publicidad
Los promotores de la Ley de Arizona, encabezados por el ala ultra conservadora del partido republicano, argumentan que la medida fue la respuesta a la inacción de Washington de resolver el problema de la inmigración indocumentada.

La Raza pide suspender el boicot a Arizona por ley SB 1070

La Raza pide suspender el boicot a Arizona por ley SB 1070

La principal organización hispana de EU pidió suspender un boicot al estado de Arizona por la aprobación y puesta en vigor de la polémica ley SB 1070.

Los promotores de la Ley de Arizona, encabezados por el ala ultra conser...
Los promotores de la Ley de Arizona, encabezados por el ala ultra conservadora del partido republicano, argumentan que la medida fue la respuesta a la inacción de Washington de resolver el problema de la inmigración indocumentada.

Estado fronterizo ha perdido decenas de millones de dólares

La principal organización hispana de Estados Unidos, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), pidió suspender un boicot al estado de Arizona por la aprobación y puesta en vigor de la polémica ley SB 1070, que criminalizó la estadía indocumentada, un acto que en el resto del país sigue siendo una falta no criminal.

La Raza dijo que había dispuesto cancelar el boicot impuesto en mayo del año pasado, pocas semanas después de que la SB 1070 entrara en vigor.

El Concejo indicó que pedirá a otras organizaciones que suspendan sus boicots que le ha costado al estado fronterizo con México varios cientos de millones de dólares y creó conciencia en el resto del país sobre el problema de los millones de indocumentados que claman una reforma migratoria.

publicidad

El Alcalde de Phoenix, Phil Gordon, envió en agosto cartas a La Raza para pedirle que pusiera fin al boicot, reportó el diario The Arizona Republic.

Efecto dominó

Desde que entró en vigor la SB 1070, el 29 de julio de 2010, en al menos 30 estados se han redactado y se debaten leyes similares, mientras que en el Congreso federal la reforma migratoria no avanza.

Promulgada por la gobernadora Janet Napolitano el 23 de abril de 2010, la ley SB 1070 obligó a las empresas a verificar el estado migratorio de todos sus trabajadores y negó cualquier tipo de beneficios públicos a los extranjeros sin estado de permanencia legal.

Los promotores de la Ley de Arizona, encabezados por el ala ultra conservadora del partido republicano, argumentan que la medida fue la respuesta a la inacción de Washington de resolver el problema de la inmigración indocumentada. Y el gobierno del Presidente Barack Obama ha respondido que la culpa del problema de la inmigración no la tenía Washington, sino los republicanos que se oponen al cambio del sistema migratorio imperante.

La guerra de posturas es el reflejo de un clima polarizado. Durante el año fiscal 2010 el gobierno de Obama deportó a más de 393 mil indocumentados, la cifra más alta registrada en la historia, y en los dos años de Administración Obama el número de expulsados alcanza 1 millón, según datos de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA).

publicidad

“De ellos, entre seis y siete de cada 10 carece de antecedentes criminales que los convierta en una amenaza a la seguridad nacional”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de CHIRLA.

Pérdidas millonarias

Un reporte de la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex) precisó que el boicot contra Arizona, tras la aprobación de la SB 1070, le ha costado al estado fronterizo con México más de $750 millones en cancelaciones de conferencias, reducción en reservas de avión, así como otros $17 millones en pérdidas de ingresos fiscales por bajas en el gasto por turismo y empleo.

Hasta finales de marzo, legisladores en 30 estados barajaron al menos 52 propuestas basadas en la SB 1070, y en 41 estados republicanos amenazaron con presentar iniciativas para cambiar la Enmienda 14 de la Constitución y negar la ciudadanía automática a los hijos de indocumentados que nacen en territorio estadounidense.

"Si los republicanos piensan que con atacarnos conseguirán más votos en noviembre de 2012 están equivocados, dijo Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU). “Y los demócratas no deberían sentirse tan seguros si no escuchan nuestras demandas, sobre todo la petición de una reforma migratoria comprensiva", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad