar a los presidentes si van muy lejos, pero la historia nos muestra que muy raramente ocurre algo así. Lo más común es que futuros presidentes reviertan o ajusten las políticas y órdenes ejecutivas de sus predecesores.

publicidad

 

Obama advierte que vetará cualquier proyecto que revoqué acciones ejecutivas /Univision

La función inicial de las órdenes ejecutivas fue meramente administrativa (asignando personal, o reorganizando agencias), pero los presidentes poco a poco han ido expandiendo su uso.

La primera vez que la rama judicial rechazó una orden ejecutiva fue en el caso conocido por el nombre Youngstown Sheet & Tube Company vs. Sawyer, donde la Corte Suprema dictaminó que el presidente había excedido sus límites. Esto fue en el año 1952, y el presidente era Harry Truman.

En otros dos casos recientes, las órdenes presidenciales han sido rechazadas por entrar en conflicto con la ley vigente. En 1995, el presidente Bill Clinton firmó la orden ejecutiva 12954 requiriendo que las agencias gubernamentales pararan contratos de empleadores que remplazaran empleados que estaban de huelga. La Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia dictó que la orden violaba el Acta Nacional de Relaciones Laborales.

publicidad

Diez años después, la Corte Suprema invalidó una orden ejecutiva del presidente George W. Bush que ordenaba al Secretario de Defensa reunir comisiones militares para juzgar a combatientes enemigos detenidos en la Base Naval de Guantánamo.

La acción ejecutiva del 20 de noviembre ampara de la deportación a entre 4.5 y 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes permanentes, y amplía la cobertura de la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) de los dreamers del 15 de junio de 2007 al 1 de enero de 2010. A ambos grupos les concede además un permiso de trabajo por tres años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad