publicidad
Una mala decisión al momento de buscar consejo legal migratorio puede terminar con una expulsión de Estados Unidos.

Los gestores que prometen 'papeles': una antigua forma de engaño que termina en la deportación

Los gestores que prometen 'papeles': una antigua forma de engaño que termina en la deportación

Recurrir a personas que prometen hacer los trámites migratorios sin mostrar si tienen permiso o una licencia del gobierno puede ser demasiado peligroso.

Una mala decisión al momento de buscar consejo legal migratorio puede te...
Una mala decisión al momento de buscar consejo legal migratorio puede terminar con una expulsión de Estados Unidos.

La inmigrante mexicana Erika Ramos conoce de cerca el popular refrán ‘lo barato sale caro’. Sus padres la trajeron a Estados Unidos en 1986 pensando que calificarían para la Amnistía de Ronald Reagan pero no pudieron porque salieron del país y nadie les advirtió que no debían hacerlo. A partir de entonces comenzaron a buscar la manera de conseguir documentos y cayeron en manos de gestores o ‘llenapapeles’, tramitadores que les ofrecieron el sueño americano “pero ninguno cumplió sus promesas”, contó a Univision Noticias.

“Me demoré 18 años en conseguir la residencia legal permanente (green card o tarjeta verde)”, dice. “Tenía 16 cuando me enteré que era indocumentada. Fue cuando quise agarrar un trabajo. Imagínese”.

publicidad

La madre de Ramos intentó arreglar documentos con notarios que le ofrecieron desde un permiso de trabajo hasta la ciudadanía en cuestión de meses. “En una de esas me agarraron y me deportaron a Mexicali. Y como mi mamá no estaba me llevaron a un orfanato de donde me las arreglé para escapar. Cuando volví (a Estados Unidos) me agarraron en la frontera y me dejaron libre con una orden para ir a la corte (de inmigración). Nunca me presenté”.

La inasistencia al tribunal derivó en una orden de deportación. Ramos se convirtió entonces en fugitiva de la justicia, como muchos otros de los millones de indocumentados que viven escondidos.

Un reciente informe del Centro de Investigaciones Pew reveló que en Estados Unidos hay 11.1 millones de indocumentados. De ellos, 5.8 millones son de origen mexicano.

Relacionado
Los ganadores del sorteo comenzarán a recibir la green card durante el a...
Claves que tienes que saber para que no te engañen con la lotería de la 'green card'
En todas partes encontrarás quienes te prometan un cupo a cambio de dinero o te digan que serán los primeros en enterarse del resultado. No les creas, porque si ganas ya recibirá un sobre del gobierno por correo.

Cuesta arriba

“Ahí comenzó la batalla”, cuenta Ramos. “La gente nos decía que fulano arregla papeles, que este otro es mejor, que aquel es bueno. Nos recomendaron a mucha gente y casi todos, además de hacer trámites migratorios, también hacen impuestos y notarizan documentos. Ya sabe, e n esas oficinas hacen de todo, arreglan el mundo”.

“Muchas veces pagamos por gestiones que nunca supimos si las hicieron. Pagábamos, esperábamos y las respuestas nunca llegaron”, añade.

“Al final nos cansamos. Tomamos la decisión de buscar a un abogado que por fin me arregló los papeles. Gastamos demasiado en todas esas vueltas y perdimos mucho tiempo. Si hubiésemos tomado la decisión al principio de buscar la ayuda correcta, ya sería ciudadana estadounidense”, se lamenta.

Diferencias entre un notario y abogado de inmigración en EEUU Univision

“Sí se puede”

“En diciembre se cumplen dos años desde que le conseguimos la residencia”, dice Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del Movimiento Latino USA, en Los Ángeles, California. “Ahí nos enteramos de su caso y vimos que podíamos ayudarla”.

Gutiérrez contó que al revisar el expediente de Ramos "descubrimos que ella calificaba para la residencia bajo el amparo de la Amnisrtía Tardía firmada por el presidente Bill Clinton en el año 2000", medida que benefició a cientos de inmigrantes como los Ramos que fueron marginados de la Amnistía de 1986 por salidas no autorizadas y que no fueron advertidas previamente por las autoridades.

Agregó que "por esa razón le negaron el beneficio y demoraron tanto tiempo en arreglar sus papeles, hasta que pudimos solucionarle el problema. Fue un gran alivio".

publicidad

“Erika vivió toda una odisea”, agrega el abogado y activista. “Uno de los ‘llenapapeles’ perdió los documentos del caso y otros la abandonaron en mitad de la causa. Nunca le consiguieron nada de las cosas que le prometieron porque no están preparados para entender la ley de inmigración".

”Esos fueron años tristes, de esperar por nada”, apunta Ramos. "Pero gracias a Dios se arregló el problema".

A finales del 2014 llegó el permiso de trabajo, luego la residencia “y el próximo año, en diciembre, me convierto en ciudadana”, dice la inmigrante. “En todo esto gastamos mucho dinero. Pensábamos que pagando menos era lo mismo. Al final, arriesgamos nuestra seguridad por nada”.

Relacionado
Cambian los precios en los trámites migratorios: estas son las nuevas ta...
Los trámites migratorios son más caros a partir del 23 de diciembre: estas son las tarifas
Con las nuevas tarifas reemplazar la green card costará 445 dólares, pedir residencia 1,140 dólares, apelar un fallo 675 dólares y solicitar una copia del certificado de ciudadanía 1,170 dólares.

Mala apuesta

Abogados consultados por Univision Noticias reiteran que la decisión de tratar con un ‘llenapapeles’ es “riesgosa” desde todo punto de vista.

Cada proceso migratorio es único y el desarrollo del mismo depende de los méritos de cada caso”, dice Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego.

Hay casos demasiado complejos, como por ejemplo si un inmigrante entró con una tarjeta de residencia falsa y cuando quiera ajustar su estado lo acusan de fraude. “Se puede pedir un perdón. Pero cuando se registre el perdón, ellos (la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración –USCIS-) le pueden negar el ajuste. Si ocurre, puede apelar la decisión por medio del Formulario I-290B”, explica el abogado Víctor Nieblas, de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA). “Y tiene los días contados para hacerlo”.

publicidad

El problema radica en que los ‘llenapapeles’ no están capacitados para navegar por el intrincado sistema migratorio estadounidense. “Lo más probable es que, cuando el gobierno niegue el beneficio, los tramitadores no le informarán a los inmigrantes ni la decisión, n i los derechos que tiene de apelar o pedir la reapertura de un caso”.

“Ahora, si el solicitante tiene abogado, él sabrá entonces que tiene ayuda. Pero si lo hace con un notario o un ‘llenapapeles’, a lo mejor nunca se se enterará que puede seguir luchando para no perder sus derechos de permanencia en el país”, dice Nieblas.

Relacionado
Tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos (Green card).
Perder la 'green card' en el extranjero ya no será un dolor de cabeza
El trámite tiene un costo de 360 dólares, se paga por internet y la embajada o el consulado tardará dos semanas en otorgarte el permiso de viaje. Pero cuando vuelvas, deberás pedir una nueva tarjeta de residencia permanente.

Decisión peligrosa

“Si uno es defraudado por un ‘llenapapeles’ no hay mucho que pueda hacerse”, advierte Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Es un riesgo demasiado alto que puede terminar con una orden final de deportación”.

Gálvez coincide con Nieblas en que “los gestores no conocen todos los recovecos de la ley de inmigración y no están capacitados para navegar por el sistema”, y con ello “ se reducen la probabilidades de éxito”.

“A veces suceden errores de tipo administrativo que no son difíciles de demostrar. Si se descubren a tiempo uno puede ir adonde el agente de inmigración que lleva el expediente, hablar con él y señalarle la equivocación. Pero hay que estar entrenado”, dice Gálvez.

publicidad

Para el abogado Nelson A Castillo, los llamados ‘llenapapeles’ que ofrecen servicios legales sin licencia, " causan daño a inmigrantes aprovechándose de su vulnerabilidad y necesidad de buscar un estatus legal en Estados Unidos”.

“Si el caso no se aprueba y lo hicieron con un gestor, se le pueden cerrar las puertas en Estados Unidos”, advierte Gálvez. “La meta debe ser hacerlo una vez y hacerlo bien”.
“Solo abogados o representantes acreditados que trabajen para organizaciones reconocidas por la Junta de Apelaciones de Inmigración pueden darle consejo legal”, dice el servicio de inmigración estadounidense.

La agencia también dijo que las estafas más comunes son cometidas por notarios o ‘llenapapeles’.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad