publicidad
Niños migrantes en un centro de detención en el sur de Texas.

ACLU preocupada por la situación de niños migrantes en centro de detención de Texas

ACLU preocupada por la situación de niños migrantes en centro de detención de Texas

La principal organización de derechos civiles denuncia fallos en el debido proceso de niños indocumentados.

Niños migrantes en un centro de detención en el sur de Texas.
Niños migrantes en un centro de detención en el sur de Texas.

La principal organización de derechos civiles de Estados Unidos dio estar preocupada el viernes por la situación de niños y madres indocumentadas que permanecen en un centro de detención en Texas.

publicidad

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) denunció que la pérdida de peso, depresión, separación de sus padres y la falta de acceso a representación legal son algunas de las principales quejas de migrantes en el Centro Residencial del condado Karnes.

El centro originalmente albergaba a hombres, pero en agosto adaptado para recibir familias, principalmente niños y sus madres provenientes de países centroamericanos que han llegado al país en las últimas semanas.

La crisis de menores en la frontera estalló el 2 de junio cuando el presidente Barack Obama reconoció que en lo que iba del año fiscal 2014 la Patrulla Fronteriza había arrestado a unos 46 mil niños migrantes solos, la mayoría originarios de Centroamérica.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que a finales de agosto la cifra superaba los 66 mil. De ellos, la mayoría fueron liberados y entregados a familiares en Estados Unidos pero las autoridades advierten que se encuentran en procedo de deportación.

Un pequeño porcentaje se encuentra en centros de detención.

Preocupante, la agilización de audiencias para los 'niños de la frontera' Univision

Adriana Piñón, abogada con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Texas, dijo durante una conferencia de prensa vía telefónica que las madres se quejan de la pérdida de peso paulatina de sus hijos.

Piñón formó parte de un grupo de activistas que recorrieron el pasado martes este centro que se encuentra a 50 millas de San Antonio, reportó la agencia española de noticias, Efe. El lugar alberga aproximadamente a 530 indocumentados y de ellos 302 son menores de edad.

"Las quejas son muy similares, madres que son separadas de sus hijos adolescentes a pesar de que en sus celdas hay espacio para ellos", dijo Piñón.

ACLU aclaró que la pérdida de peso de los menores migrantes detenidos no se debe a la falta de alimentación, sino a que algunos de estos alimentos no son aceptados por los menores, ya que no los conocen o no les gusta su sabor.

publicidad

El grupo Human Rights First dijo que otra queja común es la falta de acceso a un abogado que pueda representar a estas mujeres y niños en las audiencias con un juez de inmigración.

La abogada Adriana Guttin explicó que las mujeres se quejaron que los agentes de inmigración que las han entrevistado no las dejan terminar sus relatos, y les dicen que deben de contestar solo con un sí o no a las preguntas.

¿Cómo defenderse ante posible fraude contra los niños de la frontera? Univision

Guttin denunció que las fianzas para que puedan salir en libertad son de varios miles de dólares aunque tengan familiares en Estados Unidos, y agregó que hasta el momento solo cuatro personas han salido del centro desde agosto, una de ellas una niña que padece de un tumor en la cabeza.

En julio, un mes después que la Administración Obama reconociera la existencia de una crisis humanitaria en la frontera, la división de ACLU en California, junto a otras organizaciones, presentó una demanda por no ofrecer ayuda legal gratuita, al tiempo que la ONU expresó "su alta preocupación" por la situación de miles de niños indocumentados que llevaron a la frontera sur del país.

La ONU urgió por una atención integral al problema por parte de los países involucrados y dijo que el gobierno estadounidense no estaba “poniendo abogados a los menores”.

publicidad

"El niño necesita verdaderamente un abogado que le ayude porque no puede entender las leyes de inmigración tan complejas", dijo la abogada de ACLU Carmen Iguina a la agencia AFP.

En respuesta a las quejas la Administración pidió al Congreso fondos especiales por $3,700 millones para atender la crisis y dotar de recursos a las cortes de inmigración para encarar la crisis.

Los republicanos de la Cámara de Representantes rechazaron el pedido y aprobaron una partida reducida de $659 millones que no fue aceptada por el Senado.

El jueves, la Cámara rechazó una enmienda a la ley de presupuesto que otorgaba fondos adicionales para las cortes de inmigración.

Preguntas y respuestas más frecuentes para familiares de niños en la frontera V Univision

La semana pasada la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió una opinión consultiva sobre la niñez migrante y solicitó a los Estados un buen trato y protección a los menores que cruzan las fronteras sin documentos.

Estableció además una "prohibición" para que los Estados devuelvan, expulsen, deporten o rechacen.”

La CIDH recordó que se debe considerar "infante" a toda persona migrante menor de 18 años, al cual se le debe brindar una consideración y protección especial, por encima de cualquier criterio relacionado con su nacionalidad o estatus migratorio.

"Los Estados se encuentran obligados a identificar a las niñas y niños extranjeros que requieren de protección internacional dentro de sus jurisdicciones, a través de una evaluación inicial con garantías de seguridad y privacidad, con el fin de proporcionarles el tratamiento adecuado e individualizado que sea necesario acorde a su condición de niña o niño", señaló.

publicidad

La Corte enfatizó en la obligación de no privar a estos menores de su libertad, ofrecerles un lugar adecuado para su estancia mientras se resuelve su situación, permitirles estar con sus familiares si viajan acompañados, o separados de otros adultos si migraron solos.

En 2008 el Congreso estadounidense aprobó la ley para la Protección de Víctimas del Tráfico de Personas (TVPRA, en sus siglas en inglés), que no permite que menores migrantes que viajen solos sean deportados de inmediato, como ocurre con los mexicanos cuando son detenidos.

La legislación exige que estos menores sean entregados al Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) para ser procesados y que un juez de inmigración decida sus futuros en Estados Unidos.

La tercera semana de junio la CIDH urgió al gobierno de Obama asegurar la "protección" de estos niños inmigrantes alojados en varios centros de detención en el país, después de recibir informes "preocupantes" sobre abusos contra los menores durante su detención, incluidas agresiones sexuales.

La Comisión, un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), aseguró haber recibido "información preocupante de organizaciones de derechos humanos sobre los abusos sufridos por los niños" centroamericanos que cruzan masivamente la frontera "durante su detención" en ese país.

publicidad

Esos informes incluyen "acceso insuficiente a comida y agua; hacinamiento y condiciones insalubres en celdas y centros de detención migratoria; la falta de mantas, colchones y ropa de cama limpia".

El 12 de marzo la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, presentó (casi tres meses antes de que el presidente Obama hiciera el anuncio) un estudio llamado “Children on the run”, donde mostraba ya las dimensiones del problema.

De acuerdo con el estudio de ACNUR, el número total de aprehensiones en Estados Unidos de niños no acompañados llegados de Guatemala, Honduras y El Salvador saltó de 4,059 en el año fiscal 2011 a 10,443 en el año fiscal 2012, para duplicarse a 21,537 en el año fiscal 2013.

Hace dos años, el Instituto Transfronterizo de la Universidad de San Diego realizó un foro denominado “Niños en la frontera”, en el que advirtió sobre el creciente flujo de menores no acompañados a través de la frontera sur de Estados Unidos.

(Con infomación de Efe).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad