publicidad

¿Y qué hacer con los niños?

¿Y qué hacer con los niños?

Miles de niños esperan en los albergues con la esperanza de ser contactados por algún familiar.  ¿Cómo hacerlo?

Por Jorge Cancino

Nadie sabe muy bien qué va a pasar con los niños sin compañía detenidos en la frontera. La ley señala que en un plazo de 72 horas las autoridades deben determinar si se trata de un menor de edad, si está solo, si tiene familia en Estados Unidos o si fue abandonado. Simultáneamente, el niño es revisado por un médico.

Si el niño es de origen mexicano, se inicia un proceso de repatriación acelerada, contemplado en un acuerdo firmado con ese país. Si no es mexicano, se le abre un proceso de deportación que puede demorar meses.

El especial completo de Niños de la frontera, aquí.

Los niños cuyos padres son ubicados en Estados Unidos son reunificados con una orden de comparecencia ante una corte de inmigración y se inicia un proceso de deportación. Quienes no tienen parientes, son transferidos a un albergue del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS, por su siglas en inglés).

Si los padres -documentados o indocumentados- aparecen después de que el menor es trasladado a un centro del HHS, pueden reclamarlo y es puesto en libertad con la orden de presentarse ante una corte de inmigración. Los consulados o personas que tengan la patria potestad o poder legal sobre un niño, también pueden reclamarlo.

“Si nadie los reclama, se puede hacer un proceso donde el Estado sea el responsable del niño”, explicó el abogado Ezequiel Hernández. “Irónicamente, por este camino usualmente tiene más posibilidades migratorias de quedarse”, pero el pedido debe ser presentado por un abogado.

publicidad

Los niños abandonados pueden aplicar para un recurso de Special Immigrant Juvenile Status (SIJS) que protege a menores de edad pobres víctimas de violencia y abandono.

La abogada Aileen Josephs explicó al diario La Opinión que se trata de una manera efectiva, pero requiere que haya abogados experimentados que preparen cada caso.

Hernández, a su vez, advirtió que las citas de la corte son “sagradas”. Quien no se presente pierde su derecho de permanencia en Estados Unidos porque la corte emite una orden de “deportación en ausencia”.

Los menores también tienen otras opciones legales tal como las Visas U para víctimas del crimen. Pero, como en el caso del recurso SISJ o el asilo, necesitan abogados para presentar y ganar un caso. Este paso también es complejo.

En diciembre de 2013 se reportó que las cortes de inmigración están en crisis. Y que de los 300,000 casos acumulados en 2010 la cifra aumentó a 350,000 en el 2013 más los 52,000 niños solos detenidos en la frontera en lo que va de 2014, niños solos detenidos en la frontera. Algunos casos actualmente demoran años en ser resueltos.

Un grupo de legisladores demócratas propuso a finales de junio tratar a los miles de niños no acompañados como “refugiados” para acelerar los procesos. Indicaron que bajo esta figura podrán defenderse y respetar el debido proceso.

El DHS también explicó que algunos de los 52,000 casos podrían presentar una solicitud de asilo y de ellos algunos podrían quedarse pero advirtió que el camino es difícil y no todos ganan; algunos terminan en deportación.

publicidad

Pese a la advertencia, la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dijo que los menores que han emigrado a Estados Unidos pueden presentar una petición de asilo que les otorgaría protecciones de la ley internacional.

“Casi 60% de los niños (detenidos) temen por sus vidas si regresan a sus hogares”, dijo Leslie E. Vélez, jefa de la Unidad de Protección de ACNUR.

Queda claro que no hay un solo camino para atender a los 52 mil niños detenidos; hay ´muchas opciones y muchas son complejas y difíciles.

El presidente Barack Obama le pidió al Congreso el 30 de junio 2,000 millones de d[olares para atender el problema, y a los legisladores que “presenten” propuestas para que ayuden a conseguir una solución a la crisis.

También solicitó autoridad adicional para que el Secretario del DHS ejerza su discreción en el trámite y repatriación de menores no acompañados que vienen de países no fronterizos con Estados Unidos, como Guatemala, Honduras y El Salvador. Esto significa deportaciones aceleradas.

El mandatario también pidió aumentar la cantidad de jueces de inmigración y evacuar los procesos legales con prontitud “para repatriar y reintegrar a los emigrantes a sus países”, dijo en una carta enviada a los líderes del legislativo.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes advirtieron que las deportaciones aceleradas violan los derechos humanos y lesionan el debido proceso. Y le piden a Obama que de el trato de refugiados a los niños.

publicidad

Obama dio una respuesta inesperada el mismo día. Dijo que los niños “están siendo detenidos, pero el problema es que el sistema está tan roto, es tan poco claro, que la gente no sabe cuáles son las reglas”. Y anunció, días después, que podría utilizar una acción ejecutiva si el Congreso no resuelve en breve el tema migratorio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad