publicidad

Jefes de policía temen que ley de Arizona mine la confianza de la ciudadanía

Jefes de policía temen que ley de Arizona mine la confianza de la ciudadanía

Jefes policiales de todo el país temen que laSB 1070 mine la confianza de los ciudadanos hacia los agentes de la ley.

Jefes de policía temen que ley de Arizona mine la confianza de la ciudad...

Encuentro privado

WASHINGTON - Un mes después de promulgada la ley SB 1070 en Arizona,  jefes policiales de todo el país se reunieron el miércoles con el secretario de Justicia, Eric Holder, y dijeron que la legislación desviará los recursos que normalmente se destinan al combate de la delincuencia y minará la confianza de los ciudadanos hacia los agentes de la ley.

En una junta a puertas cerradas con Holder, los jefes policiales dijeron que concentrarse en determinar si una persona se encuentra en Estados Unidos de forma legal o indocumentada afectará la confianza que las autoridades han construido en sus comunidades, reportó The Associated Press.

Uno de los asistentes a la junta, el jefe de la policía de Los Angeles, Charlie Beck, dijo que la ley de Arizona y otras iniciativas similares propuestas en otros estados aumentarán la delincuencia, más que disminuirla.

publicidad

La ley de inmigración de Arizona otorga facultades a los policías para interrogar a cualquier persona sospechosa de estar en Estados Unidos sin papeles de residencia legal.

No hay demanda

Previo al encuentro, el Departamento de Justicia negó informes de que ya tiene lista una demanda para impugnar la ley SB 1070 y evitó precisar cuándo podría hacer el anuncio.

El pasado 23 de abril el presidente Barack Obama fustigó la legislación, dijo que era una medida "equivocada" y anunció que había ordenado al Secretario de Justicia Holder que revisara la legislación y el impacto de ésta en los derechos civiles.

Según informaciones difundidas por la prensa mexicana que citan al alcalde de Phoenix (Arizona), Phil Gordon, el Gobierno federal ya tiene listos los documentos que presentará ante un tribunal federal para frenar la entrada en vigor de la ley SB 1070, prevista para el próximo 29 de julio.

Niegan versión

"No sé de dónde salió eso, y no lo puedo confirmar. Es la primera vez que lo escucho", dijo a Efe una fuente del Departamento de Justicia, que pidió el anonimato por la sensibilidad del asunto.

La oficina de Gordon, que tenía previsto reunirse con senadores mexicanos para analizar temas de interés bilateral, no ha hecho comentarios sobre las declaraciones del alcalde respecto a la posible demanda.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha dicho que una de las opciones que contempla es presentar una demanda, pero hasta ahora no ha precisado cuándo hará el anuncio.

publicidad

Ante la inacción del Gobierno para poner en marcha una reforma migratoria, varias legislaturas estatales sopesan sus propias leyes para frenar la inmigración ilegal.

La ley de Arizona

El pasado abril Arizona promulgó las leyes SB 1070 y HB 2162, medidas que desataron fuerte polémica nacional.

Primero autorizó a la policía para detener individuos bajo duda razonable que se trata de indocumentados, pero una semana más tarde, el 30 de abril, enmendó la orden y eliminó esa para evitar el uso de perfil racial como motivo para detener personas.

También permitió que las personas sí pueden identificarse ante la policía con una licencia de conducir del Estado de Arizona, con una licencia de conducir válida de cualquier otro estado, con una identificación como miembro de una tribu reconocida en el Estado o cualquier otro documento de identificación válido.

Policías y empleados

Pero extendió la autorización para determinar el estado migratorio de las personas no sólo a las policías locales (estatal y municipal), sino que ahora también concedió esos poderes a los inspectores o representantes de la ciudad, condado o estado.

La ley de Arizona precisa que en la ejecución de la ley las autoridades podrán cuestionar o requerir a una persona sobre su estado migratorio sólo cuando exista "contacto legal"; es decir, cuando ocurra "una parada legal, detención o arresto" en la aplicación de cualquier otra ley u ordenanza de un condado, ciudad o pueblo del Estado de Arizona.

publicidad

Organizaciones nacionales a favor de los derechos de los inmigrantes tales como el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el Foro Nacional de Inmigración (NIF), la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) y los más de 800 grupos que integran Reforma Migratoria PRO-America, condenan la ley de Arizona y piden a la gobernadora Brewer que la anule.

Miles en riesgo

Los grupos coinciden en tildar la ley de "antiinmigrante" y aseguran que se trata de la más "horrorosa" y "rigurosa" en su tipo que se haya introducido en ese estado fronterizo con México, y que una vez entre en vigor -90 días después de ser promulgada, o sea a finales de julio- puede poner automáticamente a miles de inmigrantes al borde de la deportación.

La ley de Arizona ató las manos a los agentes de la policía local (estatal y municipal) y los obliga a dar prioridad a la ejecución de la ley de inmigración frente a otras responsabilidades de la seguridad pública.

También prohíbe a los jornaleros interrumpir la vía pública y/o solicitar trabajo en la calle, y convierte en delito el transportar, dar refugio o protección a cualquiera, si la persona sabe o no tiene en cuenta el hecho de que son indocumentados o extranjeros sin papeles de estadía legal en Estados Unidos.

Indica además que será un delito detener el automóvil para hablar y contratar a un jornalero por bloquear la vía pública con el propósito de darle empleo a un indocumentado y autoriza y/o permite hacer o ejercer el derecho a utilizar un ardid para atrapar a un propietario de negocios que contrate a inmigrantes indocumentados.

publicidad

¿MInará la confianza de la población en la policía cuando entre en vigor la ley SB 1070? Comente aquí.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad