publicidad

Debatirían proyectos locales de Dream Act

Debatirían proyectos locales de Dream Act

Diez días después de rechazado por el Senado federal, un legislador recién electo en el estado de Maryland dijo que auspiciará el debate de una iniciativa local de Dream Act.

Legislador demócrata de Maryland anunció planes para 2011

WASHINGTON DC " Diez días después de rechazado por el Senado federal, un legislador recién electo en el estado de Maryland dijo que auspiciará el debate de una iniciativa local de Dream Act.

De ser aprobado, le daría residencia a cientos de estudiantes indocumentados que ingresaron antes de cumplir los 16 años a Estados Unidos y llevan excelentes calificaciones en sus estudios.

El legislador electo, Víctor Ramírez (demócrata del distrito 47), dijo en un comunicado que la iniciativa podría ser debatida en otros estados.

Ramírez indicó que encabezará la iniciativa una vez asuma en 2011 y precisó que continuará en su estado la lucha por los estudiantes indocumentados tras la derrota el 18 de diciembre de una propuesta legislativa nacional en el Congreso.

“Como producto de el Sistema de Universidades de Maryland, yo sé que asegurar el acceso a educación universitaria de calidad a precio razonable para todos los estudiantes es necesario para que nuestro estado siga adelante”, añadió.

No es la primera vez

Ramírez introdujo una legislación en la Cámara de Representantes local en 2007 que fue aprobada; una versión similar pasó la Asamblea General en Maryland en 2003 pero fue vetada por el entonces gobernador republicano Robert Ehrlich, reportó la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex).

publicidad

El Dream Act surgió por primera vez en Washington DC en 2001 y ha sido debatido al menos una docena de veces pero no ha contado con el suficiente apoyo bipartidista.

La segunda semana de diciembre la Cámara de Representantes lo aprobó por un estrecho margen de votos, pero el Senado luego lo rechazó.

La versión recomendaba dar residencia temporal a unos 850 mil estudiantes quienes, una vez graduados de la universidad o ingresados a las Fuerzas Armadas, recibirían la residencia permanente y, cinco años más tarde, podrían optar por la ciudadanía.

Los beneficiarios, a su vez, serían minuciosamente investigados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) durante el proceso de legalización.

Por qué no lo quieren

Los republicanos argumentaron su rechazo indicando que el Dream Act constituía una amnistía disfrazada y exigieron al gobierno del Presidente Barack Obama una mayor seguridad en las fronteras y eliminar la inmigración indocumentada en el país.

Según datos del Pew Hispanic Center, en Estados Unidos viven unos 11.1 millones de indocumentados. De ellos, 2 millones serían estudiantes que calificarían para el Dream Act.

En octubre pasado, el gobernador Arnold Schwarzenegger (California) vetó la Ley de Ensueño SB1301 aduciendo que no sería prudente su autorización debido a “la precaria condición fiscal” que el estado enfrenta.

publicidad

Tras la derrota del Dream Act en el Senado el día 18, la Casa Blanca dijo que no se rendirá y que volverá a empujar el proyecto una vez asuma el nuevo Congreso, la segunda semana de enero.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad