publicidad

Detenidos durante redada de Postville, Iowa hace 19 meses, siguen presos.

Detenidos durante redada de Postville, Iowa hace 19 meses, siguen presos.

Una veintena de indocumentados arrestados en la redada de Iowa permanecerán retenidos por lo menos otros tres meses.

Detenidos durante redada de Postville, Iowa hace 19 meses, siguen presos...

Juicio cancelado

DENVER - Veinte inmigrantes indocumentados arrestados hace poco más de 19 meses en una redada en Postville, Iowa, y que estaban a punto de ser puestos liberados, permanecerán retenidas por lo menos otros tres meses mientras se desarrolla un juicio contra un ex gerente de un frigorífico acusado de ayudar a trabajadores sin papeles.

Los inmigrantes, entre ellos 11 mujeres, son originarios de Guatemala y México. Todos se hallaban en condiciones de ser deportados, de quedar en libertad o de modificar su situación migratoria en Estados Unidos debido a que la justicia federal decidió cancelar el juicio contra Sholom Rubashkin, ex gerente general del frigorífico Agriprocessors, en Postiville, escenario de una batida de inmigración el 12 de mayo de 2008 y donde fueron arrestados 389 trabajadores.

publicidad

El juicio de Rubashkin estaba previsto para principios de este mes, para que el acusado respondiera 72 cargos por incumplimiento de las leyes de inmigración. Sin embargo, el 19 de noviembre la jueza Linda Reade canceló el proceso debido a que una semana antes Rubashkin se declaró culpable de 86 cargos de fraude empresarial y enfrenta una pena mínima de 48 años de cárcel, por lo que el segundo juicio se consideró innecesario.

Los 86 cargos contra Rubashkin, relacionados con inmigración, fueron anulados.

El 1 de diciembre, 24 inmigrantes que estaban en la lista de testigos pidieron por medio de Sonia Parras-Konrad, la abogada que los representa gratuitamente, que las autoridades acelerasen su proceso de deportación, porque ya no iban a testificar en contra de Rubashkin.

Cambio de planes

Pero uno de los ex gerentes de Agriprocessors, Brent Beebe, de 52 años, pidió por medio de sus abogados que los 20 inmigrantes indocumentados aún detenidos sean llamados como testigos en el juicio en contra de Beebe (que comenzará el 19 de enero de 2010).

Los abogados de Beebe anunciaron en Des Moines, Iowa, que la jueza Reade concedió la moción.

Beebe está acusado de conspirar para ayudar a indocumentados a cambio de ganancias económicas, de conspirar para cometer fraude con documentos de identidad, de ser cómplice en esos fraudes y de participar en robo de identidad agravado.

publicidad

Según la información difundida por ICE, Rubashkin le dio a Beebe $4,500 dólares en billetes de a $100 para que Beebe les diese ese dinero a inmigrantes sin documentos válidos pidiéndoles que "compren" nuevos documentos.

Beebe le habría dado el dinero a uno de los supervisores, quien supuestamente realizó los arreglos para la adquisición de los documentos falsos.

ICE sostiene que Beebe ayudó a los indocumentados a completar nuevos formularios de empleo.

El ex gerente enfrenta hasta 10 años de prisión por cada uno de los cargos en su contra.

¿Debería el gobierno poner en libertad a los inmigrantes indocumentados detenidos en la redada de Iowa del 12 de mayo de 2008? Comente aquí.

Limbo legal

Una iglesia católica del norte de Iowa ayudará durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo a las 11 mujeres latinas –del grupo de 20 privados de libertad- que fueron arrestados durante la redada de Agriprocessors por haber ingresado ilegalmente al país, pero que aún se encuentran en un limbo legal.

Las mujeres fueron arrestadas el 12 de mayo de 2008 cuando más de 500 agentes federales, estatales y municipales allanaron el centro de procesamiento de carnes.

Aunque la mayoría de esos inmigrantes posteriormente fueron deportados, las mujeres permanecieron en custodia federal para servir como testigos en el juicio en contra de Rubashkin, ex gerente general del establecimiento que enfrentaba 72 cargos por incumplimiento de las leyes de inmigración, pero el juicio, programado para este mes fue cancelado.

publicidad

Ayuda necesaria

El Padre Paul Ouderkirk, pastor de la Iglesia Santa Brígida en Postville, explicó que su congregación provee los recursos necesarios, a través de su ministerio hispano, para que las once mujeres puedan pagar la renta de los lugares donde viven y las cuentas de los servicios públicos, así como comprar comida y tener acceso a tratamientos médicos.

La congregación también está ayudando a otras familias afectadas por la redada de Postville, una ciudad de 2,400 habitantes y a algunos menores de edad que se quedaron solos después de la redada.

Ouderkirk aseveró que las mujeres sienten "ansiedad, temor, depresión, tristeza e impotencia" por los 19 meses de detención y por no saber cuándo o cómo finalmente se resolverá su situación.

Desde la redada de mayo del 2008, esta pequeña congregación gasta hasta $80,000 mensuales para ayudar a esas familias, sin que el gobierno federal ni el estatal hayan aportado "un solo centavo" a favor de quienes mantuvieron detenidos para un juicio luego cancelado, expresó el sacerdote.

La redada

El 12 de mayo de 2008 cientos de agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), acompañados por agentes de policía estatal y local llegaron hasta el frigorífico Agriprocessors, en Postville, para ejecutar una batida.

En el operativo interrogaron a unas 600 personas, de los cuales arrestaron a 389, la mayoría originarios de Guatemala y de México.

publicidad

De acuerdo con los datos oficiales, los 389 trabajadores detenidos en la planta quedaron arrestados por no tener documentos que probaran su presencia legal en Estados Unidos.

Los cargos formulados a los indocumentados detenidos, entre otros, fueron el de robo de identidad, uso de documentos falsos para trabajar, no tener permiso para laborar legalmente en Estados Unidos y permanecer indocumentados, aunque la permanencia sin papeles constituye una falta de carácter civil y no criminal.

Miedo a flor de piel

Diana, una familiar afectada por la redada del ICE, reconoció sentir miedo después del 12 de mayo. "Sí, uno tiene miedo", dijo. "Ya sale con mucho temor. Y principalmente si se piensa que una está sola con sus niños y qué va a ser de ellos si me llegan a detener".

"Una de las mayores preocupaciones en esta comunidad son los niños, muchos de ellos nacidos en Estados Unidos y que tienen a sus padres en la cárcel y al borde de ser deportados", explicó el periodista Raúl Benoit, del programa Aquí y Ahora.

"Los afecta en la escuela y los afecta en el comportamiento", explicó Mayra Prado, una psicoterapeuta de Los Ángeles, California, que ha dedicado tiempo para evaluar los casos de separación de familias para las cortes de inmigración. "Los niños no tienen las palabras para poder expresar los sentimiento de miedo, de poder decir tengo miedo a esto".

publicidad

Agregó que el peor miedo que enfrenta un niño cuyos progenitores son impactados por una redada del servicio de inmigración "es el tener que separarse del padre o de la madre".

La Raza lo había dicho

El impacto de las redadas del servicio de inmigración en niños estadounidenses había sido advertido en octubre de 2007 por el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el mayor grupo hispano de Estados Unidos) y The Urban Institute, quienes publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad