publicidad

Esto es lo que ocurre cuando el presidente le pide a la gente que delate a sus vecinos

Esto es lo que ocurre cuando el presidente le pide a la gente que delate a sus vecinos

Una investigación especial de Splinter de los registros de llamadas de esta línea telefónica instaurada por el gobierno de Trump muestra que la mayoría de las quejas no eran sobre criminales indocumentados, sino acusaciones secretas contra conocidos, vecinos o incluso a miembros de sus propias familias por quejas personales menores. La línea recuerda los esfuerzos de sociedades cerradas como Alemania del Este o Cuba para cultivar redes de informantes y una atmósfera de miedo y sospecha.

Ilustración de Jim Cooke/GMG

En abril, la administración Trump lanzó una línea telefónica llamada 'Víctimas de Inmigración Criminales Comprometidos', (VOICE por sus siglas en inglés) con la misión declarada de "prestar servicios proactivos, oportunos, adecuados y profesionales a las víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes". Pero los registros internos de las llamadas a VOICE obtenidas por Splinter demuestran que cientos de estadounidenses se apoderaron de la línea directa para presentar acusaciones secretas contra conocidos, vecinos o incluso a miembros de su propia familia, a menudo para promover quejas personales menores.

Los registros de las llamadas estaban disponibles para su descarga en el sitio web de Inmigración y Aduanas, a pesar de contener información personal extremadamente sensible, y recuerdan los esfuerzos de sociedades cerradas como Alemania del Este o Cuba para cultivar vastas redes de informantes y una atmósfera de miedo y sospecha.

publicidad

Los informes rara vez hablan del tipo de crímenes peligrosos contra los que Donald Trump hizo campaña. A pesar de la declaración de la oficina de VOICE de que el servicio "no es una línea directa para denunciar crímenes", las personas que llaman lo utilizan para alertar a los funcionarios de Inmigración y Aduanas sobre infracciones menores o simplemente la presencia de personas sospechosas de ser inmigrantes indocumentados.

En muchas de las llamadas, la única violación que el informante ofrece a esta autoridad es que esta gente existe. El 19 de junio, una persona que llamó presentó el siguiente informe:

La persona que llama quería informar sobre su vecino. La persona que llama afirma que sus vecinos son indocumentados y son de Sudamérica. La persona que llama afirma que dos varones de 14 y 15 años residen allí junto con un varón adulto. La persona que llamó proporcionó la dirección de su vecino de al lado como [calle y número editado por Splinter], St. Augustine, FL [código postal editado por Splinter].


Los resúmenes se extraen de dos hojas de cálculo que documentan las llamadas entrantes a la línea telefónica de VOICE. La primera, proporcionada a Splinter por ICE en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por su siglas en inglés) cubre las dos primeras semanas de operación de la línea telefónica en abril. Fue editado por ICE para proteger la privacidad de las personas que llaman y de los sujetos.

Pero después de realizar búsquedas en Google para obtener algunos datos en esa hoja de cálculo, incluyendo los números de informes de la policía local proporcionados por las personas que llamaron, pudimos encontrar una segunda hoja de cálculo, que abarca desde abril hasta mediados de agosto, alojada en el sitio web de ICE. Esa hoja de cálculo parece haber sido parcialmente editada para preparar su publicación bajo la FOIA, pero dos columnas que contienen detalles personales íntimos –nombres, números de teléfono celular, presuntos crímenes, direcciones y números de Seguro Social– tanto de las personas que llaman como de los presuntos inmigrantes indocumentados objeto de las llamadas permaneció completamente sin editar y públicamente disponible. En varios casos, los detalles permitirían a las personas averiguar quién los informó.

publicidad

Brendan Raedy, un portavoz de ICE, rechazó una solicitud para hablar por teléfono sobre los registros o la publicación de datos privados. En respuesta a una serie de preguntas enviadas por correo electrónico, escribió solamente: "Es importante saber que ICE / VOICE no está usando información personal de las víctimas para desarrollar pistas para la aplicación de la ley de inmigración. A las personas que llaman ni siquiera se les pregunta por su estatus. La información se comparte con los Especialistas de Asistencia a las Víctimas para ayudar cuando y donde puedan. "

Los registros son un diario sombrío de un país donde la gente delata con entusiasmo a sus compañeros residentes, o trata de usar el poder de la policía de inmigración para incidir en disputas familiares. El 25 de mayo de 2017, un hombre llamó para decir que su hijastro estaba violando una orden de restricción al estacionar su coche cerca de su casa. No quería que su esposa supiera que estaba intentando que su hijo fuera deportado:

La persona que llama declaró que el extranjero ilegal (hijastro) es un drogadicto, desempleado, sin hogar y que vive en su coche que aparca en [dirección editada por Splinter]. La persona que llama declaró que el sujeto es un peligro para la sociedad y quiere saber por qué no fue tomado bajo custodia de ICE. La persona que llamó declaró que el sujeto recientemente desapareció de su audiencia judicial [número y fecha editado por Splinter] y ahora está violando su libertad condicional. La persona que llama ha proporcionado un número, nombre [editado por Splinter], fecha y país de nacimiento. La persona que llama dijo que no quiere que su esposa sepa y prefiere no ser localizado por el número móvil [editado por Splinter] que comparte con ella.


Otras quejas también se centraron en conflictos familiares:

La persona que llama reportó a su suegra y su cuñada. La persona que llama indicó que estas personas vinieron a Estados Unidos como turistas y se quedaron para conseguir estatus legal.
La persona que llama declaró que el indocumentado está destruyendo a su familia y está cometiendo adulterio.
La persona que llama informó que su ex esposa es indocumentada pues extendió su estadía más allá del plazo legal de su visa.
La persona que llama reportó al extranjero ilegal porque no le permite ver a su nieta.


Una persona que llamó fue hasta el punto de proporcionar la fecha y el lugar de una próxima audiencia de divorcio en la que el indocumentado acusado inmigrante estaba programado para aparecer.

Una serie de llamadas, en línea con la misión del programa VOICE para ayudar a las víctimas del crimen, recuentan la violencia doméstica cometida por inmigrantes indocumentados. Pero también hay múltiples llamadas de personas que esperan usar a ICE contra las personas que las han acusado de violencia doméstica:

La persona que llama reporta sobre una extranjera indocumentada que lo está acusando de violencia doméstica para obtener el estatus legal. El denunciante afirma que la sujeto es su esposa legal.
La persona que llamó quería saber cómo denunciar un matrimonio ilegal (matrimonio falso) con un beneficio de inmigración involucrado. La persona que llamó declaró que el sujeto [nombre editado por Splinter] presentó cargos de violencia doméstica en su contra para recibir una Visa.
La persona que llamó informa que un sujeto hizo falsas acusaciones de violencia doméstica en su contra. La persona que llamó afirma que el sujeto está tratando de solicitar asilo a través de la falsa acusación de violación domñestica para permanecer en los Estados Unidos.

Javier H. Valdés, co-director ejecutivo del grupo de derechos de inmigración Make the Road New York, escribió en un correo electrónico a Splinter que los registros demuestran que VOICE fue poco más que un intento de sembrar el miedo y la desconfianza de los inmigrantes. "Meses después de la creación del programa VOICE, está claro que es exactamente lo que temíamos que sería", escribió. "Una táctica siniestra de relaciones públicas para pintar a los inmigrantes como criminales y fomentar el temor en nuestras comunidades, todo con el despreciable objetivo de desgarrar a nuestras familias. El programa debe ser terminado inmediatamente".

Oficialmente, no se supone que la línea telefónica de VOICE sea una herramienta de notificación de delitos, sino un medio para conectar a víctimas y testigos en casos existentes con servicios de apoyo y con más información sobre las personas acusadas. Pero los materiales internos de capacitación para la línea directa, obtenidos por Splinter, contradicen esa declaración de la misión, diciendo que la línea directa "proporcionará un medio para que las personas denuncien actividades delictivas sospechosas".

publicidad

A menudo, las personas que llamaban fueron referidas a la línea de preguntas de Investigaciones de Seguridad Nacional (Homeland Security Investigations, en inglés). En varios casos, los empleados de VOICE se pusieron en contacto con una oficina local para retransmitir información obtenida de las llamadas, según muestran los registros.

En las dos primeras semanas del programa, del 26 de abril al 10 de mayo, los registros muestran que el centro de llamadas atendió 1,940 llamadas de todo el país. La mayoría eran bromas, o en las palabras burocráticas de los tenedores de registros, "ciudadanos preocupados", que emitieron muchas blasfemias o que hablaron sobre extraterrestes verdes hasta que el operador colgó.

En 66 llamadas, la persona que llamó mencionó a un sospechoso criminal, y el personal de VOICE pudo emparejar ese sospechoso con la base de datos del Departamento de Seguridad Nacional. Más del doble de llamadas –137 entradas– era alguien que llamaba a reportar a alguien cuya información no aparecía en la base de datos.

No aparecer en la base de datos podría significar que el sujeto de la llamada es indocumentado pero aún no ha entrado en contacto con la agencia, o que la persona está en EEUU legalmente.

A menudo, los informantes ofrecían afirmaciones que no eran verificables, incorrectas o vagas. La hoja de cálculo parcialmente editada en el sitio web de ICE, que incluía información de identificación de las personas acusadas y de los propios informantes, mostró cuán azarosas eran las acusaciones.

publicidad

Una persona que llamaba, por ejemplo, se quejó de que su nieta vivía en Florida con un inmigrante indocumentado, y además alegó que el inmigrante era un delincuente sexual. El sospechoso, dijo el informante, estaba en el proceso de recibir la ciudadanía de EEUU. Los registros públicos de la dirección no editada en el registro de llamadas coincidían con un hombre de mediana edad con un nombre latino que vivía allí, pero no con alguien que figurara en un registro de delincuentes sexuales.

Más allá de los conflictos familiares, los informantes también trataron de involucrar a ICE en disputas comerciales. Una persona que llamó hizo una denuncia de inmigración contra una empleada con una visa de trabajo en un estudio de baile de salón que estaba supuestamente tratando de iniciar su propio estudio y llevarse a los clientes. Los informantes acusaban a la gente indocumentada de trabajar en empresas de pintura, un instalador de paneles de yeso, una empresa de demolición, un complejo de lujo, una fundición, una lechería, una cervecería, un Subway y un "club de entretenimiento para adultos". Daba direcciones, nombres y en algunos casos, turnos específicos de trabajo.

Algunas personas fueron aún más lejos para entregar información a los federales. Una persona que llamaba, buscando reportar a un par de trabajadores supuestamente indocumentados, proporcionó nombres completos y alias para ambos, junto con la marca, el color y la matrícula del automóvil usado, además de que trabajaron en una granja y asistieron un gimnasio Planet Fitness en particular "en las tardes". En ninguna parte del informe se incluyeron reclamos de actividades criminales más allá del supuesto uso de documentos falsos.

publicidad

Otro interlocutor afirmó haber oído "una mención de un vecino durante una pelea de que el sujeto (1) ... tiene una orden de expulsión con inmigración". El novio del sujeto, dijo el interlocutor, también era indocumentado, y la persona que llamaba le proporcionó la dirección donde los dos vivían.

Otros trataron de informar sobre completos extraños:

La persona que llamó declaró que quería informar sobre (2) dos personas que están usando tarjetas EBT para comprar vino y carne en Sacramento (CA). La persona que llamó no tenía ninguna información sobre los sujetos. La persona que llamó quería saber si él puede hacer un arresto ciudadano si ve esto sucediendo de nuevo


Otro proporcionó coordenadas de GPS precisas para un "campamento" de personas presuntamente indocumentadas en Nevada.

Incluso cuando los empleados de Seguridad Nacional estaban reuniendo estos archivos de información confidencial, dejaron una hoja de cálculo accesible en línea. Algunos de los informantes estaban alarmados, cuando fueron contactados por Splinter, al saber que su información había quedado expuesta.

Jerrold Kestenberg, de Nahant, Massachusetts, llamó a la línea para dar un informe sobre un vecino italiano indocumentado que dice que atacó a su novia. El nombre de su novia fue publicado en el registro de llamadas, junto con la dirección del vecino y el número de teléfono de Kestenberg. "No estoy muy contento, mierda, quiero decir, no creo que ella quisiera eso. Yo no quería que lo publicaran, solo que lo investigaran", dijo cuando lo llamamos.

publicidad

"No creo que sepan que mierda están haciedo, perdone mi inglés", dijo Kestenberg sobre ICE. ¿Lo había llamado alguien a hacer seguimiento luego acerca de su llamada inicial? "Nadie me llamó nunca", dijo. "Nadie".

Algunas personas en la hoja de cálculo dijeron que habían recibido llamadas de seguimiento ICE. Una mujer de California que pidió permanecer en el anonimato contactó a la línea directa después de que ella dijo que su marido indocumentado mexicano acosó sexualmente a su hija de 11 años. Ella le dijo a Splinter que ICE la contactó por correo electrónico sobre su llamada, pero que no entendía cómo su número de teléfono y la información del reporte policial se publicaron en línea.

"Eso es noticia para mí, seguro que no me lo dijeron", dijo. "Ellos me dijeron que era privado." El nombre de su esposo y su dirección de trabajo también fueron publicados, y ella dijo que se preocupa por su seguridad si él descubre que ella presentó un informe a ICE.

Un destacado grupo de derechos de las víctimas condenó el hecho de que la información fuera visible públicamente.

"Si usted tiene información lo suficientemente eficiente como para permitir a cualquier persona localizar y contactar a una víctima de un crimen, ese sistema debe ser cerrado. Eso es una violación de seguridad fenomenal", dijo Richard Barajas, un ex juez federal que es el Director Ejecutivo de la Organización Nacional de Asistencia a las Víctimas. "Deben establecerse salvaguardias para proteger principalmente a la víctima del crimen, y luego, también por la simple seguridad de la justicia penal, el nombre y la ubicación del perpetrador".

publicidad

Más de tres días después de haber contactado a un portavoz del ICE la información personal en la hoja de cálculo expuesta y 22 horas después de haberles enviado el enlace específico, la información aún estaba disponible en el sitio web de la agencia.

Este trabajo fue producido por el Equipo de Proyectos Especiales de Gizmodo Media en colaboración con The Naked Truth de Fusion TV y publicado originalmente en inglés. Puedes leerlo completo aquí

Investigan mensajes antiinmigrantes en un vecindario hispano en el centro de Texas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad