publicidad
Los aspirantes republicanos batallan por conquistar un esquivo voto que todavía, dos meses después de iniciada las primarias, no se inclina por ningún candidato.

El modelo Arizona, fracaso migratorio que moviliza votantes

El modelo Arizona, fracaso migratorio que moviliza votantes

Para apelar al sector más conservador y extremista republicano, el precandidato presidencial Mitt Romney alabó la ley de Arizona.

Los aspirantes republicanos batallan por conquistar un esquivo voto que...
Los aspirantes republicanos batallan por conquistar un esquivo voto que todavía, dos meses después de iniciada las primarias, no se inclina por ningún candidato.

Posiciones antiinmigrantes dividen y alejan el voto latino de Estados Unidos

Para apelar al sector más conservador y extremista en la primaria republicana del martes 28 de febrero en Arizona, el precandidato presidencial Mitt Romney afirmó que el estado es un “modelo” a seguir en política migratoria.

Pero la realidad es otra.

Como la Zona Cero inicial de leyes estatales antiinmigrantes,  Arizona con su SB 1070 y los excesos del alguacil Joe Arpaio, el ex senador Russell Pearce y la gobernadora Jan Brewer, se tornó en laboratorio de políticas migratorias fallidas con efectos negativos humanitarios y económicos.

El único modelo a seguir en Arizona es el de la activación y movilización de votantes, sobre todo hispanos, para encarar la ola antiinmigrante y sus nefastas secuelas.

publicidad

Aunque en la primaria no se anticipa la participación de un amplio porcentaje de votantes latinos, sí se espera que este sector haga de Arizona un estado oscilante en las elecciones de noviembre.

Hace tres años

En los comicios presidenciales de 2008, el entonces candidato republicano y senador de Arizona, John McCain, ganó en su propio estado por apenas 9 puntos porcentuales ante el demócrata Barack Obama, 54% sobre 45%. Este año, no dejando nada a la suerte, la campaña de Obama está abriendo múltiples oficinas a través del país, incluyendo cuatro, hasta el momento, en Arizona,  estado que no pelearon en el 2008 pero por el cual batallarán en esta oportunidad.

Y es que muchos anticipan que las políticas antiinmigrantes, comenzando con la SB 1070 y sus secuelas, sobre todo en la maltrecha economía, la imagen del estado y en colocar una marca sobre todos los hispanos, sean o no indocumentados, se convertirá en un agente movilizador de votantes, sobre todo latinos,  en los comicios de noviembre. En Arizona, los latinos representan 30% de la población del estado y 16% de las personas registradas para votar, según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO).

Ya hay ejemplos tangibles de que la retórica antiinmigrante y lo que genera, movilizan votantes y no solamente hispanos.

El efecto Russell Pearce

En noviembre de 2011, Russell Pearce, el ex presidente del Senado estatal y principal promotor de la SB 1070, fue removido de su cargo mediante una elección especial en un distrito mayormente conservador y republicano. Pasó a ser el primer legislador estatal en la historia de Arizona en ser removido de su cargo.

publicidad

Los análisis posteriores revelaron que los votantes estaban hartos de que el senador centrara todos sus esfuerzos en promover una ley, la SB 1070, que estaba teniendo duros efectos económicos en un estado ya afectado por la crisis, y hartos además de la retórica y el divisionismo de Pearce.

Randy Parraz, co fundador y presidente de Ciudadanos por una mejor Arizona, quien encabezó los esfuerzos para destituir a Pearce, indicó que fuera de partidismos, el efecto Pearce ha sido beneficioso para todos los votantes y residentes de Arizona.

Cambio de postura

En primer lugar, el republicano que sustituyó a Pearce, Jerry Lewis, no promueve políticas antiinmigrantes “y fue el voto decisivo para elegir un presidente del Senado, Steve Pearce, que no aboga por legislación antiinmigrante”.

“También ha enviado una señal de lo que es posible en Arizona, donde progresistas y moderados pudieron unirse para traer este tipo de cambio y de hacer historia en el proceso”, dijo.

“En tercer lugar, las personas que se involucraron por primera vez en el proceso político ahora saben que con su participación y con su voto pueden transformar las cosas”, agregó Parraz, quien encabeza los esfuerzos para lograr que el alguacil Arpaio renuncie. “Arpaio es el próximo”, aseguró Parraz.

Movilizando votantes

Entender que el involucramiento hace la diferencia ha beneficiado la labor de los  grupos no partidistas dedicados al registro y la movilización de votantes.

publicidad

La coalición One Arizona, por ejemplo, agrupa a 10 organizaciones no partidistas, entre esas Mi Familia Vota, Democracia USA, y Promise Arizona, centradas exclusivamente en el registro, la educación y la movilización de votantes, y en capacitar a hispanos que puedan aspirar a cargos públicos.

“Todo lo que ha ocurrido en Arizona en los pasados años ha movilizado a la comunidad latina. Hay más energía y motivación. Existe la oportunidad de traer cambios a Arizona y de influenciar las elecciones de noviembre”, indicó Petra Falcón, directora ejecutiva de Promise Arizona.

Voz y voto latino

La movilización de votantes no sólo contribuyó a la destitución de Pearce en 2011 sino a la elección de un hispano demócrata, Daniel Valenzuela, al distrito 5 del concejo municipal de Phoenix.

“Entre el 2007 y el 2011 en el distrito 5 se quintuplicó la participación electoral hispana eligiendo a Valenzuela y logrando que por primera vez hayan dos hispanos en el concejo de la ciudad”, explicó James García, presidente del Arizona Latino Research Enterprise.

El otro concejal hispano es el demócrata Michael Nowakowski.

En la ciudad de Phoenix, la participación electoral hispana se triplicó en el 2011.

García opinó que la intensificación de los ataques contra la comunidad inmigrante pero en realidad contra todos los hispanos durante la pasada década, desde iniciativas contra la educación bilingüe hasta los atropellos y excesos de Arpaio, llegaron a su punto culminante con la SB 1070 y eso ha generado en Arizona un fenómeno similar al de California con su Proposición 187 en términos electorales.

publicidad

La formación de coaliciones de diversa ideología pero con el objetivo central de “mover el estado hacia otra dirección” ha dado paso a cambios positivos, agregó García, mientras alabó los esfuerzos de los grupos dedicados a la movilización de votantes.

Aunque algunos argumenten que la incumplida promesa de reforma migratoria de Barack Obama puede entorpecer los esfuerzos de movilización, en Arizona, según García, todo se diluye con el hecho de que por los pasados dos a cuatro años ha habido un esfuerzo incansable de parte del Partido Republicano estatal de arremeter en contra de los hispanos.

De  hecho, el destituido Pearce resurgió ahora como primer vicepresidente del Partido Republicano estatal. Y Arpaio figuró en las primeras filas en el debate republicano del miércoles en Mesa, Arizona, y fue el eje central de la pregunta que Romney respondió diciendo que Arizona es un modelo a seguir en materia migratoria.

Los republicanos no deberían fiarse tanto del hecho de que hasta el momento Arizona ha permanecido en la columna roja republicana.

El efecto Carmona

Para García, una de las contiendas a seguir es la del ex cirujano general de Estados Unidos, Richard Carmona, de origen puertorriqueño y quien busca, como demócrata, el escaño que deja vacante el senador republicano, Jon Kyl. Su contendor es Jeff Flake, el congresista republicano que alguna vez fue autor de un proyecto de reforma migratoria integral que ahora rechaza.

publicidad

García pronosticó que los hispanos votarán abrumadoramente por Carmona lo cual en consecuencia podría hacer que Obama sea muy competitivo en Arizona, uno de los estados del Oeste que los demócratas quieren ganar para compensar por los que puedan perder en otros puntos del país, y donde el voto latino será clave.

“La combinación de la candidatura de Carmona, con el antagonismo incesante del Partido Republicano, con el hecho de que es una elección presidencial y con la consolidación de los esfuerzos de movilización de voto, resultarán, espero, en la mayor participación electoral de hispanos en la historia de Arizona”, concluyó García.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad