publicidad

La ciudadanía derivada de EU

La ciudadanía derivada de EU

Poco conocida sección de la Ley de Inmigración  permite que nietos de ciudadanos reclamen la ciudadanía.

Camino alternativo

Los hijos de ciudadanos estadounidenses que nacen en el extranjero y sus padres han vivido por largo tiempo fuera de Estados Unidos, pueden recibir la ciudadanía americana respaldados por la nacionalidad de sus abuelos.

Un reporte publicado por The Wall Street Journal reveló que una sección de la ley de inmigración de 1994 permite traspasar este derecho a nietos cuyos padres -o por lo menos uno de ellos- tienen dificultad para demostrar presencia física.

A este recurso están acudiendo miles de nietos israelitas, quienes en el último año fiscal duplicaron las solicitudes N-600 (reclamo de ciudadanía) gracias a sus abuelos estadounidenses.

"Se arman con diplomas de escuela, universidad, certificados de matrimonio y todo tipo de prueba que demuestre que los padres y abuelos son estadounidenses", reportó el WSJ.

Crecimiento notable

Marilú Cabrera, portavoz de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) en Chicago, Illinois, confirmó a Univision Online que entre el 1 de octubre de 2006 y el 30 de junio de 2007, esa dependencia procesó unas 4 mil solicitudes de ciudadanía de israelitas a través de abuelos estadounidenses.

"En el año fiscal 2004 las peticiones fueron cerca de 2 mil", indicó.

La funcionaria agregó que la Sección 322 de la Ley de Inmigración de 1994 favorece a padres de cualquier nacionalidad, "pero son los israelitas quienes han sacado un mayor provecho", dijo.

publicidad

"El 90 por ciento de las peticiones entregadas han sido adjudicadas", apuntó. "No tenemos estadísticas sobre qué tipo de nacionalidades son las que más peticiones han enviado en el último año".

Para el abogado Jorge Rivera, uno de los coordinadores del Chat de inmigración de Univision Online, la Sección 322 "es un argumento poco conocido entre la comunidad hispana".

"No he manejado casos. Se trata de un beneficio que no es exclusivo para una etnia en particular. Se aplica a todo el mundo. Un nieto mexicano de abuelo estadounidense puede perfectamente pedir la ciudadanía derivada", acotó.

Hay que demostrarlo

Rivera agregó que el proceso es igual que todos los trámites ante el servicio de inmigración: "complejo".

"Lo importante es reunir las evidencias que comprueben la nacionalidad del padre y del abuelo, y la presencia física del abuelo para que cumpla con la ley y el nieto obtenga la ciudadanía derivada", dijo.

"No se trata de algo automático. Algunas veces se vuelve tedioso y hay que tener paciencia", añadió.

Respecto al trámite, Cabrera señaló que "se trata de un procedimiento sencillo, de poca complicación y rápido".

"El interesado debe llenar el Formulario N-600 y completar todas las casillas. Se anotan los datos del padre ciudadano y, en caso que éste no pueda demostrar tiempo de presencia física, se incluyen los datos del abuelo americano", explicó.

publicidad

"Pero en el momento de la entrevista, todas las partes deben tener presencia legal en Estados Unidos. No puede haber indocumentados", apuntó.

Quiénes se benefician

La ley de inmigración de 1994 detalla que la ciudadanía por derivación se otorga a niños que nacieron en el extranjero el 24 de diciembre de 1952 o después, y ambos padres son ciudadanos americanos.

Para el caso de los hijos de un padre ciudadano y el otro no, nacidos el 14 de noviembre de 1986 o después, la ley exige que el padre estadounidense haya estado físicamente presente en Estados Unidos por lo memos por cinco años, dos de los cuales deben ser después que el padre cumplió los 14 años.

En cuanto a los nacidos entre el 24 de diciembre de 1952 y el 13 de noviembre de 1986, la ley requiere que antes de que el niño naciera el padre estadounidense debió haber estado físicamente presente en Estados Unidos por lo menos por 10 años, cinco de los cuales debieron ser después de que el padre cumplió los 14 años de edad.

Respecto a la dirección para el envío de las peticiones, Cabrera dijo que "pueden hacerlo a cualquier oficina de la USCIS. Una vez recibido el sobre, se procesa, se investiga, se verifican los datos y finalmente se concede una entrevista".

Entrevista corta

"Para el día de la entrevista todos los datos han sido verificados. El encuentro no tarda más de 15 minutos y no es necesario que el abuelo este presente. Al término de las preguntas de rigor, se le entrega el certificado de ciudadanía al nieto", confirmó.

publicidad

Consultada si era necesario que el abuelo estuviese vivo y físicamente presente en Estados Unidos al momento de la entrevista para adjudicar la ciudadanía, Cabrera dijo que "no, no es necesario".

"Basta con que haya sido un ciudadano de Estados Unidos y haya tenido presencia física suficiente, conforme lo señala la ley".

Por qué israelitas

El incremento en el número de solicitudes de ciudadanía derivada por parte de ciudadanos hebreos obedece al aumento de las tensiones en el Medio Oriente, aseguró The Wall Street Journal.

"El mundo está cambiando", dijo Amy Katz, quien recientemente viajó a Chicago con su hijo y un nieto de meses de edad para una entrevista con un agente de la USCIS. "Puede haber una guerra".

Otro ejemplo citado por el periódico corresponde a Sandra Katz Neale, quien emigró en 1972 a Israel con su familia. Sus hijas, Ana, de 39 años de edad, y Nancy, 42, habían nacido en Estados Unidos, pero no podía derivarles la ciudadanía porque cuando emigró ellas eran muy jóvenes, y después no pudo probar tiempo de permanencia física.

Pero recientemente sus hijas y sus nietos recibieron el certificado de ciudadanía estadounidense gracias a su abuela.

Mexicanos también

"Lo mismo puede hacer un nieto de abuelo estadounidense que nació en México", dijo Cabrera. "Basta con llenar el formulario y adjuntar las pruebas que la ley exige".

publicidad

Agregó que un caso común puede ser similar al de Katz. "Un abuelo decidió hace 30 años llevarse a sus hijos a México y establecerse allá. Los hijos se casaron y tuvieron a sus hijos de madre mexicana. Ahora los nietos quieren egresar. Pues, lo que tienen que hacer es llenar el formulario N-600 y solicitar la ciudadanía derivada, que es el beneficio señalado en la Sección 322 de la Ley de Inmigración".

En cuanto a por qué se concentra en la oficina de Chicago el mayor número de peticiones de ciudadanía derivada y trámites aprobados, Cabrera reconoció que en esa oficina de distrito de la USCIS "el agente a cargo de las solicitudes brinda un excelente trato a los usuarios. Su fama llegó lejos. Muchos israelitas lo saben y prefieren esta oficina. Su prestigio se ha regado de familia en familia".

The Wall Street Journal dijo que en otras oficinas de la agencia no se reporta similar trato a los peticionarios.

La USCIS tiene una tarifa de entre $420 y $460 por gestionar el Formulario N-600 (Application for Citizenship and Issuance of Certificate under Section 322).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad