publicidad
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Iglesias abren sus puertas a indocumentados para evitar que sean deportados de EEUU

Iglesias abren sus puertas a indocumentados para evitar que sean deportados de EEUU

La postergación de las medidas ejecutivas tiene a millones de indocumentados con el alma en un hilo.

La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

La postergación del anuncio de las medidas ejecutivas migratorias del presidente Barack Obama tiene a millones de indocumentados con el alma en un hilo. Las deportaciones siguen a un promedio de casi 1,000 diarias y nada garantiza que, después de las elecciones, la Administración anunciará los cambios prometidos el 30 de junio.

publicidad

Mientras esperan, algunas congregaciones religiosas en varios puntos del país han abierto sus puertas para que inmigrantes con una orden de deportación se refugien, y con ello eviten ser detenidos y expulsados del país.

Hasta ahora 24 iglesias y sinagogas están permitiendo a inmigrantes permanecer en sus instalaciones y 52 congregaciones apoyan el esfuerzo que lleva a cabo el Movimiento Santuario, reporta el sitio Huffington Post.

El movimiento santuario surgió en el sur de Arizona hace 31 años para ayudar a un grupo de inmigrantes centroamericanos. Tres décadas después sigue batallando por la dignidad de las familias separadas por las deportaciones. Y su legado de riega por el país.

 

Las iglesias como santuarios anti-deportación para familias indocumentadas Univision

Clima de nervios

El Colorado, un grupo de iglesias de la región de Denver anunció recientemente planes para darle refugio a indocumentados que, según entidades religiosas, podrían ser separados de sus familias de ser deportados.

“La inacción tanto de Obama como del congreso ha llevado a que comunidades de fe den este paso mayor para proporcionar un santuario a los inmigrantes que lo necesitan," dijo Anne Dunlap, pastor de la Iglesia de Cristo Unida de la Comunidad Chadash, en Aurora, Colorado, la cual ayudó a formar el grupo, denominado Coalición Santuario de la Región Metro Denver.

El diario The Wall Street Journal reportó que otras iglesias de Chicago y Arizona también han tomado la iniciativa recientemente de ayudar a inmigrantes sin papeles que podrían beneficiarse de una reforma de inmigración, la cual se ha estancado en Washington DC.

publicidad

 

Activistas buscan alternativas para evitar la deportación Univision

A medio camino

El 27 de junio del año pasado el Senado aprobó una iniciativa de ley que permanece estancada en la Cámara de Representantes. El plan otorga residencia provisional a millones de indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.

Diez años después, los beneficiarios podrían pedir la residencia permanente y tres años después gestionar la ciudadanía.

La negativa de los republicanos llevó al presidente Barack Obama a prometer, el 30 de junio, que ante la inacción de la Cámara actuaría solo y que anunciaría acciones ejecutivas antes del término del verano. Pero el 6 de septiembre la Casa Blanca dijo que el anuncio se haría antes de que finalizara el año, después de las elecciones para renovar el Congreso.

publicidad

 

Una madre mexicana se aferra a la iglesia con temor a la deportación Univision

Miles en riesgo

Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes advirtieron que el retraso pone en riesgo a miles de indocumentados que temen ser deportados, y que muchos de ellos reúnen los requisitos para ajustar sus estados migratorios si el Congreso aprueba el plan del Senado.

El Movimiento Santuario reitera que son precisamente estos indocumentados a quienes protegen de la expulsión de Estados Unidos, inmigrantes que no representan una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

"Todos los días este movimiento crece cada día porque cientos están amenazados con una orden final de deportación”, dijo la pastora Alison Harrington, de la Southside Presbyterian Church. "En todo el país, las comunidades de fe están diciendo que no vamos a romper nuestra promesa".

publicidad

El caso Robles

En el santuario dirigido por Harrington se encuentra la mexicana Rosa Robles, una inmigrante que fue arrestada por una infracción de tránsito y puesta en proceso de deportación.

El servicio de inmigración dijo que Robles no era una prioridad para ser deportada. Robles respondió que permanecerá en el santuario hasta que la corte de inmigración cancele la deportación. “Si salgo, no sé en qué momento seré deportada y deportada”, dijo.

Junto a Robles se encuentra su esposo y dos hijos mexicanos, todos indocumentados.

"Le hemos pedido al gobierno que anule su deportación pero no nos escuchan", dijo a UnivisionNoticias.com Margaret Cowen, abogada de Robles. "Más de 8 mil personas le han pedido al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que lo haga, pero en Washington no nos están escuchando". 

El caso Aguirre

En Oregon, mientras tanto, el inmigrante Francisco Aguirre, de 35 y con más de 20 en Estados Unidos, buscó refugio en una iglesia para evitar la deportación debido a una antigua condena por drogas y una deportación previa, reportó The Associated Press.

Aguirre tiene dos hijos ciudadanos y es el coordinador de una organización no lucrativa de Portland, permanece en una iglesia Luterana en Portland, donde se quedará hasta que su caso sea resuelto.

Iglesias del área de Portland y líderes locales que apoyan Aguirre aseguran que se trata de un hombre de familia y un organizador de derechos de los inmigrantes.

publicidad

The Associated Press, citando registros de la corte, reportó que en diciembre de 1998 Aguirre, entonces de 19 años, estuvo involucrado en un caso de drogas de poca monta. Informes de la policía y una declaración jurada sindican a Aguirre de vender cocaína y heroína a agentes de encubiertos en múltiples ocasiones.

Aguirre asegura que la evidencia en su contra fue fabricada y que no es cierto. Y que recibió un mal consejo de un abogado y no pudo defenderse porque no sabía acerca de sus derechos y no hablaba en idioma inglés.

En el lugar equivocado

Simultáneamente, en Tucson, el inmigrante mexicano Francisco Pérez Córdova solicitó el miércoles a ICE que se suspenda la orden de deportación en su contra para tener una vida normal con su familia.

Acompañado de su familia, su abogada y miembros de diferentes comunidades religiosas, Pérez se presentó ante las autoridades con el temor de que podría ser detenido.

"Estoy haciendo esto por mi familia, para que no me separen de ellos", manifestó Pérez al salir de las oficinas del ICE en Tucson, después de entregar el documento.

Pérez, de 37 años de edad, emigró de Hermosillo (Sonora) en 1996 y se estableció en Tucson donde actualmente vive con su esposa y sus cinco hijos ciudadanos estadounidenses de 12, 10, 8 y 2 años, así como una bebé de 9 meses, reportó la agencia Efe.

publicidad

Su problema con las autoridades migratorias inició hace cuatro años cuando por denunciar un robo fue detenido por la Patrulla Fronteriza.

"A mi cuñado lo robaron en su casa, le dije que llamara a la Policía. Entonces cuando él salió a mover el carro el policía le preguntó que quién era el dueño del carro entonces me hablaron para que fuera a moverlo y cuando llegué ya estaba allí la Patrulla Fronteriza, y como ninguno de los dos teníamos documentos nos llevaron", relató Pérez.

Sin embargo, fue en enero de este año cuando se hizo efectiva una orden de deportación después de perder su caso legal en una corte.

Crece el Santuario

Cowen anunció el jueves que Pérez "a partir de ahora ingresará en el santuario de Saint Francis, de la Iglesia Metodista de Tucson. Ahí prmanecerá hasta que las autoridades escuchen su pedido para que anulen la deportación".

El inmigrante es padre de cinco hijos menores de edad estadounidenses y su esposa se encuentra protegida por la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés). de los dreamers.

"No representa una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos y califica para una reforma migratoria como la aprobada por el Senado el 27 de junio del año pasado", dijo Cowen.

La abogada dijo además que "no se explica por qué el presidente Obama muestra dos caras, por un lado diciendo que apoya medidas para favorecer a los indocumentados y por otro lado retrasa la promesa de anuncioar acciones para ayudarlos".

publicidad

Cowen también represeta a Flores para evitar que sea deportado de Estados Unidos.

Historia del movimiento

Con Pérez son ya seis los casos de inmigrantes que han buscado santuario en iglesias en diferentes ciudades del país para evadir órdenes de deportación en menos de dos meses.

El Movimiento Santuario comenzó el 24 de marzo de 1982 cuando un grupo de miembros de la iglesia Southside Presbyterian en Tucson anunció al Gobierno de Estados Unidos que estaba dispuesto a violar las leyes migratorias al convertir en un "santuario" su iglesia para refugiados provenientes de Centroamérica, que estaban escapando de los denominados "escuadrones de la muerte", reportó el diario La Opinión.

Esos refugiados eran parte de un grupo de 26 indocumentados provenientes de El Salvador quienes fueron abandonados por un "coyote" al tratar de cruzar la frontera de Arizona en julio de 1980.

La mitad del grupo falleció víctima del intenso calor del desierto antes de que fueran encontrados por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Los 13 sobrevivientes fueron procesados y debido a que eran indocumentados de inmediato fueron puestos en proceso de deportación.

El movimiento creció de tal forma que en él participaron 500 congregaciones protestantes, católicas y judías en 17 diferentes ciudades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad