publicidad

Más alumnos foráneos en EU

Más alumnos foráneos en EU

El número de estudiantes extranjeros en universidades de Estados Unidos subió por primera vez desde los ataques del 9/11.

Datos del estudio

El número de estudiantes extranjeros matriculados en universidades de Estados Unidos subió por primera vez durante el año académico 2006-2007 desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Washington, Nueva York y Pensilvania.

El informe anual del Institute Internacional of Education (IIE, por sus siglas en inglés) entregado el lunes en Washington, reveló un crecimiento del 3 por ciento con respecto al año académico 2005-2006.

El estudio recordó que la baja ocurrida después de los atentados de 2001 se debió en gran medida a las severas medidas de seguridad adoptadas por el gobierno federal.

Durante el último ciclo educativo se totalizaron 582,984 estudiantes extranjeros en centros de estudios superiores estadounidenses, dijo el informe.

"Se trata del primer alza significativa del número de inscripciones de estudiantes extranjeros desde el período 2001-2002", precisa el documento.

India encabeza la lista

Según el estudio, el continente asiático sigue siendo la región que más estudiantes envía a universidades de Estados Unidos, ocupando el 59 por ciento del total de las inscripciones internacionales.

Detalló además que se registraron fuertes aumentos de los tres países al frente de la lista: India, con 10 por ciento; China, con 8 por ciento; y Corea del Sur, con 6 por ciento.

Los rigurosos controles a que están sujetos los estudiantes extranjeros, que van desde la revisión detallada de las solicitudes de visa, hasta la introducción de la asistencia diaria a clases en una base de datos federal, no sólo asustaron a los estudiantes foráneos, sino también a turistas e inversionistas en Estados Unidos.

publicidad

"Washington se ha movido para ocuparse de las preocupaciones sobre la visa (para estudiantes extranjeros), pero todavía hay problemas", dijo un diplomático asiático a un corresponsal de la Agencia Francesa de Noticias, Afp.

El inicio de la baja

A comienzos de 2003 el IIE advirtió que las estrictas medidas inmigratorias impuestas por la administración de George W. Bush -en el marco de su política de seguridad nacional- había mermado el número de estudiantes extranjeros en las universidades de Estados Unidos.

En el año escolar 2002-2003, el número de estudiantes de terceros países que cursan clases en Estados Unidos ascendió sólo 0.6 por ciento, lo que muestra un marcado descenso en comparación con el año anterior (2001-2002) que fue de 6.4 por ciento, precisó el documento.

En el año académico 2000-2001, el incremento en la población de estudiantes extranjeros en universidades de Estados Unidos también había aumentado en un 6.4 por ciento.

Todos bajo la lupa

Pocas semanas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el Departamento de Justicia ordenó poner en funcionamiento el Student and Exchange Visitor Information System (SEVIS), un banco de datos que almacena información personal y académica de alumnos extranjeros matriculados en centros de estudios superiores estadounidenses.

Desde que el programa entró en funcionamiento, al menos 600 mil estudiantes y visitantes incluidos en programas de intercambio educativo fueron registrados, según el departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés).

publicidad

Las autoridades dijeron ese año que el sistema permitió rechazar las solicitudes de visa de unos 200 estudiantes cuya información personal proporcionada en el sistema no coincidió con los datos facilitados por los centros académicos donde se suponía que iban a cursar sus estudios.

Estrecha vigilancia

Los datos ingresados en el SEVIS le permiten al gobierno vigilar las actividades académicas, sociales y laborales de los estudiantes que vienen de otros países.

Analistas de organizaciones defensoras de los derechos de inmigrantes critican el sistema y ven con preocupación la baja en el número de matriculados, especialmente porque afecta a estudiantes de países árabes cuyas solicitudes de visa pasan por un mayor escrutinio consular.

A finales de 2002, el Departamento de Estado divulgó una lista de unos 30 países -en su mayoría musulmanes- a los cuales Estados Unidos los acusa de proveer ayuda a grupos terroristas.

Las embajadas y consulados estadounidenses en esas naciones fueron instruidas a endurecer los mecanismos de otorgamiento de visas.

Las principales bajas

Durante el ciclo 2001-2002 la baja en la cifra de inscripción de alumnos foráneos fue más notoria entre estudiantes provenientes de Egipto, Pakistán y Arabia Saudí, dijo el IIE en el informe de ese año.

Sin embargo, ese declive en las cifras fue compensado durante el período universitario estadounidense 2002-2003 por un aumento del número de estudiantes que llegaron de países como India y Corea del Sur, detalló.

publicidad

La preocupación del Instituto, así como de otras entidades que se dedican a promover la inscripción de estudiantes foráneos en Estados Unidos, radica en que la presencia de alumnos extranjeros genera cada año ingresos millonarios.

Recaudo millonario

En el último ciclo escolar, Estados Unidos obtuvo cerca de $13 mil millones por concepto de estudios y servicios de parte de los jóvenes extranjeros que asisten a clases en las universidades del país.

Entrevistas a decenas de estudiantes en diversas universidades en los últimos cinco años revelan que existe preocupación por el elevado costo de la educación y la competitividad de otros países que ofrecen mejores ventajas que en Estados Unidos.

También hay preocupación y molestia por cumplir con determinados requisitos al momento de solicitar una visa, tales como mostrar evidencias sobre la procedencia de los fondos para el pago de su educación y manutención, y facilitar un amplio historial personal acompañado de una variedad de pruebas.

Al sistema de registro impuesto por el gobierno federal se agrega el hecho de que las universidades y las autoridades de inmigración llevan a cabo el seguimiento de cada alumno extranjero para poder verificar si realmente asiste a los cursos a los que se ha inscrito.

A quiénes y por qué

Todos los institutos educacionales con estudiantes extranjeros, entre ellos colegios secundarios que participan en programas de intercambio, introducen la información de sus alumnos en el banco de datos creado luego de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

publicidad

El riguroso control se estableció después de que el desaparecido Inmigration Naturalization Services (INS) otorgó el 12 de marzo de 2002 una extensión de visa para continuar con sus estudios de pilotos a dos de los 19 terroristas suicidas que el 11 de septiembre de 2001 secuestraron cuatro aviones para luego estrellarlos en Washington, Nueva York y Pensilvania.

Los individuos eran Mohamed Atta y Marwan al-Shehhi, quienes, según la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), aparentemente pilotearon los vuelos que se estrellaron contra las torres gemelas del World Trade Center.

El día del ataque

La mañana del 11 de septiembre de 2001, Atta, de 33 años, abordó el vuelo 11 de American Airlines, y Al-Shehhi, de 23, era uno de los terroristas a bordo del vuelo 175 de la compañía United Airlines.

Tanto Atta como al-Shehhi que entraron como turistas, se inscribieron en la escuela para pilotos, Huffman Aviation en la ciudad de Venice, Florida, y solicitaron al INS el cambio de estatus de no inmigrante (visa tipo B-1, turista) al de estudiante (visa tipo F-1), un trámite que al parecer no requería mayor control ni verificación por parte de las autoridades migratorias estadounidenses.

El SEVIS, sujeto a la ley de inmigración de 1996, surgió a raíz del primer ataque al World Trade Center en 1993. Originalmente estaba pensado como un sistema de búsqueda electrónica e iba a ser integrado por primera vez en las universidades de Louisiana en 2004.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad