publicidad

Los inmigrantes son clave para el bienestar de Estados Unidos

Los inmigrantes son clave para el bienestar de Estados Unidos

Inmigrantes jugarán papel clave en la economía de EU en momentos que el país se alista para "tsunami" de jubilaciones.

Los inmigrantes son clave para el bienestar de Estados Unidos e1deaa49d5...

"Sangre nueva"

WASHINGTON - Los inmigrantes hispanos jugarán un papel clave en la economía en las próximas décadas, en momentos en que Estados Unidos debe alistarse para el "tsunami" de una población que envejece, un abultado déficit fiscal y una mermada fuerza laboral.

Esa es, al menos, la predicción que ha hecho el llamado Instituto de Reforma, al analizar el papel "vital" de la inmigración para la economía, y la "sangre nueva" que ofrece en particular para los 76 millones de "baby boomers" (nacidos entre 1946 y 1964) camino de la jubilación.

A juicio del Instituto, aunque la crisis económica actual y la amenaza de una profunda recesión centran la atención del Gobierno y de los legisladores, a largo plazo también deberían preocuparles los retos de una población cada vez más envejecida.

publicidad

Según su análisis, el futuro no es muy promisorio para la meta de la recuperación económica a largo plazo, debido a un creciente déficit fiscal, escasez de trabajadores en diversos sectores y una caída en la demanda de vivienda.

Por tanto, es inevitable que la jubilación de los "baby boomers" y el flujo migratorio en Estados Unidos constituyan dos fuerzas que moldearán el futuro del país, según el Instituto.

Nuevos retos

¿Quiénes si no los inmigrantes para responder a los retos futuros del país?

"La infusión de nueva sangre que representa la inmigración será clave para mitigar las nefastas consecuencias" debido a los citados factores que ponen en peligro la prosperidad económica, indica el análisis.

La demográfa Dowell Myers, de la Universidad del Sur de California y autora del estudio, advirtió de que, conforme se vayan jubilando los "baby boomers", Estados Unidos tendrá que responder a los retos de un aumento en la asistencia pública y la deuda nacional, una mermada fuerza laboral y la saturación del mercado inmobiliario de casas en venta.

El auge en las ventas se producirá porque la mayoría de los ancianos regresa al nido de sus hijos, ingresa a un asilo, o muere.

¿Piensa usted que los inmigrantes hispanos jugarán un papel clave en el futuro de Estados Unidos? Comente aquí.

publicidad

La edad de retiro

En Estados Unidos, la mayoría de las personas se jubila a los 65 años, y sus beneficios mensuales del Seguro Social provienen de los impuestos que pagaron durante toda su vida laboral.

Salvo algunas excepciones, un trabajador puede jubilarse a los 62 años pero recibe menos de lo que le corresponde a partir de los 65 años.

En Estados Unidos hay 24 ancianos de 65 años o mayores por cada 100 trabajadores entre los 25 y 64 años de edad.

La primera tanda de "baby boomers" que alcance los 65 años ocurrirá en 2011, casi a la vuelta de la esquina, pero su proporción respecto a los trabajadores en activo aumentará en los próximos 20 años, a hasta 41 ancianos por cada 100 trabajadores.

Menos de lo esperado

Sólo que el sistema del Seguro Social no está listo para una población que envejece y está próxima a solicitar los beneficios de asistencia médica bajo el programa conocido como "Medicare".

El Instituto de Reforma señala, por ejemplo, que los gastos en asistencia pública por los ancianos aumentarán de 38 por ciento del presupuesto federal en 2008, a 65 por ciento para el año 2032.

Así, las autoridades enfrentarían opciones indeseables: la reducción de gastos en programas vitales de defensa, educación o transporte; un mayor endeudamiento del Gobierno, o un temido aumento en los impuestos, algo para lo que no hay apetito.

publicidad

En todo caso, los inmigrantes y sus hijos, con o sin papeles, ensanchan las arcas del Estado y la base tributaria del país.

La mayoría tributa

Baste recordar que, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, entre el 50 y el 75 por ciento de los trabajadores indocumentados pagan impuestos locales, estatales y federales.

Se calcula que sólo el Seguro Social recibe al menos $7 mil millones anuales por los impuestos que pagan los indocumentados y que no pueden reclamar por su condición de "ilegales".

"Lo que estamos diciendo es que el tema de la inmigración es impostergable y aunque la gente está centrada en el aquí y ahora, la crisis de los baby boomers se nos viene encima", dijo Chris Dreibelbis, director de comunicaciones y políticas del Instituto.

"Siempre ha habido quejas de que los inmigrantes son una carga pública pero la historia ha demostrado lo contrario. Los inmigrantes generan beneficios para el país y serán clave en los próximos años", puntualizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad