publicidad
Las Cortes de Inmigración de Estados Unidos tienen escasez de jueces para resolver miles de casos que cada año se presentan.

Corte concedió la razón a inmigrante guatemalteca

Corte concedió la razón a inmigrante guatemalteca

La Corte Suprema del estado de Missouri consideró que el estado infringió sus propias leyes al privar de la patria potestad a una mujer de origen guatemalteco, detenida en una redada migratoria en 2007.

Las Cortes de Inmigración de Estados Unidos tienen escasez de jueces par...
Las Cortes de Inmigración de Estados Unidos tienen escasez de jueces para resolver miles de casos que cada año se presentan.

Dictó que el estado infringió leyes al quitarle a su hijo

JEFFERSON CITY, Missouri - La Corte Suprema del estado de Missouri consideró el martes que el estado infringió sus propias leyes al privar de la patria potestad a una mujer de origen guatemalteco, detenida en una redada migratoria en 2007, y al entregar a su hijo en adopción a una pareja estadounidense.

Pero la decisión no hará automáticamente que el menor, de 4 años, regrese con Encarnación Bail Romero. En vez de ello, reportó The Associated Press, la corte instruyó que sean completados los informes obligatorios sobre Romero, los padres adoptivos y el niño, y ordenó un nuevo juicio sobre la patria potestad.

La jueza Patricia Breckenridge, quien redactó los fundamentos de la decisión tomada por la corte de siete integrantes, dijo que era necesaria otra audiencia porque la evidencia del caso sugería abandono.

publicidad

Caso poco claro

En una nota a pie de página, Breckenridge expresó preocupación sobre la manera en que el caso se desarrolló, y otros tres jueces indicaron que ellos habrían revocado la adopción.

"Cada miembro de esta corte conviene en que este caso es una parodia por sus atroces errores de procedimiento, su prolongada duración y su impacto en la madre, los padres adoptivos y, mucho más importante, el niño", expuso Breckenridge.

Romero perdió la custodia del infante y fue sentenciada a dos años en una prisión federal al declararse culpable de suplantación agravada de identidad, luego de la redada en una planta avícola.

La inmigrante ha buscado recuperar la patria potestad de su hijo, Carlos, desde el año pasado, cuando salió de la prisión.

El destino de Carlos

El hijo de Romero, Carlos, ha vivido con una pareja de Missouri desde que tenía aproximadamente 1 año. El pequeño nació en Estados Unidos y es ciudadano estadounidense. Romero no fue deportada en cuanto purgó su sentencia para que pudiera impugnar la adopción, según sus abogados.

El abogado Joe Hensley, que representó a Seth y Melinda Moser en la adopción, confió en que la Suprema Corte ratifique la adopción. Agregó que el niño seguirá con la pareja hasta que haya otro procedimiento sobre la adopción.

publicidad

El Consulado de Guatemala, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos enviaron argumentaciones a la Corte Suprema estatal.

El abogado John de León, que representa a la cancillería de Guatemala, encomió la decisión de la corte, pero dijo que su despacho esperaba que no hubiera necesidad de otros trámites judiciales.

"La corte ha reconocido que los inmigrantes tienen derechos, los mismos que cualquier otra persona, para criar a sus hijos", expresó.

Batalla legal

En octubre del año pasado The Associated Press reportó que los abogados de la pareja estadounidense que adopto a Carlos aseguran que la Corte puso fin a los derechos familiares de Romero en 2008, tras descubrir que ella no había intentado mantener el contacto con él o encargarse de la manutención del pequeño desde que estaba en la cárcel.

Sin embargo, los abogados de Romero explicaron que el proceso de adopción fue erróneo y que Romero no obtuvo suficiente representación legal antes de perder la custodia de su hijo, quien nació en Estados Unidos.

A su vez, el periódico guatemalteco Prensa Libre reportó que cuando Romero fue arrestada, su hijo era cuidado por una hermana; luego esa pariente buscó ayuda con los Moser, de acuerdo con el registro de la corte de apelaciones.

La pareja cuidó al bebé durante una semana y lo devolvieron a su tía, pero luego se enteró que los Moser querían adoptar.

publicidad

Luego de 10 días de un período de visitas, el niño se fue a vivir con los estadounidenses en octubre de 2007.

Reabren caso

La Corte Suprema estatal de Missouri accedió en octubre a tomar el caso después de que una corte de apelaciones revocara la decisión de otorgar la custodia a los padres adoptivos.

El dictamen de la Corte de apelaciones consideró que los estadounidenses tenían recursos holgados y el tiempo suficiente para darle al niño alta calidad de vida, indicó Prensa Libre.

Romero dijo entonces a periodistas, a través de un traductor, que está contenta de que la corte aceptara el caso. Dijo estar agradecida de que su hijo esté sano, pero añadió que está triste porque no está con él.

"Mi hijo debería estar conmigo. Es mi hijo. Y quiero estar con mi hijo", indicó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad