publicidad

7 mil indocumentados presos en EU serán deportados

7 mil indocumentados presos en EU serán deportados

El gobierno de EU identificó a 7 mil inmigrantes indocumentados en cárceles de tres estados y alista sus deportaciones.

Bajo interrogatorio

CHARLOTTE, Carolina del Norte - El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) identificó a 7 mil inmigrantes indocumentados en cárceles de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia en el último año a través del Programa de Criminales Extranjeros (CAP).

Bárbara González, portavoz de ICE, declaró que durante el año fiscal 2008 (desde el 1 octubre de 2007 al pasado 30 de septiembre), agentes de inmigración interrogaron en las penitenciarías de esos estados a los detenidos, independientemente del crimen cometido.

ICE emitió a esos 7 mil indocumentados órdenes para que compadecieran ante un juez de inmigración y comenzar eventualmente el proceso de deportación.

Según la portavoz, el resultado del año fiscal que acaba de concluir supera la cifra del periodo anterior, cuando oficiales del CAP identificaron a 3,722 inmigrantes sin documentos en diferentes cárceles de esos tres estados.

Siguen indagando

"CAP no ha cesado en la región. Continúan los esfuerzos por identificar y deportar a los ilegales que ya se encuentran encarcelados", afirmó hoy González.

Aunque González no proporcionó la cantidad de centros penitenciarios que participan en el CAP en la región, adelantó que próximamente la agencia federal comenzará a aplicar el programa en Columbia y Greer (Carolina del Sur).

publicidad

El objetivo de CPA es identificar a criminales ilegales que están encarcelados en prisiones federales, estatales y locales para asegurarse que no salgan a la calles.

Más de 100 equipos

De acuerdo con información de ICE, hasta la fecha 119 grupos operan en diferentes penitenciarías a nivel nacional.

En 2007, el programa CAP logró deportar a 278 mil indocumentados, de los cuales 95 mil tenían historial criminal, dijo el gobierno.

A principio de septiembre, ICE anunció que 12,379 inmigrantes fueron deportados desde Carolina del Sur, Carolina del Norte y Georgia desde enero hasta mayo de 2008, en comparación con 10,946 en 2007, 5,198 de 2006 y 4,318 de 2005.

Éxodo de inmigrantes

La ejecución del CAP obligó en al menos un condado de Carolina del Sur que hispanos decidieran abandonar la zona para regresar a sus países de origen o mudarse a otros estados con menos restricciones a la inmigración ilegal.

A través de la "Operación Oleada", conducida por ICE en cinco ciudades de Carolina del Sur del 1 de julio al 26 de septiembre pasado para "determinar el nivel de prioridad en la región", en sólo una localidad 280 indocumentados fueron identificados.

Según estadísticas del Centro de Detención del condado Beaufort (Carolina del Sur), la mayoría de los inmigrantes sin estado migratorio legal llegaron a la cárcel por infracciones menores de tránsito como conducir sin licencia o no tener licencia.

publicidad

Cunde el pánico

Para los activistas hispanos en Beaufort, la medida generó "pánico" en la comunidad, desestabilización en la economía y "ahuyentó" a una cantidad no contabilizada de latinos.

"Hicieron detenciones ilegales y por cualquier motivo y lo peor es que dañaron la economía. Hay negocios latinos cerrados pero otros están perdieron esta clientela", afirmó Eric Esquivel, director de la publicación bilingüe "La Isla Magazine".

Según Esquivel, el objetivo del alguacil de la localidad, PJ Tanner, es justificar la construcción de tres cárceles regionales para alojar sólo inmigrantes sin papeles que esperan deportación o cumplen condenas de un año.

Prisiones temporales

Tanner también propuso recientemente la utilización de "carpas" como "cárceles temporales" para albergar a indocumentados.

"En medio de una crisis económica, en austeridad de presupuesto, este alguacil buscar deportar a la gente con dinero de los contribuyentes. Es una medida ridícula", apuntó.

El pastor José Rosado, de la Iglesia Ebenezer de Hilton Head, apuntó que lo más triste de la situación es que los hispanos están abandonando la zona por el "temor infundido por las autoridades".

"Ya la gente no confía en la policía y no reportan los crímenes. Eso es muy peligroso. Se van porque se siente abrumados y perseguidos", añadió Rosado.

publicidad

Carolina del Sur aprobó en junio pasado una de las leyes de inmigración estatal más fuerte del país que condena la presencia de indocumentados y castiga a las empresas que contraten trabajadores sin papeles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad