publicidad
.

Acciones ejecutivas tienen a demócratas y republicanos al borde de un at...

Inmigrantes durante una manifestación en Washington DC para pedirle al gobierno de Obama que detenga las deportaciones de indocumentados.

Acciones ejecutivas tienen a demócratas y republicanos al borde de un ataque de nervios

Acciones ejecutivas tienen a demócratas y republicanos al borde de un ataque de nervios

Diario dice que las órdenes ejecutivas por parte de Obama podrían causar más problemas que soluciones.

Inmigrantes durante una manifestación en Washington DC para pedirle al g...
Inmigrantes durante una manifestación en Washington DC para pedirle al gobierno de Obama que detenga las deportaciones de indocumentados.


publicidad

El anuncio de órdenes ejecutivas por parte del presidente Barack Obama podría dañar su propio legado migratorio y dificultar la aprobación de una reforma migratoria este año o en el curso de 2015 y 2016, advirtió el diario The Wall Street Journal (WSJ).

El diario dijo que la decisión está próxima, y que activistas liberales y su partido, el demócrata, están presionando al mandatario para que decida cuanto antes.

Entre las medidas, sugieren la ampliación de la Acción Diferida o DACA (por sus siglas en inglés). La medida discrecional detuvo a partir de 2012 la deportación de miles de jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos, a quienes el gobierno les congeló temporalmente las órdenes de deportación y les concedió un permiso de trabajo renovable cada dos años.

Poco más de 600 mil dreamers (soñadores) de 1.2 millones de potenciales beneficiarios han sido amparados por la medida.

 

Obama está decidido a implementar una orden ejecutiva /Univision

 

La ampliación del DACA podría cubrir a los padres de soñadores. Pero el diario señala que los detalles de las medidas que tomará Obama “aún son un secreto”.

La semana pasada una fuente de la Casa Blanca dijo a UnivisionNoticias.com que la Administración seguía recibiendo informes de recomendaciones legales por parte de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional (DHS).

El 30 de junio Obama anunció que había pedido a los secretarios Eric Holder y Jeh Johnson la elaboración de esas recomendaciones y que anunciaría las medida antes del término del verano, pero el 6 de septiembre la Casa Blanca postergó el anuncio hasta después de las elecciones y antes que finalice el año.

publicidad

El WSJ también reportó que la ampliación de la Acción Diferida podría beneficiar a millones de inmigrantes adultos. De hacerlo, apuntó, los republicanos nunca estarían dispuestos a aprobar una reforma migratoria, postura que, sin embargo, pudiera dividirlos y complicar su estrategia para conquistar la Casa Blanca en la elección presidencial de 2016.

El diario, tal y como ha dicho Obama en reiteradas ocasiones, subraya que cualquier acción ejecutiva no va a reparar permanentemente el resquebrajado sistema migratorio vigente, y una solución definitiva pasa por una reforma migratoria aprobada por el Congreso.

 

John Boehner: Si el Presidente toma acciones migratorias, no habría reforma /Univision

 

Lo que más puede hacer es legalizar temporalmente la permanencia de varios millones de personas, quienes podrían permanecer en Estados Unidos “pero no ofrecería una tarjeta verde o camino a la ciudadanía. Eso requiere del Congreso”.

El 27 de junio de 2013 el Senado aprobó el proyecto de ley bipartidista S. 744 que incluye la ciudadanía para millones de indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.

El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes se opuso al plan con la promesa de debatir un proyecto propio y por partes, pero un año después dijo que no lo haría.

Una orden ejecutiva tampoco puede aumentar el número de visados, “lo que significa que no puede reducir el futuro flujo de inmigrantes ilegales proporcionando más vías legales para entrar a Estados Unidos”, dijo el diario.

publicidad

Las medidas ejecutivas tampoco solucionarán la escasez de visas tipo H1B para trabajadores profesionales, y las visas tipo H2 para trabajadores temporales agrícolas.

The Wall Street Journal también dijo que existe una buena probabilidad de que los republicanos aprueben alguna forma de reforma migratoria en los próximos dos años, que la dirigencia quiere hacerlo y que la mayoría de las bases, en privado, la apoyan para terminar el debate.

El punto se centra en quién asumirá el liderazgo en un debate que arrastrará consigo el voto de las minorías y aumente las posibilidades de ganar la Presidencia en 2016.

Mientras, los republicanos insisten en que rechazarán medidas ejecutivas y a cambio presionan por una reforma migratoria por partes en vez de un proyecto como el aprobado por el Senado el año pasado. Y enfatizan en la seguridad fronteriza, un programa de trabajadores temporales, visas de alta tecnología, un camino a la ciudadanía y así sucesivamente.

Una orden ejecutiva, por el contrario, puede empoderar el ala ultraconservadora del Partido Republicano y hacer más difícil cualquier tipo de negociaciones sobre el tema en el corto plazo.

El viernes de la semana pasada, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnerst, dijo a periodistas que el presidente procederá con una orden ejecutiva a menos que la Cámara actúe en diciembre y apruebe la reforma migratoria que el Senado aprobó en junio del año pasado.

publicidad

El diario dijo que Obama sabe que eso no ocurrirá, que está buscando una confrontación y que todo indica que seguirá el mismo curso partidista que ha emprendido durante toda su presidencia.

En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados y todo el mundo sabe que nunca se va a deportar a 11 millones de hombres, mujeres y niños, dijo el WSJ, por lo que alguna forma de legalización es inevitable.

El punto es si ambos partidos están dispuestos a ceder y cuándo a favor de la permanencia legal de millones de indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad