publicidad

Los rostros de la acción ejecutiva: Donatila, la mamá que cuida a hijos de deportados

Los rostros de la acción ejecutiva: Donatila, la mamá que cuida a hijos de deportados

Luego de que siete pequeños fueran separados de sus verdaderas familias, Donatila se convirtió en su “madre de corazón”.

Donatila: la madre adoptiva de niños cuyos padres fueron deportados Univision

Donatila tiene una familia muy especial: dio a luz cuatro veces, pero sus hijos suman 11. Luego de que un proceso de deportación separó a siete pequeños de sus verdaderas familias, ella se convirtió en su madre del corazón.

Todas las mañanas se levanta al sur de la Florida para repetir la rutina que ha tenido desde que llegó a Estados Unidos hace 25 años, pero ahora tiene más motivos para hacerlo, no solo por el único hijo que aún vive con ella, también para cuidar, proteger y educar a siete pequeños que llegaron a su vida.

Fue en el 2010 cuando el destino de Donatila cambió para siempre. Su comadre fue deportada y le pidió que cuidara de sus hijos, así que, además de a Adrián, su hijo de sangre, tuvo que alimentar a Erick de 14 años, a Brenda de 11, a Michael de seis y a Jonathan de cuatro.

Twitter:  @accionejecutiva

Donatila reconoce que “es muy difícil para una mujer sola criar a tantos hijos porque es muy difícil pagar todos los gastos de lo que los niños necesitan”.

Sin embargo, hace un esfuerzo porque “en Guatemala hay mucha pobreza y hay muchos secuestros y la mamá los dejó aquí. Ella sabía que sus hijos sufrirían sin ella, pero también que no les faltaría qué comer”, mencionó la valiente madre adoptiva.

Pese a las dificultades, Donatila no pudo rechazar la oportunidad de ayudar a otros tres pequeños que llegaron con ella el año pasado: Lady de 10 años, Abner de ocho y Laura de siete.

publicidad

Facebook:  https://www.facebook.com/AccionEjecutiva

Todos los pequeños que viven con Donatila son estadounidenses; sin embargo, sus padres se han enfrentado a la deportación y se encuentran escondidos ante la amenaza de ésta.

Panel de expertos aclara sus dudas sobre la Acción Ejecutiva Univision

“Los niños tienen dos diferente papá, unos que se fueron deportados, hay un padre que anda escondido porque tiene miedo que migración lo encuentre”, señala Donatila.

Esta generosa guatemalteca sabe muy bien el dolor que millones de familias han sentido cuando son separadas de un ser querido. Al recordar la deportación de su marido no puede contener el llanto. Ella tuvo que sacar adelante a sus hijos, siempre con la esperanza de que su situación migratoria diera un giro favorable.

Y precisamente esa esperanza es la que recobró luego del anuncio de la orden ejecutiva tomada por el presidente Barack Obama, ya que Donatila cumple con los requisitos para calificar en la acción, al tener por lo menos un hijo ciudadano estadounidense y vivir en el país desde antes de enero de 2010.

publicidad

El tan esperado alivio migratorio anunciado el pasado jueves por el presidente Barack Obama, representa una esperanza para 5 millones de indocumentados que como Donatila trabajan arduamente para sacar adelante a sus familias y que muchas veces se ven devastadas por la separación de familias.

Aunque la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) anunció que la implementación de la acción ejecutiva tardará varios meses, millones de personas indocumentadas ya sienten alivio tras el anuncio del presidente Obama. 

Los hijos adoptivos de Donatila

Los ocho menores que dependen económicamente de Donatila se dedican únicamente a estudiar, es por ello que para la mujer su trabajo es invaluable.

¿Califica para la Acción Ejecutiva si no ha tenido problemas con la ley? Univision

“El trabajo es para mí oro para mantener la casa, para mantener a mi hijo y para los otros hijos de otras personas que tengo”, dice la infatigable Donatila, quien además subraya con orgullo que “ninguno de mis hijos trabaja, ellos estudian”.

Los hijos adoptivos de Donatila agradecen los esfuerzos que hace por ayudarlos pero extrañan a sus padres y anhelan estar nuevamente con ellos.

“Si mi mamá y mi papá estuvieran aquí mis hermanos y hermana serían más felices”, dice Michael, uno de los hijos de la comadre de Donatila.

Asimismo, Lady, la menor de 10 años que llegó con Donatila hace un año confiesa: “quisiera que mi papá estuviera viviendo aquí con nosotros y vamos a estar felices con él acá”.

publicidad

Todos se ponen sentimentales cuando se acuerdan que sus papás se han ido lejos pero Donatila los consuela y les explica que lo último que se pierde es la esperanza, ahora quizá no tan remota de que puedan volver a abrazar a sus padres.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad