publicidad
Mujeres con hijos detenidas en la frontera

Texas valora dar licencias para cuidado de menores en centros de inmigrantes

Texas valora dar licencias para cuidado de menores en centros de inmigrantes

La Administración local podría conceder permisos a empresas que ofrezcan servicios a los niños de madres indocumentadas.

Mujeres con hijos detenidas en la frontera
Mujeres con hijos detenidas en la frontera

Texas estudia conceder licencias para el cuidado y albergue de menores a dos centros de detención para familias inmigrantes ubicados en el estado sureño y afectados por un fallo judicial que obliga a liberar a los pequeños.

Los centros de Karnes City y Dilley abrieron durante la oleada de indocumentados de 2014 con el fin de disuadir nuevas llegadas y pertenecen al federal Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), aunque están gestionados por empresas privadas.

En agosto de este año, una juez federal de California declaró que la detención de menores y madres indocumentados viola un acuerdo judicial de 1997 y ordenó su liberación, un fallo que actualmente está recurrido por el Gobierno.

Ante la eventualidad de tener que vaciar los centros, los responsables de Karnes City y Dilley solicitaron licencias al Departamento de Protección y Servicios para la Familia de Texas para que puedan seguir operando como instalaciones de cuidado y albergue de menores, lo que les permitiría eludir el fallo judicial.

Este miércoles, el Departamento de Protección y Servicios para la Familia de Texas celebró una audiencia pública para valorar esa posibilidad, a la que acudieron abogados y organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes y de la infancia para mostrar su rechazo a la solicitud.

"Que la agencia encargada del cuidado de los menores en Texas permita que las fuerzas de seguridad y las empresas privadas confinen a menores, cuando la razón de ese confinamiento no es la salud o el bienestar del menor, constituye un abuso", dijo en rueda de prensa la abogada Virginia Raymond, especializada en asuntos migratorios.

publicidad

Laura Guerra-Cardus, del Fondo de Defensa Infantil de Texas, afirmó, por su parte, que "encerrar a niños en centros de detención no puede calificarse de ningún modo como 'cuidado de menores'".

En la audiencia también participó Gilda, una mujer guatemalteca que pasó encerrada once meses en Karnes City con sus hijos y que quiso relatar su experiencia en el centro.

"Es un lugar muy triste. Es muy triste para los niños vivir ahí, no creo que sea justo que existan estos lugares para madres e hijos", señaló Gilda.

Todos ellos denunciaron que el Departamento de Protección y Servicios para la Familia de Texas ha suavizado recientemente los requisitos para otorgar este tipo de licencias y favorecer, precisamente, a Karnes City y Dilley.

"Aún con la reducción de los estándares mínimos, estos centros siguen sin ser espacios adecuados para albergar a menores y nuestra agencia no debería ser parte en legitimar su detención", manifestó Laurie Cook-Heffron, profesora de Trabajo Social en la Universidad de Texas.

Los centros de Dilley y Karnes City han estado en el ojo del huracán desde que abrieron por continuas denuncias de abusos y malos tratos de guardianes a reclusas.

Entre los dos tienen capacidad para unos 3,000 internos, aunque en la actualidad hay cerca de 1,500, en su mayoría provenientes de Centroamérica.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad