publicidad
Un sacerdote lidera una oración con cristianos iraquíes en una iglesia de Baghdad en 2014.

Cristianos indocumentados lamentan que Trump quiere deportarlos a Irak, donde temen morir

Cristianos indocumentados lamentan que Trump quiere deportarlos a Irak, donde temen morir

Un centenar de iraquíes sin papeles de Michigan fueron detenidos para ser deportados a su país, algo que un líder cristiano comparó con "sentenciarlos a la muerte".

Un sacerdote lidera una oración con cristianos iraquíes en una iglesia d...
Un sacerdote lidera una oración con cristianos iraquíes en una iglesia de Baghdad en 2014.

Unos 100 iraquíes indocumentados han sido detenidos por agentes de inmigración en el estado de Michigan, muchos de ellos cristianos que temen enfrentar persecución religiosa si son deportados a su país.

"Ahora mismo, si un cristiano es enviado a Irak, es lo mismo que sentenciarlo a la muerte", lamentó Martin Manna, presidente de la Chaldean Community Foundation, que representa a los cristianos caldeos en Michigan.

La mayoría de los iraquíes detenidos llevaba años viviendo bajo libertad condicional en Michigan, pues Irak se había negado por años a recibir a cualquier persona que Estados Unidos intentara deportar a su país.

Sin embargo, el gobierno iraquí eliminó esta política en marzo tras un acuerdo con el gobierno de Trump, a cambio de que el presidente eliminara a Irak de la lista de países de mayoría musulmana que son sujetos a su veto migratorio.

Desde entonces los iraquíes han sido blanco del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), que desde mayo pasado ha detenido a al menos 199 iraquíes en todo el país, según dijo la agencia en una declaración.

Al menos ocho iraquíes ya han sido deportados, dice la declaración.

Este jueves, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó una demanda para intentar que el centenar de iraquíes detenidos en Michigan permanezca en Estados Unidos. La querella exige que se suspenda su proceso de deportación y se le dé la oportunidad de probar en corte que, "bajo las condiciones actuales y la probabilidad de que sufran persecución o tortura en Irak", tienen derecho a ser protegidos contra la deportación.

publicidad

La demanda está dirigida a la directora del equipo de deportaciones de ICE en Detroit, Rebecca Adducci, quien aseguró a Univision Noticias que el operativo de detenciones en su área estuvo "manejado específicamente" para arrestar a quienes constituyen un peligro para la seguridad pública.

"La inmensa mayoría de los arrestados en el área metropolitana de Detroit tienen condenas muy serias, o múltiples condenas en varios casos", explicó.

Pero la ACLU dice que muchos de estos iraquíes son cristianos caldeos, quienes son víctimas de una "persecución brutal" en su país y temen hasta ser asesinados por miembros del Estado Islámico.

"Es muy preocupante que ICE haya demostrado su intención de expulsar a cristianos caldeos a Irak, donde su seguridad no puede ser garantizada y donde enfrentan la persecución y la muerte por sus creencias religiosas", aseguró Manna.

Uno de los detenidos es Sam Hamama, el gerente de un supermercado en Michigan, cuyo historial delictivo se remonta a un incidente hace más de 30 años y quien tiene cuatro hijos estadounidenses.

En fotos: Un día en la rutina de arrestos de ICE en la era de Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad