publicidad

Barack Obama deportó a más indocumentados en 2009 que George W. Bush en 2008

Barack Obama deportó a más indocumentados en 2009 que George W. Bush en 2008

Un informe del DHS reveló que en el año fiscal 2009 Estados Unidos deportó más inmigrantes que el año anterior.

Casi el 50% más

Casi catorce meses después de asumir como el 44 presidente de Estados Unidos y haber prometido que durante 2009 aprobaría una reforma migratoria, el futuro de millones de indocumentados bajo la administración de Barack Obama se ensombrece tras conocerse que en el año fiscal 2009 (los primeros nueve meses del primer año de su mandato) han sido deportados más extranjeros sin papeles de los que expulsó Bush en un período similar.

En el curso del año fiscal 2009 fueron removidos o expulsados 387,790 extranjeros frente a los 264,503 de 2008, se lee en un reporte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Según datos publicados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), bajo cuyo mando funciona el servicio de inmigración y la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (ICE), el incremento de deportaciones es del 46%, cifra que para algunos grupos y organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes resulta desconcertante.

Los datos ensombrecieron una reunión que este lunes sostiene Obama con los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), quienes redactan un proyecto de reforma que podría ser presentado en el curso de las próximas semanas al Senado para ser debatido.

De no hacerlo, el clima antiinmigrante desatado tras el fracaso de 2006, cuando el entonces liderazgo republicano del Congreso canceló el Comité de Conferencia que armonizaba dos planes, uno restrictivo aprobado el 15 de diciembre de 2005 -que criminalizaba la estadía sin papeles- y el otro el 25 de marzo de 2006, que incluía una vía de legalización amplia para millones de indocumentados.

publicidad

Los republicanos dijeron que el plan amplio no era congruente con la política de seguridad del gobierno federal adoptada tras los ataques terroristas de 2001.

Ola antiinmigrante

La decisión desató una fuerte escalada antiinmigrante en la mayoría de estados. Al menos 1,500 propuestas de ley para castigar la inmigración indocumentada y arrestar a los sin papeles para luego expulsarlos fueron presentadas en al menos 35 estados, según datos de la conferencia de municipalidades de Estados Unidos. Poco más de 140 fueron aprobadas y muchas de ellas resultaron detenidas por jueces federales, quienes dictaminaron que las medidas no estaban apegadas a la Constitución estadounidense porque el tema migratorio le corresponde exclusivamente al gobierno federal.

Obama y los demócratas aprovecharon el impacto causado por la de la política migratoria de Bush (2001-2009) y ofrecieron revertir el panorama, con una oferta de debate para el primer año de administración, que inició el 20 de enero de 2009. Pero demoras en el tratamiento de otros temas de interés nacional, tales como la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y el debate de la reforma de salud -que comenzó el 5 de marzo del año pasado- postergaron el tema migratorio a un plano de menor importancia que en la campaña de 2008.

El diario español El Mundo publicó en su portal de Internet este lunes que el incremento en el numero de deportados comparado con el gobierno de Bush puede afectar los resultados de las elecciones de noviembre de este año, cuando los electores estadounidenses acudan a las urnas a renovar el Congreso.

publicidad

"¿Se cree Obama que tiene garantizado el voto latino? Si es así, el presidente de Estados Unidos podría llevarse una sorpresa muy desagradable en 2012", agregó el periódico.

¿Qué opina de la política migratoria del Presidente Barack Obama? Comente aquí.

Peor que en 2008

La dureza en la política migratoria de Obama fue tildada por el periódico español como mucho más dura con respecto a los inmigrantes que su predecesor.

De acuerdo con el informe del DHS, el número de indocumentados regresados a sus países se incrementó en 46% en el primer año de Obama.

En el curso del año fiscal 2009 fueron expulsados 387,790 extranjeros frente a los 264,503 de 2008, se lee en el reporte.

Agrega el informe que las autoridades federales excedieron en 40 mil el número de personas expulsadas y que en el curso del ao fiscal 2010 –que arrancó el 1 de octubre de 2009-, las cifras seguirán aumentando.

Cunde el enojo

Organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes expresaron la semana pasada malestar a congresistas por las cifras del DHS.

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la principal organización hispana de Estados Unidos, colgó en Internet un video en el que cuestiona severamente la falta del cumplimiento de la promesa de Obama de una reforma migratoria en el primer año de su mandato.

"A veces estamos tan ocupados que nos olvidamos de las promesas que hicimos", arranca la cinta.

publicidad

La marcha del 21

Mientras, en Washington y las principales ciudades con alta concentración de hispanos continúan adelante con la organización de una marcha el 21 de marzo en en Washington DC, para presionar al Congreso y a la Casa Blanca a que den luz verde al debate migratorio.

El movimiento revivirá las marchas de la primavera de 2006 cuando cientos de miles de inmigrantes salieron a las calles en Los Angeles, Phoenix, Chicago y Nueva York, entre otras ciudades, en apoyo a una vía de legalización para millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Las marchas por la reforma migratoria evocan el movimiento por los derechos civiles que en la década de los sesenta encabezó el reverendo Martin Luther King.

El voto hispano

Obama gabó la presidencia en noviembre de 2008 gracias al voto hispano, que por primera vez se acercó a los 10 millones. El 67 por ciento le otorgó su respaldo, frente al 33 por ciento que opto por el senador de Arizona, John McCain, candidato del Partido Republicano.

De ho aprobarse la reforma migratoria, los votantes hispanos podrían retirar el apoyo a los demócratas infringiendo a Obama y su partido un duro revés electoral con la pérdida del control en ambas cámaras del Congreso.

La Casa Blanca dijo en la tarde de lunes a Univision.com que el Presidente efectivamente se reunirá con los senadores Schumer y Graham "para hablar sobre los esfuerzos (...) por producir un proyecto de ley bipartidista".

publicidad

"El compromiso del Presidente con arreglar el sistema quebrado de inmigración se mantiene firme", apuntó Luis Miranda, vocero hispano de la Casa Blanca.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad