publicidad
.

La crisis fronteriza en 2014: aumentó 77% el número de menores sin acomp...

Un total de 68,541 menores solos fueron detenidos en EEUU entre octubre de 2013 y septiembre de 2014.

La crisis fronteriza en 2014: aumentó 77% el número de menores sin acompañante

La crisis fronteriza en 2014: aumentó 77% el número de menores sin acompañante

Un total de 68,541 menores sin acompañante fueron detenidos en EEUU entre octubre de 2013 y septiembre 2014.

Un total de 68,541 menores solos fueron detenidos en EEUU entre octubre...
Un total de 68,541 menores solos fueron detenidos en EEUU entre octubre de 2013 y septiembre de 2014.

La crisis migratoria de esta primavera y verano, una de las peores de las últimas décadas en Estados Unidos, provocó el aumento de un 77% en el número de menores que cruzaron solos la frontera con México en el año fiscal 2014.

Un total de 68,541 menores fueron detenidos cuando intentaban entrar en Estados Unidos entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de septiembre de este año, frente a los 38.759 del anterior año fiscal, según el informe de cierre del ejercicio de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés).

El aumento se explica principalmente por la crisis migratoria que comenzó en la primavera y registró su máximo en junio, cuando más de 10 mil menores llegados de Honduras, El Salvador, Guatemala y México cruzaron solos la frontera sur del país.

publicidad

Interactivo:  Crisis en la frontera, atrapados en el limbo

"Mientras que las detenciones globales en la frontera sólo han crecido ligeramente en este periodo -el año fiscal 2014- y se mantienen en mínimos históricos, las detenciones de estos niños presentan un reto extraordinario para el CBP y el Departamento de Seguridad Nacional", indicó en su último informe la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras.

La crisis de este año, protagonizada fundamentalmente por la avalancha de menores centroamericanos que llegaban al país, provocó que por primera vez las detenciones de niños y jóvenes hondureños, guatemaltecos y salvadoreños superaran las 10.000, una cifra sólo alcanzada en balances anteriores por los mexicanos.

Así, en el año fiscal 2014, que concluyó el 30 de septiembre, Estados Unidos detuvo a 16.404 menores de El Salvador (5.990 en 2013), 17.057 de Guatemala (8.068 en 2013), 18.244 de Honduras (6.747 en 2013) y 15.634 de México (17.240 en 2013).

Leer:  La CIDH denuncia abusos, malos tratos y detenciones indeseables de niños migrantes

El número fue bajando

Esta oleada, cuya puerta de entrada fue el sector del Río Grande o Río Bravo, se aminoró en los meses siguientes hasta llegar a los 2.424 de septiembre, el número más bajo desde enero de 2013, según datos del Departamento de Seguridad Nacional.

publicidad

En julio, los menores detenidos al cruzar la frontera ya se redujeron a la mitad (5.501), mientras que en agosto la cifra fue de 3.141.

La crisis se mitigó por las medidas de seguridad del Gobierno de Barack Obama, que calificó la situación de "crisis humanitaria", y los mensajes de las autoridades de los países de origen para alertar de los peligros del viaje, además de la llegada de las altas temperaturas.

"A finales de junio y en julio, millones de estadounidenses vieron las imágenes de centros llenos de niños", recordó el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, para subrayar que, sin embargo ahora, la entrada de menores solos está "en su número más bajo desde enero de 2013".

No obstante, en la línea de las advertencias ya lanzadas por expertos en inmigración y activistas, Johnson reconoció que aunque "lo peor ha pasado por ahora", los factores económicos y sociales que provocaron la oleada de la primavera y el verano "siguen existiendo".

"La pobreza y la violencia, factores para irse, en Honduras, Guatemala y El Salvador, siguen existiendo. La economía de nuestro país, un factor para venir, está mejorando. Por lo que sigue habiendo mucho que podemos y debemos hacer", dijo este jueves Johnson en una conferencia en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS) de Washington.

publicidad

Cuando comenzó la crisis fronteriza se esperaba que el presidente Barack Obama actuara por decreto en materia migratoria, ante la inacción del Congreso para lograr una reforma migratoria integral, pero finalmente optó por aplazar cualquier acción hasta después de las elecciones legislativas del 8 de noviembre, en las que el Partido Demócrata se juega mantener el vital control del Senado.

Esta decisión le ha valido las críticas de las organizaciones defensoras de los inmigrantes, que mantienen una movilización constante para lograr que el presidente cumpla su promesa de actuar dentro de lo que le permite su poder ejecutivo antes de final de año, dado el bloqueo de la oposición republicana en la Cámara de Representantes a la reforma migratoria, una de sus grandes promesas electorales aún pendientes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad