publicidad

Gobierno de Washington frenó deportación de viudos de ciudadanos estadounidenses

Gobierno de Washington frenó deportación de viudos de ciudadanos estadounidenses

Tras largos meses de demandas, el gobierno decidió frenar la deportacion de viudos de ciudadanos estadounidenses.

Plazo de 24 meses

WASHINGTON - Tras largos meses de demandas y procesos en cortes federales y de apelación, y peticiones directas al servicio de inmigración estadounidense, los inmigrantes que sobrevivan a sus parejas estadounidenses muertas en los dos años siguientes al matrimonio recibirán una pausa en el procedimiento de deportación para resolver su situación, anunció el martes el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

El ministerio anunció la suspensión por dos años de la puesta en vigor de la denominada "pena por viudez", que ha sido causa de varias demandas por una supuesta demora en los trámites de residencia permanente que no habían terminado durante el fallecimiento del cónyuge estadounidense, reportó The Associated Press el martes.

La secretaria del DHS, Janet Napolitano, dijo en un comunicado que la suspensión temporal permitirá que viudos y viudas inmigrantes, y sus hijos, permanezcan en el país "que ha llegado a ser hogar" hasta que sea resuelta su situación legal.

"Una política lúcida de inmigración equilibra la aplicación de la ley con el sentido común, las soluciones prácticas con los asuntos complicados", detalló Napolitano.

"Apenas una curita"

El abogado Brent Renison, en representación de varios cónyuges que impugnan la “pena por viudez” y las deportaciones, consideró que la decisión tomada por Napolitano involucrará a más de 200 personas, en su mayoría mujeres que en una cuarta parte tienen hijos.

publicidad

"Es una política lúcida, pero para nosotros es apenas una curita", dijo Renison.

De acuerdo con la decisión anunciada el martes, el DHS reconsiderará las residencias que fueron revocadas después de que el cónyuge murió y no obstruirá las solicitudes de residencia y visas que eran reexaminadas por la muerte de la pareja estadounidense.

El fallo de abril

En abril, un juez federal de California determinó que el DHS no podía rechazar las solicitudes de residencia y visas de viudas porque esa agencia –el DHS- no finalizó el trámite antes de que el cónyuge muriera.

El juez ordenó a la institución que reabra decenas de casos.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía estadounidense (USCIS), encargado del proceso de las residencias, es una de las 23 agencias bajo el mando del DHS.

El DHS dijo que en los próximos días emitirá reglas más detalladas sobre la suspensión. Pero advirtió que será necesario legislar para modificar la ley.

El senador demócrata Bill Nelson y el representante demócrata Jim McGovern han presentado proyectos para enmendar la legislación, dijo The Associated Press.

¿Qué opina de la decisión tomada por la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano? Comente aquí.

Precedente de 2006

En abril, la jueza federal Christina A. Snyder citó un fallo de un tribunal de apelación del año 2006, que estableció precedente de que los solicitantes de residencia no pierden sus estatus como esposos de ciudadanos si el consorte fallece antes de que el estado decida las solicitudes de residencia.

publicidad

Renison indicó en esa ocasión que los funcionarios de inmigración actuaron con suma lentitud en las solicitudes y que más de 200 personas de todo el país han sido afectadas por la sanción en los casos de viudez.

En marzo, abogados advirtieron que al menos 200 inmigrantes podrían ser deportados ante una medida de la ley federal de inmigración que ordena que las viudas y viudos salgan de Estados Unidos si su cónyuge estadounidense murió antes de que la solicitud de visa fuera aprobada por el USCIS.

Hasta ahora las autoridades migratorias habían sostenido que sólo trataban de hacer que se cumpliera la ley.

El caso Handforf

Renison representó en 2008 una demanda ante la Corte Federal de California a nombre de Gwendolyn Hanford, una filipina que lucha contra la deportación.

Su esposo murió de un paro cardiaco en 1998, antes de que el gobierno aprobara su solicitud de cédula de residente legal permanente, conocida como green card o tarjeta verde.

En el 2002 el gobierno federal estadounidense le informó que aunque la pareja había tenido un hijo, su solicitud fue rechazada.

"Su ex prometido y esposo murió", le informó el gobierno. "Por lo tanto su solicitud... no puede ser aprobada pues usted ya no es esposa de un ciudadano estadounidense".

Fallo temporal en 2008

En julio del año pasado decenas de inmigrantes viudas y viudos de ciudadanos estadounidenses que no alcanzaron a regularizar sus estados de permanencia porque sus cónyuges murieron lograron una importante victoria legal.

publicidad

La misma jueza Zinder falló a favor de ellos en un juicio entablado en 2007, dictamen que frenó temporalmente las ordenes de deportación que pendían sobre ellos.

El diario La Opinión de Los Angeles indicó que el fallo de la magistrado constituyó una victoria, pero también un retraso para muchas otras viudas y viudos que quedaron fuera de la demanda colectiva contra Michael Chertoff, entonces representante máximo del DHS.

La demanda tenía como objetivo que la USCIS revisara sus casos debido a que sus cónyuges murieron antes del tiempo requerido para los trámites de residencia.

La ley de inmigración estadounidense señala que cuando un ciudadano estadounidense muere y el cónyuge extranjero no ha concluido los trámites para regularizar su estado legal de permanencia, el trámite se cancela.

Problema gigante

"Este es un gran problema", dijo Renison en febrero del año pasado a un corresponsal de la Agencia Española de Noticias (Efe).

Explicó que se dio cuenta de la magnitud de esta situación cuando, en diciembre de 2004, recopiló al menos 24 casos y desde entonces ha trabajado de cerca en este tema hasta que presentó la demanda colectiva.

"Todos entraron legalmente al país, hicieron sus peticiones mientras sus esposos vivían y antes de cumplir los dos años de matrimonio sus esposos fallecieron", señaló.

publicidad

"Esta es una terrible situación para estas familias. Hay diferentes situaciones, a una viuda le faltaban dos días para completar los dos años de matrimonio cuando su esposo murió. El esposo de otra viuda murió en un accidente, otro murió en combate y era miembro activo, son diversas circunstancias. Estas personas han seguido las normas y no se los puede castigar porque sus esposos murieron", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad