publicidad

Anuncian nuevo reglamento para combatir los abusos sexuales en las cárceles de inmigrantes

Anuncian nuevo reglamento para combatir los abusos sexuales en las cárceles de inmigrantes

Un nuevo reglamento busca proteger a los inmigrantes vulnerables en los centros de detención de ICE.

Entre las medidas destacan monitoreo en celdas de aislamiento con personas vulnerables, sobre todo gays o transexuales.

Un nuevo reglamento publicado el jueves busca proteger a inmigrantes vulnerables en las cárceles de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de abusos sexuales.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que el nuevo reglamento también incluye a las cárceles manejadas por empresas privadas subcontratadas por ICE, que manejan más del 50% de los internos.

Pero los cambios no serán efectivos de inmediato. Las cárceles privadas de inmigrantes tendrán 18 meses para implementar las nuevas medidas, dijo el diario La Opinión de Los Angeles.

Las disposiciones también abarca los centros de detención supervisados por ICE y los temporales de la Patrulla Fronteriza y el CBP.

El DHS dijo que las medidas de protección ya fueron puestas en vigor en cárceles regulares. Agrega que las regulaciones se están adaptando a las condiciones especiales de los detenidos migratorios, incluyendo menores de edad y familias.

Monitoreo permanente

Entre las nuevas disposiciones destacan evaluar y monitorear el uso de las celdas de aislamiento con personas “vulnerables” a sufrir abuso sexual, una práctica que ha sido denunciada en más de una ocasión, sobre todo para detenidos gay o transexuales, dijo el diario.

También se ordenó limitar a 72 horas el aislamiento y repórtalo a instancias superiores. Esta medida permitirá revisar si su continuación es necesaria o si debe colocarse al detenido en un contexto menos restrictivo para protegerlo del abuso de otras maneras.

publicidad

El DHS también dijo que se ofrece información oral en su idioma a los detenidos que no hablen inglés sobre sus derechos de reportar incidentes, y que completen en un máximo de 30 días cualquier denuncia de acoso o abuso sexual.

Los datos o denuncias sobre casos de abuso se mantendrán en un lugar seguro, aseguró la agencia, y dijo que se harán revisiones de antecedentes antes de contratar a guardias o personal en los centros y se tomará en cuenta acusaciones de abuso a la hora de realizar promociones, entre muchas otras medidas.

Contratación de supervisores

Las nuevas reglas señalan que cada centro carcelario de ICE y de la Patrulla Fronteriza debe contratar a un supervisor de alto nivel para manejar la implementación de las nuevas reglas.

La Opinión dijo que ICE maneja o supervisa 158 centros o espacios de detención de inmigración, de los cuales 64 están en cárceles locales, por lo que están cubiertos por reglamentos separados.

Más de la mitad de los detenidos están en centros de compañías privadas bajo contrato de ICE o DHS, y los reglamentos indican que a pesar de solicitudes comunitarias de renegociar de inmediato los contratos con estas compañías, la agencia tendrá que “hacer lo posible para que se adopten en un máximo de 18 meses”.

Por un mandato del Congreso ICE mantiene diariamente 34 mil indocumentados en centros de detención en proceso de ser deportados de Estados Unidos.

publicidad

Los nuevos reglamentos recomiendan el uso de tecnología de avanzada incluyendo video y de visitas no anunciadas, a los diferentes centros carcelarios para monitorear y prevenir incidentes de acoso y abuso sexual.

Aplauden las medidas

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) comento que “aunque la medida fue anunciada tardíamente, es un desarrollo que ayudará a garantizar la seguridad y la dignidad de los detenidos” en los centros carcelarios del servicio de inmigración.

El grupo de derechos civiles también resaltó el hecho que las medidas afectarán a los centros de reclusión privados.

ACLU indicó que finalmente se llegó a un acuerdo en la trágica historia de abusos sexuales cometidos en los centros de detención de inmigrantes y alentó al gobierno a que “estas normas contribuirán en gran medida a resolver este problema", dijo Amy Fettig, un asesor principal de la unión de derechos civiles.

Fettig señaló que las normas exigen que todas las instalaciones del DHS y todas las instalaciones bajo contrato que tienen inmigrantes detenidos, cumplan con las nuevas reglas.

La ACLU dijo además que las regulaciones anunciadas por el DHS “establecen una política de tolerancia cero para cualquier tipo de abuso sexual de inmigrantes detenidos” y que exige que el personal que trabaja en los centros reciba la formación debida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad