publicidad

Coyotes de indocumentados cambian de estrategia en el sur de Estados Unidos

Coyotes de indocumentados cambian de estrategia en el sur de Estados Unidos

Traficantes de indocumentados establecen "casas de seguridad" en ciudades de Arizona consideradas antes como "de tránsito".

Cada día hay más

TUCSON - Los traficantes de indocumentados han comenzado a establecer "casas de seguridad" para esconder a los inmigrantes en ciudades de Arizona consideradas antes como "de tránsito".

Las casas de seguridad sirven a los contrabandistas o "coyotes" para retener un tiempo indeterminado a los inmigrantes indocumentados hasta que son llevados a su destino final.

La ciudad de Phoenix ha sido calificada por el Gobierno federal como "la capital" de las casas de seguridad en los Estados Unidos, donde se ha registrado un promedio de 160 descubrimientos anuales, de acuerdo con estadísticas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Arizona.

Pero ahora otras ciudades en el sur del estado han comenzado a reportar casos de descubrimientos de casas de seguridad.

La más grande

El Departamento de Policía de Tucson anunció el martes el descubrimiento de una casa de seguridad con 36 inmigrantes indocumentados, 34 hombres y 2 mujeres, todos de origen mexicano.

"Este es el descubrimiento más grande de una casa de seguridad en varios años hecho en Tucson", dijo hoy a Efe Vincent Picard, vocero de ICE en Arizona.

El agente explicó que por lo general la mayoría de las casas de seguridad se reportan en Phoenix, capital del estado, y sus alrededores.

"Ciudad de paso"

Tucson, que se encuentra a menos de una hora de la frontera con México, es considerada una "ciudad de paso" para los traficantes de seres humanos, por lo que el descubrimiento de una casa de seguridad con tantos inmigrantes indocumentados es un caso que llama la atención.

publicidad

"No sabemos si estamos ante una nueva modalidad, tendríamos que esperar y ver si se reportan más casos", dijo el agente.

En años pasados, las autoridades han descubierto casas de seguridad en ciudades fronterizas como Nogales y Rio Rico.

¿Cree que el gobierno de Washington debe hacer más para detener el tráfico de indocumentados en la frontera con México y simultáneamente aprobar una reforma migratoria para legalizar a los que ya están en Estados Unidos? Comente aquí.

Llamada anónima

El rescate de los indocumentados mexicanos el martes en Tucson se inició después que la policía de la ciudad recibiera por la tarde una llamada de emergencia proveniente de un teléfono celular de una de las víctimas.

"Esta persona nos dijo que un grupo grande de personas se encontraba en contra de su voluntad en una casa de seguridad en el suroeste de la ciudad de Tucson", dijo a Efe, Chuck Rydzack, vocero con la policía de Tucson (TPD).

Algunos de los inmigrantes dijeron a la policía que estuvieron encerrados en la casa hasta 15 días.

Cobro de rescate

Los traficantes estaban solicitando a los familiares un pago de $3,300 por la liberación de cada uno de los inmigrantes indocumentados.

Dentro de la vivienda se encontró un rifle AK-47 y por lo menos cinco personas fueron arrestados como sospechosas de tráfico humano.

Los inmigrantes indocumentados fueron entregados a la Patrulla Fronteriza y al ICE para su deportación.

publicidad

Negocio rentable

Detectives de la multiagencia IMPACT, encargada de investigar delitos relacionados con el tráfico humano, han indicado que esas organizaciones operan de forma sofisticada y coordinan cada movimiento, desde que los inmigrantes indocumentados son contactados en México, cruzan la frontera y son transportados hasta las casas de seguridad.

Una vez que los indocumentados se encuentran en las casas de seguridad son despojados de sus pertenencias, algunas veces de sus ropas y zapatos para evitar que escapen.

Así, los inmigrantes quedan a merced de los "coyotes", quienes frecuentemente incrementan las tarifas antes acordadas para su liberación.

Varios han sido los casos en los que las autoridades han logrado descubrir una casa de seguridad gracias a que un familiar los llama para denunciar el secuestro de un ser querido, ante el temor que los coyotes cumplan sus amenazas de matarlos.

"Las casas de seguridad son un crimen de oportunidad", finalizó Picard.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad