publicidad
Base militar Lackland, un refugio para niños migrantes

Base militar de Oklahoma, listos para recibir hasta 1,200 menores inmigrantes

Base militar de Oklahoma, listos para recibir hasta 1,200 menores inmigrantes

La llegada de menores indocumentados a esta base militar proseguirá a lo largo de los próximos 120 días.

Base militar Lackland, un  refugio para niños migrantes
Base militar Lackland, un refugio para niños migrantes

La base militar Fort Sill, en Oklahoma, recibiría a partir de este fin de semana a por lo menos 1,200 menores indocumentados a lo largo de los próximos días, en su mayoría centroamericanos sin acompañantes que fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza.

publicidad

Según informó el medio local The Oklahoman, la llegada de menores indocumentados a esta base militar, emplazada en la localidad de Lawton, proseguirá a lo largo de los próximos 120 días, aunque el alcalde de la localidad, Fred Fitch, dejó entrever que el arribo de niños podría convertirse en una "misión contínua".

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.

"No veo un final a esto en 120 días, creo que se mantendrá expandiendo", manifestó Fitch a The Oklahoman.

El medio local señaló que oficiales de la base militar confirmaron que un primer autobús con decenas de menores en su interior, en su mayoría adolescentes, ingresó a las instalaciones de Fort Sill a primeras horas del viernes.

Decenas de niños arriban diario a centro de detención en Nogales, Arizona /Univision

El anuncio de que la base militar de Lawton, según el censo de 2010 con un 12.6 % de población hispana, albergará entre 600 y 1,200 niños indocumentados detenidos tras cruzar la frontera del país ha merecido diversas reacciones entre los políticos locales.

La gobernadora de Oklahoma, la republicana Mary Fallin, mostró su desacuerdo con la idea de que una base del ejército sea usada para necesidades "extra militares", según recogió la estación de televisión local News Channel 4.

De acuerdo a portavoces del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) federal, se espera que este sábado 135 niños que fueron detenidos cuando entraban de manera ilegal en el país sean derivados a Fort Sill, en donde serán albergados de manera temporal hasta que las autoridades migratorias decidan su futuro.

publicidad

Se espera la progresiva llegada a Lawton de más de 300 trabajadores de agencias federales para atender las necesidades de estos menores, caso por caso, según señalaron las autoridades.

Una niña se vuelve activista a favor de los indocumentados /Univision

La base militar de Fort Sill es una de las tres instalaciones habilitadas para acoger la avalancha de menores indocumentados, en su mayoría centroamericanos, que en los últimos meses han cruzado la frontera y han sobrepasado la capacidad de los centros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos.

La llegada de más de 47,000 niños sin acompañantes en los últimos siete meses, huyendo de la violencia y pobreza de países centroamericanos, ha propiciado una "crisis humanitaria" para el Gobierno estadounidense que ha desplegado esfuerzos extras para resolver la situación.

El Gobierno insistió esta semana en el peligro que representa para los niños la inmigración ilegal y subrayó que los menores no podrán acogerse a la reforma migratoria que debate el Congreso de EEUU ni a la moratoria a las deportaciones de jóvenes indocumentados que llegaron antes de 2007.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad