publicidad

Miles de indocumentados se quedan sin licencia de manejar en Carolina del Norte

Miles de indocumentados se quedan sin licencia de manejar en Carolina del Norte

Entran en vigor leyes que prohíben dar carné a indocumentados y exigen verificación de identidad a quienes renuevan permisos.

"Seguro verde"

CHARLOTTE, Carolina del Norte - Más de 50 mil hispanos en Carolina del Norte no podrán renovar sus licencias de conducir en 2009 y podrían enfrentarse a la deportación debido a los ocho programas de identificación de indocumentados vigentes en este estado.

Desde el 1 de enero de 2002 hasta el 28 de agosto de 2006, en Carolina del Norte se permitió el uso del número de identificación tributaria (ITIN o W-7) para que los residentes que carecían del seguro social pudieran tramitar la licencia de conducir.

Durante ese periodo, la División de Vehículos Motorizados (DMV) expidió 220,983 licencias con el conocido "seguro verde" con fecha de expiración de 5 años, que generalmente era solicitado por inmigrantes indocumentados de origen hispano.

Por presiones políticas de grupos antiinmigrantes que denunciaban que "ilegales" de otros estados viajaban a Carolina del Norte para sacarse una licencia de manera "fraudulenta", el Legislativo estatal aprobó una ley restrictiva en julio de 2006.

La legislación impide a una persona sin estatus legal en este país tener un permiso de manejo o tarjeta de identificación (ID) oficial de este estado.

Fecha de expiración

Según cifras de DMV, para el año 2009 alrededor de 50,555 conductores -una gran mayoría hispanos indocumentados- que obtuvieron licencias con el ITIN deberán presentar su seguro social para renovar el documento.

publicidad

En 2008, caducaron 115,807 licencias, de las cuales 41,881 que fueron tramitadas en 2002 expiraron durante el 2007.

Sin licencia, los hispanos sin papales tampoco pueden registrar los vehículos o adquirir un seguro que los ampare en caso de accidentes de tránsito.

Menos recaudaciones

Esa situación, para Tony Asion, director de El Pueblo, con sede en Raleigh, capital de Carolina del Norte, está impidiendo que el estado "recaude una gran cantidad de dinero proveniente de impuestos recaudados por esos servicios".

"La gente no quiere manejar sin licencia pero no les queda otra opción que arriesgarse a conducir así ya que no pueden transportarse a lugares lejanos en bicicleta, y algunas ciudades rurales no tienen buenos sistemas de transporte", enfatizó Asion.

Debido a la imposibilidad de no poder renovar las licencias de conducir, cientos de inmigrantes están manejando con permisos caducados o sin éstos convirtiéndose en "un blanco fácil" de las autoridades para arrestarlos y eventualmente deportarlos.

Más que otros

Un análisis del periódico "The News and Observer", con datos de la Oficina Administrativa de Cortes, arrojó en junio pasado que los hispanos son multados más por no tener licencia de conducir que otro grupo étnico aunque sólo representan el 7 por ciento de la población total del estado.

Desde abril de 2006 hasta la fecha, ocho condados del estado -Alamance, Cabarrus, Cumberland, Durham, Gaston, Henderson, Mecklenburg y Wake- tienen activo el programa 287g que permite la verificación del estatus migratorio de detenidos extranjeros en cárceles locales.

publicidad

Es decir, si un indocumentado es detenido por cualquier agencia del orden público por no poseer una licencia de conducir y es llevado a algunos de esos centros de detención donde se determina que es ilegal, eventualmente enfrentaría el proceso de deportación.

La Sección 287(g)

Un informe de la Asociación de Alguaciles de Carolina del Norte reveló en noviembre pasado que entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2008, 4,511 extranjeros fueron examinados por alguaciles bajo el 287(g), de los cuales 3,359 resultaron indocumentados.

De ese total, aproximadamente 3,182 fueron sometidos a deportación y otros 177 tenían órdenes previas para abandonar el país.

Unos 829 (23 por ciento) fueron arrestados por manejar bajo la influencia del alcohol y 1,215 (33 por ciento) por infracciones menores de tránsito, un gran número por no tener licencia de manejar.

Plan "discriminatorio"

Eleanor Kinnaird, senadora demócrata de Carrboro, al norte de Raliegh, dijo que el 287(g) es un programa "discriminatorio" que incurre en "perfil racial" contra los hispanos.

"A los hispanos los llevan a la cárcel por no tener licencia y a los ciudadanos emiten una citación para presentarse en corte. Esto es simple discriminación", agregó la senadora.

Asion pronostica que en 2009 continuarán las detenciones de indocumentados por no tener licencia, por ello la organización que dirige comenzará este año a conversar con los legisladores y presionar para que devuelvan el privilegio de manejar a los sin papeles.

publicidad

Tiempos de crisis

"Al estado le conviene en estos tiempos de crisis financiera", agregó la legisladora.

"Además, las calles están más seguras si las personas conocen las leyes y pueden responder en un accidente", dijo.

El DMV pronostica que para el 2010 se vencerán otras 34,888 licencias y en 2011 la cifra será mucho menor con 19,732 licencias entregas hasta el 6 de agosto de 2006.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad