publicidad
Posada por los inmigrantes Chicago

Arquidiócesis de Chicago pide justicia para los indocumentados con una posada

Arquidiócesis de Chicago pide justicia para los indocumentados con una posada

Decenas de personas realizaron una posada y peregrinación simbólica por varios edificios federales en Chicago pidiendo por los inmigrantes indocumentados.

Decenas de personas desafiaron el intenso frío para realizar una posada y peregrinación simbólica por varios edificios federales de Chicago en reclamo de "esperanza, justicia y dignidad humana" para los inmigrantes indocumentados.

Los peregrinos acompañaron a dos jóvenes estudiantes que personificaron a María y José en una concentración a primera hora de la mañana de este viernes en la entrada de las oficinas de Inmigración en el centro de la ciudad para realizar cánticos y oraciones.

"Mucha gente nos pregunta por qué lo hacemos tan temprano y los viernes, y ello se debe a que es la hora y el día en que se hacen las deportaciones desde Chicago", declaró Elena Segura, directora de la Pastoral Migratoria de la archidiócesis de Chicago, organizadora de esta iniciativa a la agencia EFE.

Esta fue la décima peregrinación anual organizada por la pastoral, y, según Segura, "las puertas que tocan los josés y las marías siguen cerradas", sin lograr la posada legislativa buscada, que sería una reforma migratoria.

Del edificio de Inmigración los peregrinos se dirigieron hasta el Centro Metropolitano de Detención, donde generalmente se alojan los procesados de las cortes federales, y luego continuaron en la Plaza Federal, donde hay varios edificios del Gobierno.

Allí el obispo auxiliar John R. Manz reclamó una reforma migratoria que responda "de manera efectiva y permanente" a las necesidades de las familias y la economía.

El recorrido, de una milla de extensión, continuó hasta la iglesia San Pedro, donde culminó con una misa.

Las posadas son fiestas populares que en México se celebran durante los nueve días antes de la Navidad, para recordar el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén en busca de un lugar para alojarse y esperar el nacimiento de Jesús.

publicidad

Entre los participantes en Chicago había alumnos de escuelas católicas, sacerdotes, seminaristas y monjas católicas que habitualmente colaboran con la atención pastoral en los centros de detención de indocumentados y apoyo a las familias separadas por las deportaciones.

Stephanie A. García dijo a la agencia que "todos conocemos a una familia inmigrante, y lo que han sufrido para llegar a este país".

Por su parte, José Torres declaró que además de pedir por la reforma migratoria y el fin de las reclusiones de familias en centros de Inmigración, las oraciones también comprendieron este año a los refugiados de Siria y un pedido por el fin de la guerra en ese país.

"Queremos que los refugiados tengan un hogar donde puedan vivir en paz", dijo Torres.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad