publicidad

Obama y la gobernadora de Arizona hablaron de la SB 1070 en la Casa Blanca

Obama y la gobernadora de Arizona hablaron de la SB 1070 en la Casa Blanca

Obama y Brewer hablaron de la frontera, de la ley SB 1070 y de trabajar juntos para arreglar el sistema migratorio.

Obama y la gobernadora de Arizona hablaron de la SB 1070 en la Casa Blan...

Agenda apretada

WASHINGTON - Tras una reunión de media hora en la Casa Blanca con el Presidente Barack Obama -a puertas cerradas- , la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dijo el jueves que ambos mandatarios dialogaron sobre cómo trabajar juntos en la búsqueda de una solución al problema migratorio,  y también de los problemas de seguridad en la frontera con México.

Durante el encuentro abordaron el tema de la polémica ley SB 1070, que entre otras medidas convirtió en delito la estadía indocumentada en ese estado fronterizo con México.

La Casa Blanca precisó que en el encuentro se discutieron una serie de cuestiones fundamentales de interés mutuo, donde se resaltaron los esfuerzos y recursos "sin precedentes" destinados por la administración para asegurar la frontera con México.

publicidad

En declaraciones al término del encuentro, que se llevó a cabo en la Oficina Oval, Brewer indicó que Obama le aseguró que la aseguró que la mayor parte de los 1,200 soldados de la Guardia Nacional que el mandatario ordenó sean desplegadas en la frontera serán estacionadas en Arizona.

Mientras ambos mandatarios dialogaban, en las afueras de la Casa Blanca decenas de activistas protestaban contra la ley de Arizona y exigían al Gobierno y al Congreso que activen el debate migratorio y aprueben una ley comprensiva que permita legalizar a la mayoría de los 12 millones de inmigrantes indocumentados.

Paso arriesgado

A finales de mayo Obama anunció, tras un encuentro con un grupo se senadores republicanos, el envío de soldados a la frontera sur y la solicitud al Congreso de $500 millones para asegurar la frontera y frenar el cruce indocumentado.

La decisión, un paso estratégico según el gobierno, permitiría destrabar el debate de la reforma migratoria al complacer demandas impuestas por el ala ultraconservadora del partido republicano, pero el movimiento no habría dado los resultados esperados por los demócratas.El debate de la reforma migratoria se encuentra detenido en el Congreso por falta de apoyo bipartidista. Los demócratas cuentan con al menos 50 votos de los 60 necesarios (unos siete senadores del partido de Obama no apoyan la legalización de indocumentados porque pertenecen a distritos electorales cuyos electores no quieren una reforma migratoria) para aprobarla y necesitan entre 10 y 12 votos republicanos.

publicidad

¿Qué opina de la reunión entre el presidente, Barack Obama, y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer? Comente aquí.

Manos atadas

La falta de respaldo político al plan de reforma migratoria tiene detenidos los esfuerzos desde 2006.Arizona argumenta que esta "inacción" los obligó a actuar y aprobar su propia legislación migratoria para detener el cruce indocumentado y asegurar la frontera, postura que es rechazada por la Administración y grupos que defienden los derechos civiles y de los inmigrantes, quienes señalan que la ley de inmigración es un tema federal que debe ser resuelto por el gobierno de Washington DC y no por los gobiernos estatales.

Sobre esta base, Brewer promulgó en abril las leyes SB 1070 y HB 2162, que entre otras regulaciones convirtió en delito la estadía sin papeles en ese estado y concedió poderes extraordinarios a las policías locales y funcionarios públicos para que ejerzan como agentes federales de inmigración. Tema de debate

Obama ha denunciado que la ley SB 1070 se trata de una legislación discriminatoria y le ordenó el 23 de abril al departamento de Justicia que investigue si viola los derechos civiles.

Pero el Departamento de Justicia no ha confirmado el resultado de sus averiguaciones y tampoco si demandará la ley ante una corte federal para dejarla en suspenso. En este escenario de celebró la reunión entre Obama y Brewer este jueves.La Casa Blanca dijo que el mandatario, además de escuchar a la gobernadora de Arizona, enfatizó en los esfuerzos llevados a cabo desde el 20 de enero del año pasado para asegurar la frontera y detener el tráfico ilegal, principalmente por el estado de Arizona.

publicidad

Agregó que las medidas adoptadas en el curso de los últimos 16 meses incrementado la incautación de armas y drogas en la frontera, y la detención de criminales, situación que favoreció a una baja en el número de delitos y hechos violentos en la frontera, pero enfatizó en que las medidas de seguridad de por sí no solucionarán los problemas en la frontera Sistema roto

La Casa Blanca también reportó que durante la reunión, Obama reconoció la frustración comprensible que comparten todos los estadounidenses sobre el sistema migratorio, al que denominó como “inaceptable” y urgió a Brewer a trabajar a favor de la aprobación de una reforma migratoria.

El mandatario insistió en un plan integral que incluya, entre otros asuntos, recursos duraderos para mantener segura la frontera, freno a la contrata de trabajadores indocumentados y sanción a empleadores que contratan a sabiendas a extranjeros son papeles; y una vía de legalización regulada para indocumentados que llevan tiempo, pagan impuestos, sepan inglés y carecen de antecedentes criminales.

Obama instó a Brewer a ser su compañera en el trabajo de un debate que cuente con apoyo bipartidista y le reiteró a la gobernadora su preocupación por la ley SB 1070, apuntó la Casa Blanca.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad