publicidad

Juez aprueba caso de asilo de niña Hondureña en Chicago

Juez aprueba caso de asilo de niña Hondureña en Chicago

Dina Matute, de nueve años de edad y originaria de Honduras, no oculta su felicidad, al recibir una carta de un juez de inmigración en Chicago que aprobó su caso de asilo político.

Pequeños inmigrantes reciben asilo Univision

La pequeña Dina Matute, de sólo nueve años de edad,  originaria de Honduras, no oculta su felicidad, luego de haber recibido una carta de un juez de inmigración en Chicago que aprobó su caso de asilo político.

“Súper feliz porque me voy a poder quedar aquí,  ya no me van a amenazar de muerte”,  dijo en entrevista con Univision.

Dina cruzó la frontera en abril del 2014, como parte de la oleada de 52 mil niños centroamericanos que cruzaron solos la frontera entre octubre del 2013 y junio del 2014 huyendo de la violencia de sus países.

“Crucé en un bus, luego nos llevaron por dos noches a un lugar muy frío que le decíamos la hielera”, relató.

Después de su liberación Dina logró reunirse con su madre en Waukegan, Illinois, y con la ayuda de la Organización LULAC y del abogado Christopher Helt quien la representó legalmente de manera gratuita, inició los trámites para su caso de asilo político. 

Los argumentos de la menor al juez de inmigración fueron contundentes, pues contó cómo sufrió de violencia doméstica a manos de su abuelo, y cómo su vida corría peligro entre las pandillas de la zona.

“Vi los cadáveres de otras personas, de regreso de la escuela miraba todos los cadáveres, y a veces no los veía bien porque estaban en bolsas”, cuenta la menor.

publicidad

Paola Rosales, madre de la menor, dice no arrepentirse de que su  hija haya cruzado sola la frontera.

“La verdad que no porque eran muchos años separadas, y dicen por ahí que el padre tiene que estar con sus hijos, y que no hay nadie mejor que el padre para protegerlos” , explicó la madre de Dina en entrevista con Univision.

A pesar de la celebración por el caso de Dina Matute, Julie Contreras, representante de la organización LULAC del condado Lake en Illinois, asegura que hay muchos casos de menores centroamericanos que no son aprobados en as cortes.

“Es bien triste cuando a un niño le aprueban y a otro no. Hoy esperamos que Dina sea un ejemplo para todos los niños para darles esperanza”, concluye.

No solo  Dina cuenta hoy con una estancia legal en Estados Unidos, entre sus logros está el haber entrado a la escuela y en un año ya domina el inglés.

Además ya parece tener claro a lo que quiere dedicarse profesionalmente.

“Ser abogada... Para ayudar a todos los niños que crucen aquí, y darles sus visas”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad