publicidad

Madres migrantes exigen a Obama que las ponga en libertad

Madres migrantes exigen a Obama que las ponga en libertad

A través de una carta, las madres migrantes detenidas en Karnes City exigieron al presidente Obama su liberación, así como la de sus hijos.

Exigen libertad para madres y niños migrantes San Antonio: KWEX

Madres migrantes detenidas en el centro de ICE de Karnes City exigieron a través de una carta al presidente Barack Obama que se las ponga en libertad a ella y a sus hijos; la carta fue entregada por familiares de estas mujeres.

"Le pedimos que nos liberen, que nos den refugio, por favor dénos una oportunidad para demostrar que somos madres honestas, responsables y trabajadoras, y queremos que nuestros hijos sean futuros hombres y mujeres de bien", dicen las madres al presidente en la misiva, a la que tuvo acceso Efe.

Justicia y libertad es la petición que las madres hacen al gobierno en su carta, en la que denuncian que las autoridades migratorias las tratan como "criminales" al haberlas internado hasta nueve meses en el centro de detención de Karnes City, ubicado a unos 80 kilómetros al sur de la ciudad de San Antonio.

Durante varios días de marzo y abril, el grupo de madres indocumentadas protagonizó dos huelgas de hambre para alertar de las condiciones del centro de detención y exigir su liberación.

"Pedimos la liberación de las madres, el fin de las detenciones. En los centros de detención hay madres con hijos, familias completas y no se puede permitir", dijo a Efe Esther Portillo de la Alianza por los Derechos Humanos de los Niños Refugiados y Familias, organización que se encarga de visitar el centro de detención.

Además de la carta de las madres, los activistas también tienen previsto entregar una misiva firmada por más de 500 académicos de Estados Unidos, en la que urgen al presidente a liberar a las madres e hijos de este centro.

publicidad

Karnes City es uno de los cuatro centros de detención para familias con los que cuenta Estados Unidos y que dependen del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés).

Esta agencia federal afirmó en un comunicado durante las huelgas de hambre que las autoridades migratorias "se toman muy en serio la salud, la seguridad y el bienestar de las personas a su cargo" y advirtió que seguiría "de cerca" a las residentes del centro de Karnes City para "verificar" que ingieren las tres comidas diarias.

Posteriormente, oficiales del centro negaron que se hubieran realizado este tipo de protestas dentro de las instalaciones.

De manera reciente, tres mujeres detenidas en este centro interpusieron una demanda contra ICE así como contra los administradores del centro de detención, pues aseguran que tras realizar las huelgas de hambre fueron víctimas de amenazas por parte de los oficiales, lo que consideran una violación a su derecho de expresarse.

Asimismo, se quejaron de que algunas de ellas fueron encerradas en celdas de castigo y en áreas aisladas, y que se les ocultaba durante las visitas de la prensa, para que no se pudiera dar cuenta de las condiciones en las que las mantenían.

La mayoría de las mujeres detenidas provienen de Centroamérica y cruzaron la frontera durante el pasado año fiscal, en una oleada de indocumentados que provocó la decisión del Gobierno estadounidense de reabrir estas instalaciones con el objetivo de disuadir nuevas llegadas.

publicidad

Gestionado por la empresa privada GEO Group, el centro de Karnes City ya ha estado en el ojo del huracán por diversos escándalos, entre ellos varias denuncias por abuso sexual de guardias a reclusas. No obstante, investigaciones realizadas sobre el caso no pudieron hallar pruebas de que en efecto hubiera habido abuso sexuales hacia las detenidas.

Existen otros tres centros administrados por el ICE, que están ubicados en Dilley, en Artesia (Nuevo México) y en Leesport (Pensilvania), y en pleno rendimiento pueden albergar a cerca de 4,000 inmigrantes indocumentados.

De acuerdo con un reportaje realizado por Mónica Navarro para Univision 41, las familias migrantes del centro de Dilley no sufren las mismas condiciones que las de Karnes.

Con información de EFE.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad