publicidad

Gobierno de Obama permitirá que indocumentados apelen fallos adversos por mala práctica

Gobierno de Obama permitirá que indocumentados apelen fallos adversos por mala práctica

Obama anuló fallo emitido a fines de la era Bush que negada a indocumentados con orden de deportación reabrir sus casos.

Nuevo reglamento

MIAMI - Uno de los últimos fallos emitidos bajo la administración del ex presidente George W. Bush, que puso fin a la práctica de permitir que inmigrantes reabran casos cuando sus abogados hayan incurrido en errores o incompetencia, fue revertido este miércoles por el Secretario de Justicia Erick Holder."El fiscal general Eric Holder anuló hoy la orden emitida en el Caso Compeán por el fiscal general Mukasey el 7 de enero", dijo el Departamento de Justicia en un comunicado de prensa.

Agregó que la orden de Mukasey limitaba la capacidad de las personas que no son ciudadanas estadounidenses de presentar el argumento de haber recibido asistencia legal ineficaz en procedimientos de inmigración.

"La integridad de los procedimientos de inmigración depende en parte de la capacidad de presentar el argumento de haber recibido asistencia legal ineficaz, y el Departamento de Justicia formulará las normas correspondientes de manera justa y transparente, usando como guía nuestro compromiso con el imperio de la ley", declaró el Secretario de Justicia, Eric Holder.

"Es importante que el pueblo estadounidense tenga la oportunidad de participar en la formulación de nuestros procedimientos en casos de este tipo, y este nuevo proceso asegurará que así sea", agregó.

Celebran decisión

"Estamos impresionados, no solamente porque se tomó la decisión de revertir el fallo que tanto afectaba a la comunidad inmigrante, sino por la rapidez con que se hizo", dijo a Univision.com Lilia Velázquez, abogada de inmigración de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en San Diego, California.

publicidad

"Esto es un golpe duro contra la Administración del ex presidente Bush y su legado", agregó.

Tres semanas antes de que Bush concluyera su mandato y entregara la conducción del país a Barack Obama, el entonces Secretario de Justicia, Muchael Mukasey, señaló que los extranjeros que enfrentaban deportación no tenían derecho a un abogado de oficio, y que en el caso de contratar a uno privado, debían hacerlo sin que ello significara una carga o un gasto para el gobierno federal estadounidense.

¿Qué opina del dictamen del Secretario de Justicia Eric Holder? Comente aquí.

AILA aplaudió fallo

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) aplaudió el miércoles la decisión del Fiscal General Eric Holder de anular el fallo Mukasey que, dijo, pretendía desentrañar décadas de precedentes legales sobre el importante papel y de derecho a contar con un abogado competente en el procedimiento de inmigración.

“El dictamen jurídico de última hora de Mukasey afectó a miles de personas que se enfrentan a la deportación y se quedaron sin el derecho legal y constitucional reclamar o pedir una reparación si se violaban sus derechos debido a la incompetencia del abogado que los representaba”, agregó.

AILA y otras 130 organizaciones enviaron en febrero a Holder una carta para pedirle que tomara una “decisión precisa” sobre el fallo de Mukasey y lo anulara.

publicidad

"Nos alienta el hecho de que el Fiscal General titular aprecia la importancia de los derechos de los inmigrantes en los procedimientos de deportación", dijo Nadine Wettstein, una de las directoras de AILA.

A su vez, Ben Johnson, director Ejecutivo de AILA, indicó que el dictamen del Secretario de Justicia Holder restaura el “debido proceso” y mejora “la integridad de las decisiones de los tribunales de inmigración" estadounidenses.

Cientos expulsados

El dictamen del 7 de enero de Mukasey condujo a la deportación de innumerables inmigrantes que perdieron sus casos debido a errores de sus abogados, dijo la ACLU en un comunicado a principios de enero.

Cuando un extranjero pierde su caso ante una Corte de Inmigración y tiene evidencias de que el fallo adverso se debió a una mala representación legal, la ley estipulaba que tenía derecho de solicitar la reapertura del proceso y proseguir con su defensa.

Pero Mukasey cerró este derecho, una decisión que para Lee Gelernt, director adjunto del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de ACLU, "tuvo un enorme impacto negativo" en un sin número de personas "que quedaron expuestas a ser expulsadas simplemente porque tuvieron la mala suerte de estar representados de manera equivocada por un abogado de inmigración".

Tradición interrumpida

La ACLU opinó en enero que la decisión de Mukasey se trató de un peligroso alejamiento de la tradición de justicia de Estados Unidos y del debido proceso, y dijo que con esa acción se puso fin a "décadas de práctica legal establecida".

publicidad

A mediados de mayo NBC adelantó que Holder ordenó, a finales de enero, revisar el fallo de Mukasey y que ya había tomado una decisión al respecto, la que fue anunciada este miércoles.

El fallo de enero "Mukasey lo hizo de última hora, lo hizo de mala fe", apuntó Velázquez. Al ser anulado, "favorece a un cierto número de personas que han sido mal representadas por malos abogados".

La prisa de Mukasey

A principios de agosto del año pasado Mukasey había solicitado la opinión, entre otros, de la ACLU y de la Asociación de Abogados de Estados Unidos (ABA) para tomar una decisión sobre el tema.

Las entidades protestaron por el escaso tiempo concedido por el gobierno para responder a estas importantes cuestiones jurídicas y de política, logrando una extensión, aunque breve, para argumentar los inconvenientes de modificar este derecho en perjuicio de miles de inmigrantes.

Sin embargo, el esfuerzo por detener la medida resultó infructuoso.

La American Immigration Law Foundation (AILF) dijo en enero que el fallo de Mukasey disminuyó los derechos del debido proceso y detuvo la supervisión legal sobre los tribunales federales de inmigración, instancias que, dijo, están plagadas de acusaciones por falta de integridad y de denuncias de clientelismo político.

Cómo funciona

Durante años la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) y la mayoría de los tribunales federales operaron bajo la premisa de que los inmigrantes que reciben un fallo adverso por error en la representación legal pueden pedir la reapertura de sus casos, detalló la AILF.

publicidad

Pero de acuerdo al fallo de Mukasey, a partir del 7 de enero y hasta el 3 de junio, ese derecho constitucional o legal cuando su abogado es incompetente o fraudulento dejó de existir.

Velázquez dijo que una vez anunciada la decisión de Holder, el fallo de Mukasey se anula de inmediato.

Comentario público

En el dictamen del miércoles, el Departamento de Justicia señaló que en breve se abrirá al comentario público un nuevo reglamento que, una vez estructurado, será publicado en el registro federal.

"Mientras, se ha regresado a los estándares que había el 7 de enero", dijo a Univision.com el abogado Jorge Rivera. "Los inmigrantes afectados por una mala práctica pueden solicitad que sus casos sean reabiertos, pero deben probar que no fueron representados adecuadamente".

Rivera también dijo que el dictamen es el resultado "de muchas quejas provocadas por la decisión de Mukasey", y que este gobierno "se está tomando el tiempo necesario para escuchar las opiniones y poder entonces elaborar un reglamento más favorable para los inmigrantes", pero advirtió que en ese afán “pueden demorarse varios meses".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad