publicidad
Imagen de archivo

Indocumentados aprovechan Día de la Independencia para hacer escuchar sus demandas

Indocumentados aprovechan Día de la Independencia para hacer escuchar sus demandas

La manifestación buscó llamar la atención sobre las limitaciones que sufren los inmigrantes indocumentados.

Imagen de archivo
Imagen de archivo

Cientos de indocumentados y activistas marcharon este sábado en el centro de Los Ángeles por una vida libre de "miedo", durante la celebración del Día de la Independencia en Estados Unidos

La manifestación, promovida por la Coalición Millones de Voces por la Reforma, buscó llamar la atención sobre las limitaciones que sufren los inmigrantes indocumentados.

"Es un día muy significativo para Estados Unidos y es muy significativo para todos los mexicanos que estamos viviendo aquí y para muchas personas que han estado aquí sin documentos por más de 30 años", declaró a Efe Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana de Pacoima, una de las organizadoras de la marcha.

Los activistas destacaron que al recordar la fecha en que las primeras colonias firmaron su independencia, los indocumentados manifiestan igualmente su deseo de vivir libremente en el país.

publicidad

Entre los participantes estuvo Pedro Rivera, padre de la cantante de origen mexicano fallecida Jenni Rivera y quien presentó un grupo musical para animar la protesta, que se realizó bajo un sol inclemente.

"Yo fui inmigrante desde 1976 cuando atravesé por Yuma, Arizona, y entiendo el sufrimiento de la gente. Muchos quedan en el camino, los coyotes abusan de las mujeres y es una vida muy dura, son muchos los sufrimientos", comentó a Efe el patriarca del clan musical de los Rivera.

"Y luego cuando llegamos a los Estados Unidos, todo mundo nos humilla y nos ataca y es por eso estamos aquí tratando apoyar a la gente que todavía no tiene su documentación", explicó Rivera.

Los manifestantes pidieron, asimismo, que se autorice la aplicación de la Acción Diferida para la Responsabilidad de los Padres (DAPA, en inglés) y la ampliación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Ambos alivios migratorios fueron decretados por el presidente de EEUU, Barack Obama, en noviembre de 2014 para favorecer a unos cinco millones de indocumentados, pero están paralizados en las cortes federales.

También solicitaron que el Congreso apruebe una reforma de inmigración que les ofrezca una vía de legalización a los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos.

"Estamos hoy aquí para decir que nosotros seguimos en la lucha y seguimos cumpliendo, aunque no tenemos permiso de trabajo y continúan las separaciones de las familias y existe el miedo por las deportaciones", concluyó Saucedo.

publicidad

Marchan contra bandera confederada en Carolina del Sur

En tanto, en las escaleras del Capitolio en Columbia, capital de Carolina del Sur, cientos de personas también se reunieron para demandar a los legisladores que retiren la bandera confederada del edificio legislativo.

La protesta fue convocada por Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por su sigla en inglés) de Carolina del Sur y respaldada por diferentes grupos de defensa de los derechos civiles que apoyan el retiro de la polémica bandera.

También, la congregación sirvió de marco para conmemorar el Día de la Independencia estadounidense, donde bandas locales participaron de la celebración.

"Hoy celebramos el cumpleaños 239 de este país y sabemos que la mayoría de esos años Estados Unidos no ha sido un país que ha respetado y tratado a todos sus ciudadanos de una manera justa y equitativa", dijo hoy a los medios Lonnie Randolph, presidente de NAACP en Carolina del Sur.

Randolph aseguró que el próximo martes, cuando los legisladores regresen de las vacaciones, discutirán la propuesta de ley para remover la bandera del Capitolio, que es apoyada por la gobernadora, la republicana Nikki Haley.

La bandera confederada ha sido motivo de polémica tras el ataque registrado el pasado 17 de junio en una iglesia de la comunidad negra de Charleston (Carolina del Sur), donde nueve personas fueron asesinadas a tiros por Dylann Roof, un joven blanco que en varias fotografías aparecía junto a la bandera confederada y que pretendía desatar una "guerra racial".

publicidad

El trágico suceso de Charleston abrió un debate en varios estados del sur del país sobre el uso en los edificios públicos de la bandera confederada, que fue adoptada como propia en la Guerra Civil por los estados secesionistas de la Confederación, favorables a la esclavitud, frente a los estados norteños de la Unión.

Varias organizaciones han apoyado el llamado de Haley a retirar la bandera como la Cámara de Comercio de Carolina del Sur, la cual manifestó en un comunicado que "sería lo justo y lo mejor para el estado y para su comunidad de negocios".

Por su parte, la corporación NASCAR brindó apoyo a la decisión de Haley y esta semana resaltó que solicita a sus socios y aficionados a "crear un ambiente más de inclusión" y abstenerse de mostrar la bandera confederada en las pistas de carrera.

En contraste, se prevé que los seguidores del grupo "Caballeros Leales Blancos", pertenecientes a la organización racista Ku Klux Klan (KKK), se reúnan el próximo 18 de julio en el Capitolio de Columbia para "defender la historia, la cultura blanca y la bandera confederada".

Asimismo, el lunes, en la víspera a la votación de la Legislatura, los organizaciones regresarán al Capitolio para participar de una vigilia de recordatorio de las víctimas de la masacre y abordar las disparidades raciales en Carolina del Sur.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad