publicidad

Llegan a California tres menores salvadoreños del programa de refugiados

Llegan a California tres menores salvadoreños del programa de refugiados

María, Carlos y José Zabaleta tenían casi 14 años sin ver su padre y más de una década sin ver a su madre.

Los primeros frutos del programa de reunificación familiar de EEUU Univision

Univision y Agencias

Después de años de amenazas por parte de pandilleros y más de una década sin ver a sus padres, tres menores salvadoreños lograron emigrar legalmente a Estados Unidos y reunirse con su padre gracias al Programa de Refugiados para Niños Menores Centroamericanos (CAM).

Este es el segundo grupo de niños que ingresa al país amparado por el CAM que pretende detener la inmigración indocumentada de menores de edad. Los primeros 6 niños, de dos familias, entraron en noviembre a Baltimore, Maryland.

"Sentía miedo, muchos de mis amigos aparecían muertos y tenía miedo de que algún día me pasara eso, porque puede pasar sin que uno haya cometido un error", explicó la refugiada María Zavaleta, de 17 años.

Durante años, la jovencita le suplico a su papá, Oscar Zavaleta, que la sacara de El Salvador porque pensaba que un día ella o sus hermanos, Carlos de 14 años y José de 15, serían las próximas víctimas de la violencia que la rodeaba en su vecindario.

Aunque la idea de traer a sus hijos de forma indocumentada pasó por la mente del padre de familia, Zavaleta siempre tuvo la esperanza que el Gobierno estadounidense le tendiera la mano.

"Estaba esperando a que iban a dar una amnistía general, que íbamos a sacar una residencia para poderlos traer, cuando escuché que el TPS me daría la oportunidad no lo creía", explicó el padre.

publicidad

El salvadoreño fue uno de los primeros padres de familia en someter la aplicación en diciembre del año pasado.

"Al principio pensé que era una mentira", advirtió explicando que luego venció su duda cuando en marzo del 2015 recibió una notificación del Servicio de Inmigración y Ciudadanía que le comunicaban haber recibido la solicitud.

Relacionado
Niños cruzando la frontera
Texas y California abrirán refugios para alojar más de 1,000 niños inmigrantes
Entre octubre y noviembre de 2015, 10,588 pequeños sin padres entraron al país


Más de 5,000 han pedido protección


Los tres menores salvadoreños se unen a otros seis jovencitos que ya han sido favorecidos por el programa CAM; no obstante, todavía hay más de 5,000 niños y adolescentes que solicitaron la protección y aún están esperando ser beneficiados. Hasta ahora, sólo 90 niños han sido entrevistados.

Sólo los padres que tienen un estatus legal, como el TPS o la residencia permanente, pueden presentar la solicitud por sus hijos menores de 21 años, solteros y oriundos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Los beneficiados tienen que demostrar que sus vidas en sus países de origen corre riesgo.

El programa se aprobó después de la ola de menores indocumentados centroamericanos que ingresaron a Estados Unidos en los últimos años. La mayoría de los padres de los niños detenidos argumentó que su vida corría peligro y por eso preferían exponerlos a inmigración antes de dejarlos en sus países.

publicidad

A pesar de la implementación de la medida, en octubre del 2015, el número de niños detenidos se duplicó con respecto al 2014.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) cerca de cinco mil niños fueron detenidos en octubre de este año.

Los primeros frutos del programa de reunificación familiar de EEUU Univision


Lilian Alba, directora del Programa de Refugiados del Instituto Internacional de Los Ángeles (IILA) instó a los menores que están en este proceso a esperar en sus países de origen a que el tramite se complete.

"En la mayoría de los casos los jóvenes están bajo amenaza tienen varias oportunidades, si el refugio se les ha negado tienen un amparo para que entren al país", indicó.


Más de una década sin ver a sus padres


La ansiada reunificación con sus tres hijos, a quienes dejó en El Salvador en el 2001.

Posted by Hoy Los Angeles on jueves, 10 de diciembre de 2015

Precisamente fue la paciencia y la espera la que favoreció a los tres hermanos Zabaleta que no querían ser parte de las 40 personas que mueren asesinadas diariamente en El Salvador.

Los tres salvadoreños tenían casi 14 años de no ver a su padre, más de una década sin ver a su madre, Sonia Portillo, quién emigró a Estados Unidos hace once años dejándolos al cuidado de la abuela.

El sitio Hoy Los Ángeles reseñó la llegada de los chicos a Los Ángeles en un vuelo que los trajo desde El Salvador. “Siento que se me sale el corazón”, manifestó ansioso el padre, a punto de recibir con abrazos y un ramo de flores a sus tres hijos.

Zavaleta, de unos 48 años de edad, dejó su país en el contexto de dos devastadores terremotos que golpearon el territorio cuzcatleco. Es originario de un pueblo ubicado en una región montañosa. Los habitantes se dedican al comercio o a la agricultura, explica HLA.

publicidad

Al emigrar de forma indocumentada, dejó a su hija mayor de tres años, a su hijo intermedio de un año y el menor todavía no nacía. Estos jóvenes tuvieron que criarse con la abuela materna, una mujer de aproximadamente 75 años.

“Yo ni lo conozco”, dijo el joven de 14 años, mientras esperaba que las maletas fueran entregadaspor la aerolínea.


"Los extrañábamos mucho, nos dolía y pensamos que no iba a funcionar pero hay que tener paciencia y esperar que todo va salir bien", dijo María ocultando su rostro de las cámaras.

Activistas proinmigrantes entienden el temor de los menores recién llegados y sus padres.

"La violencia y las amenazas son reales en nuestros países, es extrema y por fin el Gobierno estadounidense está reconociendo este problema", advirtió la directora de la Asociación de Salvadoreños de Los Ángeles (ASOSAL), Teresa Tejada.

Organizaciones comunitarias y representantes de los gobiernos beneficiados instaron a las familias beneficiadas a aplicar para ser amparados por el programa.

"Necesitamos que todas aquellas personas que puedan acceder a este beneficio apliquen", advirtió la cónsul general de El Salvador en Los Ángeles, Mercedes López Peña.


Lea también: Congresistas y niños piden fin a detención de familias por razones migratorias

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad