publicidad

Millones de residentes con antecedentes podrían ser deportados de EU

Millones de residentes con antecedentes podrían ser deportados de EU

Cualquier residente legal que haya cometido un delito de felonía debe pensar dos veces antes de salir de Estados Unidos.

Seguridad nacional

MIAMI, Florida - Cualquier residente legal que haya cometido un delito criminal, a partir del 18 de enero debe pensarlo dos veces antes de salir del país, a menos que haya "limpiado" sus antecedentes con la asesoría de un abogado. Si no lo hace de esta forma, se expone a ser detenido y deportado al momento que quiera reingresar a Estados Unidos.

Así lo contempla la extensión de una norma del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que puso en alerta a miles de inmigrantes que cometieron felonía, fueron sentenciados y después de cumplir sus condenas rehicieron sus vidas, incluyendo la salida y entrada a territorio estadounidense.

El plan no es nuevo: En agosto de 2006 el DHS anunció que haría cambios en el programa de seguridad ideado tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y que tiene como objetivo fichar a extranjeros que entran legalmente al país.

Sin embargo, el DHS advirtió que el mismo sería ampliado y que afectaría a todos los residentes legales que portan una tarjeta Verde (o Green Card) y que forma parte del US Visitor and Status Indication Technology (US-VISIT).

El programa exige la toma de huellas digitales y una foto cuando entren por uno de los 284 puertos de entrada aéreo, marítimo o terrestre a Estados Unidos.

¿A quiénes afecta?

"Todos los residentes, asilados, refugiados y personas con 'parole' que entren al país tendrán que hacer el registro ante los agentes del servicio de inmigración", dijo el abogado Jorge Rivera, uno de los coordinadores del Chat de Inmigración de Univision.com, donde usuarios han expuesto algunos casos criminales, han pagado sus penas y luego han viajado y regresado al país.

publicidad

Rivera agregó que de acuerdo con la versión oficial, "la razón de este nuevo requisito es mejorar la seguridad nacional, porque de esta manera pueden verificar que la tarjeta de residente le pertenece a la persona que la está presentando en el momento de ingresar al país".

Los datos obtenidos por el US-VISIT son almacenados en una gigantesca base de datos que comparten varias agencias, entre ellas el servicio de inmigración (USCIS), la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), la Agencia Central de Inteligencia (CIA), las agencias de policía locales (estatales y municipales) y el National Crime Information Center (NCIC).

El sistema fue habilitado por primera vez en diciembre de 2003 y a partir de abril de 2004 comenzó a funcionar en cada uno de los 115 aeropuertos y en todos los puertos marítimos, con un presupuesto inicial de $380 millones de dólares, pero sólo afectaba a extranjeros que ingresaban legalmente a Estados Unidos.

Tiempo después, la GAO, brazo fiscalizador del gobierno, advirtió que el costo del programa superaría con creces las primeras estimaciones.

¿Qué opina de la decisión del gobierno federal de averiguar los antecedentes criminales de los residentes legales que ingresan al país? Comente aquí.

Faltas graves

"El punto clave es que las personas que hayan cometido un  delito grave (felony en inglés o felonía, en español), deben comunicarse con un abogado de inmigración antes de salir del país", indicó Armando Olmedo, vicepresidente y consejero legal de Univision.

publicidad

Olmedo explicó que felonía "es un delito por el cual una persona puede ser encarcelada por un período de tiempo de un año o más. También esa persona puede recibir un año de condena o más y el juez le puede dar tres meses de 'parole' y quedar libre".

"Pero por ese delito cometido la persona pudo haber sido condenada a una pena de un año o más de cárcel", apuntó. "A estas personas le afecta esta ampliación del US-VISIT. Al momento de ingresar a Estados Unidos, en las computadoras del gobierno aparecerán los antecedentes judiciales y podrían perder sus derechos de entrar a pesar de ser residentes".

La lista es grande

Para Lilia Velázquez, abogada de inmigración de la Unión Americana de Libertades Civiles en San Diego, California, la lista de faltas que pueden impedir el ingreso de extranjeros residentes legales es "extensa".

De los casos más comunes, dijo, se puede citar "el tener cargos por violencia doméstica, posesión de drogas, robo, cargos por depredación sexual". La mayoría, añadió, "son delitos contenidos en la Sección 212 y la Sección 237 de la ley de inmigración y que hace a las personas que los cometen sean inadmisibles para entrar o deportables de Estados Unidos".

Olmedo coincidió en que la lista de delitos o crímenes que afectarían la entrada "es enorme" y agregó que en muchos casos "también depende del lugar en que se haya cometido la falta. Cada estado tiene sus leyes y no en todas partes una falta tiene el mismo nivel de gravedad", por lo que aquellos que hayan cometido algún tipo de delito de alcance mayor deberían asesorarse antes de salir del país.

publicidad

Una felonía también puede ser un cargo por asalto, por no detenerse para ayudar a una persona que resultó herida en un accidente, por golpear a alguien, portar un arma con intención de usarla, abusar de un niño o de la esposa, matar a alguien, terrorismo y por tráfico de personas.

Olmedo apuntó que "otro delito grave que constituye felonía es el tener unas copas de más y verse involucrado en una pelea callejera".

"Medida de malgasto"

Si bien la lista de faltas se complica al tener en cuenta que cada estado tiene sus propias leyes y sanciona los delitos de maneras distintas, el sólo hecho de tomar huellas digitales y una fotografía a cada residente que entra al país "incomoda" a la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

"Es una medida de malgasto del dinero público", dijo Charles Kuck, presidente de la entidad que aglutina a unos 9 mil profesionales en todo el país. "También es un error de tiempo y de privación de derechos, porque se procede sin que haya una audiencia en Corte, ante un tribunal. Increíblemente, es un malgasto de tiempo".

Kuck agregó que millones de residentes viajan de vez en cuando durante el año (entre 10 y 12 millones), cantidad que consideró de dimensiones "enormes" y que el gobierno deberá gastar millones de dólares en procesar toda esa información.

publicidad

"Y nunca han probado a nadie que su información es segura. Nosotros no sabemos qué van a hacer con toda esa información. Es un malgasto de dinero", reiteró.

Crece la base de datos

Para el DHS, el programa US-VISIT tiene dos propósitos: frenar el uso de tarjetas de residencia robadas o falsificadas e impedir el ingreso de personas con antecedentes criminales.

A mediados de 2006 el gobierno había fichado más de 61 millones de extranjeros y detectado más de 1,500 casos de uso fraudulento de documentos de identidad estadounidenses.

"Pero el caso ahora es que el gobierno actualizó su base de datos y aparecen los registros de personas que antes no estaban en las bases de datos del servicio de inmigración, sobre todo en los puestos fronterizos con México", insistió Velázquez.

"Durante años, muchas personas en la frontera van y vienen y nadie les dice nada. Muchos tienen antecedentes y piensan que con el tiempo sus casos se borraron. Pero no es así. La ley de inmigración es una ley civil y como ley civil es retroactiva. Si la persona cometió una falta grave hace 20 años, a partir del 18 de enero aparecerá en la base de datos y tendrá problemas para entrar", explicó.

Delitos fuera de EU

Los residentes que no tienen faltas en Estados Unidos, pero tienen antecedentes en el extranjero, también tendrán problemas.

publicidad

El DHS advirtió que ha detenido a varios extranjeros que al momento de ingresar al país en su base de datos aparecen con delitos graves cometidos fuera de Estados Unidos.

Al cotejar las huellas en el sistema, las autoridades descubrieron que esas personas habían sido condenadas en el exterior por tráfico de drogas, eran buscadas en Estados Unidos por delitos diversos o permanecieron en el país más tiempo del autorizado en su visa, entre otras faltas.

A limpiar antecedentes

En cuanto a la posibilidad de "limpiar" la hoja antecedentes para no tener problemas al reingresar al país, Rivera dijo que "hay algunas acciones" que pueden ser tomadas, pero que no todas "tienen un efecto válido" para el servicio de inmigración.

Agregó que el único proceso que reconoce el gobierno es el "vacate order", pero para utilizar esta instancia "debe tenerse en cuenta que las leyes también varían en cada estado. Por ejemplo en Florida, generalmente, no se puede hacer con aquellos casos que tienen dos o más años de antigüedad. La ley no lo permite", detalló.

El letrado advirtió que el 'vacate order ' sólo puede ser gestionado en ciertos casos. "Por ejemplo si alguien se declaró culpable sin que la corte le advirtiera las consecuencias con el servicio de inmigración, hay posibilidades de hacer una limpieza. Pero claro, cada estado tiene sus leyes", subrayó.

publicidad

Respecto a otras instancias para borrar antecedentes, Rivera mencionó el 'seal' (sellar el caso, que utilizan las personas para protegerse de sus empleadores y que estos no puedan leer sus antecedentes) y 'expungement' (que algunos confunden con limpieza, pero que sólo ayuda o evita que otros empleadores se enteren de las faltas que haya cometido una persona).

"Hay quienes pagan por estos trámites, pero ninguno de ellos tiene un efecto legal ante el servicio de inmigración de Estados Unidos", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad