publicidad

La Bestia, el tren que lleva a miles de indocumentados rumbo al sur de EEUU

La Bestia, el tren que lleva a miles de indocumentados rumbo al sur de EEUU

Vienen familias completas de todo Centroamérica, abordan el tren y viajan al norte en medio de peligros.

El viaje hacia el Sueño Americano a bordo de 'La Bestia'

Vienen familias completas de todo Centroamérica… Entre los migrantes destacan mujeres y niños. Todos los días abarrotan los alrededores de las vías ferroviarias en Arriaga, Chiapas. Esperan montarse al tren conocido como “La Bestia”, para que los lleve al norte.

Dicen que la violencia en sus países los está forzando a huir, migrar en busca del sueño americano.

“Hay mucha matanza ahí donde yo vivo”, dice Wendy Maribel. “Nosotros vivimos a orillas del cementerio, y ahí van a enterrar 10, 5 diarios”.

Wendy Maribel viaja con dos hijos. Tiene como destino Pensilvania. Dice que el gobierno de Honduras ya prohibió la salida del país a madres con hijos y ella tuvo que rodear por una montaña para cruzar a Guatemala.

“Nos decían que no podíamos sacar a nuestros hijos, que no lo permitía el gobierno. Que ya lo había dicho el Presidente”.

Arriaga es una población a 300 kilómetros al norte de la frontera con Guatemala… De aquí sale el famoso tren carguero que todos llaman “La Bestia”. Llegar a este lugar puede tomar varios días. Muchos hacen el recorrido caminando por las montañas para evitar las garitas de inmigración. Una vez en Arriaga, solo queda esperar la salida del tren.

Niño migrante de Guatemala muere en el desierto de Texas /Univision

Para llegar a la frontera norte en “La Bestia”, desde Arriaga, tienen que montarse unos 10 trenes y esto les toma una o dos semanas. Para las mujeres y los niños el tiempo es más prolongado por las dificultades que tienen para montar el tren.

Jaime y Delmer, de 14 y 15 años de edad, viajan hacia Nueva York. Se conocieron al entrar a México y se hicieron inseparables. Uno es de Honduras y el otro de El Salvador. Ellos dicen que tienen sueños que en sus países no pueden lograr.

“Voy a estudiar y sacar a mis abuelos adelante”, dice Jaime Issac.

La Bestia sale de Arriaga cada dos o tres días. Para entonces, ya hay cientos de centroamericanos esperando. Hay hoteles económicos donde algunos se hospedan, pero la mayoría duerme en plena calle y comen lo que les den los buenos samaritanos en el camino. Otros prefieren irse a un albergue donde pueden dormir y comer por un par de días.

publicidad

En Arriaga conocimos a Vanesa, de 23 años y con ocho meses de embarazo. Ella quiere que su hijo nazca en Estados Unidos por los beneficios que tendría.

En los albergues para migrantes en Chiapas, México, ha aumentado el flujo de migrantes hasta en un 60 por ciento en los últimos meses y la mayoría son mujeres embarazas, menores solos y madres con hijos pequeños. Al parecer en sus pueblos les han dicho que tienen entrada libre si llegan a Estados Unidos pero antes tienen que cruzar México. Y en Chiapas están apenas al inicio del camino, reportó el periodista Pedro Ultreras, corresponsal dl Noticiero Univision.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad