publicidad
El arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput.

Arzobispo de Filadelfia fustiga la política migratoria de Donald Trump

Arzobispo de Filadelfia fustiga la política migratoria de Donald Trump

Es la primera vez que un alto jerarca de la Iglesia Católica se pronuncia ante el discurso antiinmigrante de algunos candidatos.

El arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput.
El arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput.

Un alto jerarca de la Iglesia Católica de Estados Unidos criticó al aspirante por la nominación presidencial de Partido Republicano, Donald Trump, quien propone cambiar la enmienda constitucional que concede la ciudadanía automática a niños de padres indocumentados. Y también la política de deportaciones del presidente Barack Obama.

La idea "refleja nuestros peores miedos y resentimientos", dijo Charles Chaput, Arzobispo de Filadelfia, durante un foro religioso en el marco de los preparativos para la visita del Papa Francisco.

"Algunos en la vida pública, principalmente Donald Trump, pero no el único, han solicitado poner fin al derecho por nacimiento a la ciudadanía", dijo Chaput. "Esta es una terrible idea".

publicidad

How crazy - 7.5% of all births in U.S. are to illegal immigrants, over 300,000 babies per year. This must stop. Unaffordable and not right! " Donald J. Trump (@realDonaldTrump) agosto 21, 2015

El religioso se mostró esperanzado de que la inmigración sea una parte clave de las discusiones durante la Reunión Mundial de Familias de Filadelfia, patrocinada por el Vaticano, y la aparición del Papa durante la semana de clausura del evento.

La tercera semana de agosto Trump cio a conocer un plan migratorio de seis puntos en el que pide poner fin a la ciudadanía por nacimiento garantizada por la Enmienda 14 de la Constitución. El magnate asegura que esto sigue siendo el mayor imán para la inmigración ilegal.

Leer: Radiografía del plan migratorio de Donald Trump  

El discurso de Trump ha motivado que otros aspirantes a la nominación presidencial republicana endurezcan sus posturas sobre el tema. El fin de semana el gobernador Chris Christie, de Nueva Jersey, propuso rastrear a los indocumentados de la misma manera en como lo hace la compañía de encomiendas FedEx con sus paquetes.

Leer: Activistas y organizaciones lamentan las declaraciones de Christie 

Francisco ha censurado lo que denomina condiciones "inhumanas" que enfrentan los inmigrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos, y ha alentado a las comunidades fronterizas a no juzgar a la gente por estereotipos, sino dar la bienvenida a los migrantes y trabajar para poner fin a la discriminación.

publicidad

Sin mencionar inicialmente a Trump, el arzobispo Chaput comenzó declarando que "al menos uno de nuestros candidatos presidenciales transformó de la peor manera el debate migratorio nacional con una gran cantidad de conceptos beligerantes".

Además de proponer el cambio de la Enmienda 14, Trump también dijo que de llegar a la Casa Blanca deportará a los 11.3 millones de indocumentados que viven en el país, y que después podrían regresar algunos que reúnan requisitos que establezca el gobierno.

Durante el lanzamiento de su campaña, en junio, el magnate dijo que México manda a Estados Unidos a su gente, “pero no manda lo mejor. Está enviando a gente con un montón de problemas. Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que hay algunos buenos”, indicó.

También dijo que construiría “ un gran muro” en la frontera sur “y haré que México lo pague”.

Los hijos de inmigrantes con o sin papeles nacidos en territorio estadounidense son considerados ciudadanos americanos desde la adopción de la Enmienda 14 en 1868, aprobada para garantizar la ciudadanía a los hijos de los antiguos esclavos.

Modificarla no es tarea fácil, advierten expertos. Requeriría de la aprobación de dos terceras partes de ambas cámaras en el Congreso además del consentimiento de al menos 38 de los 50 estados.

publicidad

Activistas y analistas también advierten que el tema de la ciudadanía de los hijos de los indocumentados ha sido utilizado en épocas electorales para “distraer” a los votantes.

Chaput, cuya arquidiócesis cuenta con cerca de 1,4 millones de fieles, pidió al Congreso que le otorgue a aquellos que viven en Estados Unidos bajo un estatus migratorio irregular "una oportunidad accesible y honesta de obtener la ciudadanía".

También dijo que el país debe frenar la detención de jóvenes madres con hijos que escapan a la violencia en Centroamérica. "Esas familias no representan amenaza para nadie", dijo. "Detenerlas es inhumano".

La iglesia católica estadounidense apoya una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía para los indocumentados como el plan que aprobó el Senado el 27 de junio de 2013 y que fue frenado por el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes.

En esa ocasión, el Arzobispo de Los Angeles, California, monseñor José Gómez, dijo que “la situación de nuestro sistema actual causa mucho sufrimiento entre inmigrantes y sus familias y eso debe terminar”.

“La propuesta del Senado permitiría a inmigrantes y sus familias salir de las sombras y las protegería de la separación” que causa la política de deportaciones vigente, agregó.

Chaput también dijo que  las llamadas de Trump para derogar la Enmienda 14 de la Constitución, "reflejan nuestros peores temores y resentimientos. Y mina uno de los pilares de la fundación del país y nuestra identidad nacional".

publicidad

También criticó, en parte, al gobierno demócrata, señalando que los índices de deportación alcanzaron cifras históricas bajo el mandato del presidente Barack Obama. "Esto afecta de gran manera a las familias de inmigrantes, especialmente a aquellas que tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses", comentó.

Durante la primera Administraciòn de Obama (2009-2012) el Departamento de Segridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) batió cuatro récords sucesivos de deportaciones con un promedio anual de 400,000.

En marzo de 2012 la cifra sobrepasó los 2 millones y activistas que luchan por los derechos de los inmigrantes, entre ellos Janet Murgía, presidenta del Concilio Nacional de La Raza (NCLR, por su sigla en inglés), la principal organizaciòn hispana de Estados Unidos, llamó al mandatario "deportador en jefe".

Las deportaciones disminuyeron en los últimos años. El 20 de noviembre de 2014 el DHS dio a conocer un memorando interno del Secretario Jeh Johnson, que establece prioridades de deportación y donde se incluyen cuatro categorías basadas en extranjeros que han cometido crímenes o delitos graves.

Al 15 de junio de 2015, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) dijo a Univision Noticias que  el número de deportados era de 165,283.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad