publicidad
Manifestación contra las deportaciones

Acción ejecutiva: la tragedia de los que pudieron beneficiarse

Acción ejecutiva: la tragedia de los que pudieron beneficiarse

Un inmigrante mexicano que se podría haber beneficiado del DACA no puede regresar a EEUU

Manifestación contra las deportaciones
Manifestación contra las deportaciones

Por Lorena Arroyo @lav_arroyo

Cuando el mexicano Rafael Gaytán se enteró de que Barack Obama había aprobado la acción ejecutiva sintió alivio.

Originario de Zacatecas, este hombre que llevaba una década trabajando en la construcción en Florida, sabía que la decisión del presidente de Estados Unidos podría significar el fin de sus miedos. Pensó que no tendría que esconderse más cuando, de camino al trabajo o a la escuela de sus hijos, viera a la policía, que por fin podría salir de las sombras.

Lea también: Las claves de la decisión judicial contra la acción ejecutiva de Obama

Pero la alegría le duro poco y un año después de que se conociera el anuncio del programa que buscaba frenar las deportaciones de cinco millones de indocumentados, Gaytan está de vuelta en su país de origen sin poder regresar al lugar donde están su mujer y sus dos hijos de 7 y 9 años.

Del alivio a la resignación

Los problemas de Gaytan empezaron pocos meses después de que Obama anunciara la acción ejecutiva el pasado 20 de noviembre.

A la enfermedad de sus padres, se unió la de su hermana a quien le diagnosticaron un cáncer terminal. Tras consultarlo con su esposa, tomó la decisión de regresar a su país para verla por última vez.

Rafael Gaytan habla con su familia por teléfono
Rafael Gaytan habla con su familia por teléfono

Por entonces, Gaytan ya estaba en contacto con organizaciones locales para tratar de regularizar su situación gracias a la acción ejecutiva, por la que se podían beneficiar los padres indocumentados de ciudadanos y residentes permanentes (DAPA, por sus siglas en inglés) que, como él, estaban en EEUU desde antes del 1 de enero de 2010 y carecían de antecedentes criminales.

Pero el programa, que también beneficiaba a quienes llegaron al país siendo menores de edad hasta 2009, fue detenido el pasado febrero por un juez de Texas poco antes de entrar en vigor.

La última esperanza

En la noche del lunes, la ilusión de millones de indocumentados que confiaban en que la acción ejecutiva pusiera fin a sus problemas fue golpeada de nuevo por el fallo contrario de un tribunal de Nueva Orleans.

publicidad

Ahora, todas sus esperanzas están en la Corte Suprema, después de que el gobierno de Obama anunciara que apelaría ese fallo judicial. 

Lea también: Obama apelará ante el Supremo por su acción ejecutiva 

Para Gaytan, como para los posibles beneficiarios de la acción ejecutiva que han sido deportados en los últimos meses, esa ya no es una opción, pese a que reunían los requisitos para acogerse al programa. 

En su caso, cuando trató de regresar a Aubundale, en Florida, donde vive su familia y donde, junto a su hermano, creó una pequeña empresa de construcción, las autoridades migratorias le negaron el ingreso.

Familia de Rafael Gaytan
Familia de Rafael Gaytan

Ahora vive en un albergue en Tijuana que se encarga de acoger a veteranos deportados, a 2.500 millas de su mujer y sus dos hijos, con quienes sólo habla por teléfono ya que por videoconferencia le resulta muy duro. 

" Es muy difícil, sobre todo con la pequeña, porque me mira y llora y me pregunta cuándo voy a regresar y es una pregunta que no sé responder. Por Skype les gana el llanto”, le dice en conversación telefónica a Univision Noticias.

Y pese a que su familia le pide que no se desespere, Gaytan reconoce que están en una situación complicada.

"Es la primera vez que nos hemos tenido que separa con mi esposa y es muy duro. Ella no se puede mover por sí sola. Tiene miedo de manejar y los conocidos y mi hermano la ayudan. Tiene miedo de que la detengan y los niños se queden solos”, afirma.

publicidad


Pero él todavía confía en "tocar el corazón" de las autoridades para que se pueda reunir de nuevo con su familia.  "Tengo esperanza de ver a mis hijos: regresar o que ellos puedan venir".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad