publicidad
La reforma migratoria en manos de la Cámara de Representantes

Obama insiste en que no esperará al congreso y que tomará acciones ejecutivas

Obama insiste en que no esperará al congreso y que tomará acciones ejecutivas

El presidente dijo una vez más que no va a esperar al Congreso para empezar a hacer cambios migratorios.

La reforma migratoria en manos de la Cámara de Representantes
La reforma migratoria en manos de la Cámara de Representantes

El presidente Barack Obama dijo el domingo, una vez más, que él no va a esperar al Congreso para empezar a hacer cambios en el sistema de inmigración que, reiteró, se encuentra roto.

"Yo prefiero ver que se haga a través del Congreso”, agregó el mandatario en referencia a la aprobación de una reforma migratoria por parte de la Cámara de Representantes luego que en junio del año pasado lo hiciera el Senado.
publicidad

El tema de las acciones ejecutivas saltó nuevamente a la palestra el miércoles, un día después de celebradas las elecciones de medio tiempo que permitieron a los republicanos reconquistar el control del Senado y aumentar el poder en la Cámara Baja.

 

Reforma migratoría desata guerra política entre el Presidente y el Congreso Republicano Univision

 

Guerra de palabras

El Senador Mitch McConnell, quien se vislumbra como nuevo líder del Senado a partir de enero, advirtió a Obama que “sería un gran error” si toma acciones ejecutivas en materia de inmigración, porque “envenenaría el ambiente” para avanzar legislativamente en ese tema.

Obama respondió que “antes de que acabe el año tomaré las acciones legales que pueda para mejorar el sistema migratorio”, y señaló que "no tengo dudas de que habrá algunos republicanos que están enfadados o frustrados por cualquier acción ejecutiva que yo pueda tomar. Se trata de gente que se opone profundamente a la reforma migratoria en cualquier forma, y que ha bloqueado la acción para ello en la Cámara".

publicidad

Un día después, el presidente del Congreso, el republicano John Boehner, dijo que "si él (Obama) actúa unilateralmente por su cuenta, fuera de su autoridad, envenenará el ambiente y no habrá ninguna posibilidad de que la reforma migratoria avance en este Congreso. Es tan simple como eso".

Boehner alertó que "cuando juegas con cerillas, corres el riesgo de quemarte, y él (Obama) se va a quemar si sigue por este camino".

"Si el presidente sigue por ese camino, está invitando grandes problemas", precisó.

 

Obama está decidido a implementar una orden ejecutiva Univision

 

Obama replica

El domingo, Obama dijo que ambas partes (demócratas y republicanos) están de acuerdo en que algo se tiene que hacer en materia de inmigración. "Hemos estado hablando sobre ello desde hace años”, y que además de asegurar las fronteras, se debe aprobar una vía de legalización para quienes tienen tiempo en el país, pagan impuestos, hablan inglés y pagan una multa.

El plan de reforma S. 744 que el Senado aprobó el año pasado y que Obama respalda, incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que reúnen los requisitos mencionados por el mandatario.

El proyecto señala que los indocumentados que califiquen entrarán en un estado de residencial provisional por 10 años al término de los cuales podrán gestionar la residencia permanente, y tres años después la ciudadanía.

publicidad

Los republicanos de la Cámara rechazan debatir el proyecto. En junio del año pasado dijeron que discutirían una versión propia y por partes, pero un año después desistieron argumentando que Obama no haría cumplir la ley.

El mandatario entonces prometió acciones ejecutivas.

Los líderes republicanos del Congreso rechazan las acciones ejecutivas e insisten en que Obama debe sentarse a dialogar con ellos para decidir el futuro de la reforma migratoria.

Presionan al presidente

El diario The New York Times pidió el viernes al presidente que emprenda cuanto antes una ambiciosa acción ejecutiva en materia de inmigración a pesar de las advertencias en contra lanzadas en los últimos días por los republicanos.

A su vez, grupos y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes exigen a Obama que no espere "ni un día más" para tomar acciones ejecutivas sobre la reforma migratoria, y para aliviar las deportaciones que separan a miles de familias.

Desde que Obama llegó a la Casa Blanca, en enero de 2009, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha deportado un promedio anual de 400 mil indocumentados. El gobierno asegura que la mayoría de ellos tenía antecedentes criminales, mientras que las organizaciones insisten que entre seis a siete de cada 10 deportados no representaban una amenaza para la seguridad nacional y calificaban para una reforma migratoria como la que aprobó el Senado el 27 de junio de 2013.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad