publicidad
El 2 de enero California comienza a extender licencias de manejar a inmigrantes indocumentados.

California ultima preparativos para dar licencias de manejar a indocumentados

California ultima preparativos para dar licencias de manejar a indocumentados

El DMV abrirá la ventanilla el 2 de enero de 2015. Al menos 1.4 millones de indocumentados califican.

El 2 de enero California comienza a extender licencias de manejar a inmi...
El 2 de enero California comienza a extender licencias de manejar a inmigrantes indocumentados.

El Estado de California comenzará el 2 de enero de 2015 a otorgar licencias de manejar a inmigrantes indocumentados, un sueño que para miles de extranjeros sin estatus de permanencia legal en Estados Unidos se había convertido, durante dos décadas, en un sueño inalcanzable.

La licencia, contemplada en la ley SB60, fue promulgada por el gobernador Jerry Brown en octubre de 2013, y ha debido esperar 14 meses para que el Departamento de Vehículos y Motores (DMV) de California la ponga en funcionamiento.

La SB60 autoriza al estado otorgar una licencia de manejar a cualquier residente del Estado de California, sin importar si tiene o no estatus legal de permanencia en Estados Unidos.

El diario The New York Times dijo que miles de indocumentados están listos para acudir, a partir de la primera semana de enero, a las oficinas del DMV para gestionar l0s permisos.

publicidad

Al menos 1.4 millones de indocumentados califican en los próximos tres años.

Inmigrantes sin papeles residentes en California que manejan sin permiso han dicho que a diario viajan con miedo en las carreteras conduciendo vehículos sin una licencia.

El 2 de enero California se convertirá en el estado más poblado de los 10 que otorgan licencias a los indocumentados.

El tema de los carné de conducir para indocumentados se ha convertido en una de las mayores polémicas en Estados Unidos, junto con la reforma migratoria que se estancó en junio del año pasado en la Cámara de Representantes luego que el Senado aprobara un plan bipartidista que legalizaba a la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

En respuesta a la inacción del Congreso, el pasado 20 de noviembre el presidente Barack Obama anunció una acción ejecutiva que protege temporalmente de la deportación a entre 4.5 y 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos o de residentes permanentes que están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

También amplió la cobertura de la Acción Diferida de los dreamers del 15 de junio de 2007 al 1 de enero de 2010, y liberó el límite de edad.

Los beneficiarios de la medida podrán gestionar un permiso de trabajo por tres años, tramitar una tarjeta del Seguro Social y solicitar una licencia de manejar, siempre y cuando los estados no lo prohíban.

publicidad

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes han advertido que una de las preocupaciones es el examen que deberán tomar los indocumentados para poder conseguir la licencia, prueba que requiere la memorización de leyes y reglamentos de tránsito del estado de California.

Para prepararse, cientos de conductores están acudiendo a talleres de educación vial organizados por grupos de ayuda sin fines de lucro.

Cerca de un 40 por ciento de los inmigrantes sin papeles en El Valle Central de California son trabajadores agrícolas. El idioma inglés es una de las barreras para pasar el examen exigido por el DMV para otorgar una licencia.

Otra posibilidad de prepararse para el examen es acudir a profesionales, pero los costos de entrenamiento no están al alcance de los trabajadores del campo.

Las licencias para indocumentados fueron prohibidas en California en 1993, cuando el entonces gobernador, el republicano Pete Wilson, promulgó una ley que exige como requisito un número de Seguro Social.

La tarjeta con el número o tarjeta del Seguro Social sólo puede ser gestionada por un inmigrante legal en Estados Unidos; los indocumentados no pueden recibir este documento federal. Pero a partir de la primavera de 2015 unos 5 millones de sin papeles que califiquen para la acción ejecutiva podrán tramitar la tarjeta.

El DMV ha dicho que con la puesta en vigor de la ley SB 60 “mejorará la seguridad pública de todos los californianos al asegurarse que las personas indocumentadas aprueben un examen escrito y de manejo, y obtengan una prueba de seguro de auto y una licencia antes de conducir sus vehículos en California”.

publicidad

Entre los documentos que probarán la identidad de un indocumentado en California para obtener una licencia de conducir se cuentan la Matrícula Consular y el pasaporte vigente.

La SB 60 "abrió una ventana de oportunidad injustamente cerrada para millones de californianos en 1993", dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). "La legislatura estatal y el gobernador reconocen que la licencia de conducir hace que nuestras carreteras sean más seguras y ofrece una herramienta práctica cualquier californiano, independientemente de su estatus migratorio", agregó.

La activista dijo además que si bien la SB60 no es perfecta, permitirá que a “millones de conductores en California” no se les incauten sus vehículos y no enfrenten severas penas y cuantiosos costos judiciales por no contar con este documento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad