publicidad
Congreso de Estados Unidos.

Obama asegura que hay espacio en el Congreso para trabajo bipartidista en migración

Obama asegura que hay espacio en el Congreso para trabajo bipartidista en migración

A pesar de la guerra entre demócratas y republicanos por la reforma, Obama no pierde las esperanzas.

Congreso de Estados Unidos.
Congreso de Estados Unidos.

A pesar de la guerra declarada entre demócratas y republicanos por el futuro de los 11 millones de inmigrantes indocumentados, el presidente Barack Obama expresó el miércoles su confianza en que el Senado apruebe una reforma migratoria, ya que hay aún áreas para un trabajo bipartidista.

publicidad

Esto a pesar de que el mandatario reconoció que la acción ejecutiva, que anunció el pasado 20 de noviembre, generó controversia y abrió aún más la brecha entre ambos partidos luego de la aprobación en el Senado, el 27 de junio de 2013, de un proyecto de ley que incluye una vía de legalización para millones de indocumentados.

Interactivo: ¿Reúnes los requisitos de la acción ejecutiva? 

“Estoy esperanzado de que podemos tener una legislación, pues sustituiría la acción ejecutiva que he tomado, que reconozco es incompleta, y si bien nos permiten avances, son temporales”, dijo el mandatario ante hombres de negocios.

La acción ejecutiva de Obama ampara de la deportación a entre 4.5 y 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos o residentes legales permanentes que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010.

Detienen deportación de un inmigrante por la orden ejecutiva Univision

Leer: Coalición de 17 estados demanda la acción ejecutiva

También amplía la cobertura de la acción diferida de los dreamers (DACA, por siglas en inglés) del 15 de junio de 2007 al 1 de enero de 2010.

Los grupos incluidos en el alivio temporal recibirán, además, una autorización de empleo. Ambos beneficios tendrán una duración de tres años.

Leer: Preguntas y respuestas de la acción ejecutiva

Obama admitió que la aprobación de una reforma migratoria en el Congreso no será inmediata, y estimó que los republicanos tratarán de revertir algunas de las acciones que anunció hace dos semanas.

El martes, el actual líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), quien en enero se convertirá en líder de la Cámara Alta "tras la victoria republicana en las elecciones de medio tiempo del 4 de noviembre-, dijo que su partido podría discutir una reforma migratoria en 2015, pero que de haberlo lo haría por partes comenzando con el tema de la seguridad fronteriza.

publicidad

Leer: Respondemos a nuestros usuarios (V) 

Una coalición de 17 estados interpone demanda contra la acción ejecutiva Univision

A su vez, el presidente de la Cámara de Representantes, el también republicano John Boehner (Ohio), indicó que su bancada explorará vías legislativas para confrontar las acciones de Obama, aunque reconoció que sus opciones son limitadas.

El liderazgo republicano sostiene que la acción ejecutiva viola la Constitución, pero Boehner admite que “tenemos opciones y capacidades limitadas para lidiar con eso”.

Entre las opciones que estudian los republicanos figura una iniciativa de presupuesto que cubra la mayor parte del gobierno federal, con excepción de los fondos del Departamento de Seguridad Interna (DHS), para impedir que se implementen las medidas migratorias contenidas en la acción ejecutiva.

Esta iniciativa afectaría a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la Oficina de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), que son parte del DHS.

publicidad

“A pesar que las elecciones no resultaron como yo esperaba, existen amplias áreas de potencial acción bipartidista, y he dicho al líder Boehner y el senador (Mitch) McConnell (próximo líder del Senado) que estoy preparado para trabajar con ellos”, apuntó Obama.

Republicanos se pelean entre ellos para definir cómo bloquear la acción ejecutiva Univision

El 30 de junio Obama anunció que utilizaría su poder ejecutivo para reparar, sin el Congreso, parte del sistema migratorio que, dijo, se encuentra roto luego que los republicanos aseguraran que no debatirían la reforma migratoria del Senado en 2014.

El proyecto de ley bipartidista (S. 744) incluye una vía para que millones de indocumentados, una vez fichados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y paguen una multa, entren en un estado de residentes provisionales por 10 años.

En el sexto año deberán nuevamente ser fichados, y al cabo del plazo, podrán pedir la residencia legal permanente. Tres años después serán elegibles para solicitar la ciudadanía.

El liderazgo republicano respondió que debatiría un plan propio y por partes, pero un año después desistió de hacerlo argumentando que Obama no haría cumplir la ley.

publicidad

La negativa abrió la puerta a la toma de una acción ejecutiva que los republicanos amenazan con ponerla fuera de circulación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad