publicidad

El Departamento de Justicia presentó una demanda contra la ley de Arizona

El Departamento de Justicia presentó una demanda contra la ley de Arizona

El Departamento de Justicia presentó hoy una demanda contra la ley de Arizona, según informó el diario The Washington Post.

El Departamento de Justicia presentó una demanda contra la ley de Arizon...

Argumentos

WASHINGTON, DC - El Departamento de Justicia presentó hoy una demanda contra la ley de Arizona, la primera legislación en Estados Unidos que criminaliza indocumentados.

La proyectada querella fue anunciada a primera hora por el diario The Washington Post y confirmada a The Associated Press por un funcionario del Departamento de Justicia que está enterado de la decisión. El funcionario declinó ser identificado antes del anuncio público, programado para más tarde.

"En nuestro sistema constitucional, el gobierno federal tiene la autoridad preeminente para regular los asuntos de la inmigración", expone la querella. "Esta autoridad deriva de la Constitución de Estados Unidos y de numerosas leyes del Congreso. Las leyes sobre la inmigración en el país reflejan un cuidadoso y meditado equilibrio de las leyes nacionales, las relaciones internacionales y los intereses humanitarios".

publicidad

El gobierno intenta conseguir un mandato judicial para demorar la entrada en vigencia de la ley el 29 de julio hasta que el caso sea resuelto. En última instancia, desea la anulación de esa legislación.

El gobierno argumenta que la ley de Arizona viola la cláusula de supremacía de la Constitución, una teoría legal que plantea el dominio de las leyes federales sobre las estatales. La ley federal estipula como ilegal la permanencia en el país sin documentos, pero Arizona es el primer estado que penaliza esa situación como delito estatal, y además impone castigos y métodos propios.

Doctrina constitucional

Según The Washington Post, la demanda se basa en la doctrina constitucional que dicta que el derecho federal está por encima del de los estados, conocida como "prevención" y dictada por el Tribunal Supremo en varias sentencias.

La administración del presidente Barack Obama cree que la ley estatal asume ilegalmente prerrogativas federales de asuntos migratorios que corresponden al Gobierno federal.

La demanda argumenta que la nueva legislación de Arizona prevé que policías locales y estatales interroguen e incluso arresten indocumentados durante la aplicación de otras leyes, como revisiones de tránsito y usurpación de funciones federales.

Regirá en julio

La medida federal es esperada desde hace varias semanas. El presidente Barack Obama ha tachado de equivocada a la nueva ley de Arizona. Los simpatizantes de la legislación, en cambio, creen que es una reacción razonable frente a la inacción federal sobre la inmigración sin papeles.

publicidad

La gobernadora, la republicana Jan Brewer, firmó la legislación en abril y comenzaría a regir el 29 de julio.

Arizona aprobó la ley después de varios años de frustración por los problemas relacionados con la inmigración sin documentos, como el narcotráfico y los secuestros. El estado es el principal punto de ingreso para los indocumentados y alberga a unos 460 mil inmigrantes sin papeles.

Brewer en contra

El vocero de la gobernadora Jan Brewer dijo que la demanda es "una decisión terriblemente mala".

"Obviamente, Arizona tiene una terrible crisis de seguridad fronteriza que necesita atenderse, por lo que la gobernadora Brewer ha dicho en repetidas ocasiones que hubiera preferido que los recursos y la atención del gobierno federal se hubieran enfocado en la crisis más que en esto", expresó el portavoz Paul Senseman.

El senador estatal Russell Pearce, el principal promotor de la iniciativa auspiciada por decenas de legisladores también republicanos, dijo que la demanda es un "absoluto insulto al estado de derecho", así como a Arizona y su población.

Estadounidenses divididos

El anuncio fue hecho el mismo día que una encuesta de USA Today/Gallup indicó que los estadounidenses están divididos sobre si el gobierno debe enfocarse en detener el flujo de inmigrantes indocumentados (50% de los encuestados), o si debe desarrollar un plan para ver qué hacer con los que ya están en el país (45%).

publicidad

El sondeo realizado el mes pasado señala que el 62% de los estadounidenses es más propenso a creer que los indocumentados son una carga para el estado, mientras que el 32% cree que estos inmigrantes cumplen con sus responsabilidades impositivas.

En general, sin embargo, el 64% de los encuestados calificó el tema de la inmigración ilegal como "extremadamente serio" o "muy serio", sólo debajo de asuntos como la deuda federal, el terrorismo, los costos de salud y el desempleo.

Ley que criminaliza

Esta legislación es la primera en Estados Unidos en convertir en delito la presencia de indocumentados y ha sido criticada por defensores de los derechos humanos como una forma de promover el racismo policial.

Además de revivir el debate migratorio a nivel nacional, la ley se enfrenta ya a varias demandas de grupos civiles y activistas defensores de los derechos de los inmigrantes.

Según el diario, la demanda también señala que la legislación de Arizona supone un obstáculo a su trabajo para aplicar leyes migratorias a nivel nacional, porque se espera que la policía local enviará a muchos inmigrantes ilegales a las autoridades federales.

Doctrina de la prevención

La doctrina de la prevención ha sido establecida por el Tribunal Supremo en varias decisiones anteriores y los expertos legales creen que podría convencer a los jueces para declarar la ley inconstitucional.

publicidad

La ley de Arizona, que debería entrar en vigor el próximo 29 de julio, ha promovido también otras iniciativas similares en otros congresos estatales como en el estado de Utah, que preparan proyectos que copian las bases de esta legislación.

La demanda podría ser anunciada formalmente por el secretario de Justicia, Eric Holder y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, quien fue gobernadora de Arizona.

Obama la critica

El presidente Obama abordó el tema de la ley de Arizona la semana pasada en un discurso sobre la necesidad de una reforma migratoria. Mencionó una de las mayores preocupaciones de las autoridades federales: que otros estados se vean alentados a seguir el caso de Arizona en la formulación de sus propias leyes sobre la inmigración.

"Mientras otros estados y comunidades sigan sus propias formas, estamos ante la perspectiva de que se apliquen reglas diferentes en partes diferentes del país", expuso Obama. "(Sería) un remiendo de reglas locales sobre la inmigración, donde todos sabemos que se necesita una clara norma nacional".

La ley penaliza como delito estatal que los inmigrantes con papeles no porten sus documentos migratorios y prohibe que los jornaleros y las personas que solicitan sus servicios bloqueen el tránsito y las calles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad