publicidad
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Indocumentada lleva 11 meses refugiada en iglesia no sale por miedo a ser deportada

Indocumentada lleva 11 meses refugiada en iglesia no sale por miedo a ser deportada

La inmigrante mexicana Rosa Robles no pierde la esperanza en un milagro que le permita quedarse en EEUU.

La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

publicidad

La inmigrante mexicana Rosa Robles lleva 11 meses refugiada en una iglesia de Tucson y no pierde la esperanza en un milagro que le permita quedarse en Estados Unidos y ver crecer a sus hijos.

“El servicio de inmigración me dijo que podía irme, que no era prioridad de deportación pero no les creo”, dijo a Univision Noticias. “Estamos pidiéndole que cierren mi caso para que no me vaya, me quede en Estados Unidos”, agrega.

Leer: Clima de escepticismo por la Acción Ejecutiva 

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ha señalado que Robles puede salir cuando quiera de la iglesia pero advierte que no han detenido el proceso en su contra.

Robles buscó la protección de la Iglesia Southside Presbiteriana en Tucson, Arizona, a comienzos de agosto del año pasado un día antes de la fecha en la que debía salir del país en cumplimiento de una salida voluntaria de deportación.

LeerPiden a indocumentados que salgan de las sombras y den la cara  

“Lucho para lograr una victoria”, dijo Robles. “Y no sólo para que yo salga de las sombras, sino también otros muchos indocumentados en este país que llevamos años de esfuerzo y sacrificios”, reiteró.

A Robles la acompañan sus dos hijos, Gerardo Jr. (12) y José Emiliano (9)quienes finalizaron el colegio y están de vacaciones. “Ya no es lo mismo que están sin ellos. Me siento acompañada pero quisiera estar afuera, haciendo mi vida”.

publicidad

 

Una madre mexicana se aferra a la iglesia con temor a la deportación /Univision

Nadie tiene papeles

Toda la familia Robles está indocumentada en Estados Unidos. El esposo y los niños tampoco tienen papeles de estadía legal, una falta de carácter civil no criminal que en los últimos años sectores de ultraderecha en el Congreso han intentado criminalizar.

LeerLanzan campaña Verano de la Ciudadanía  

Robles contó que vino a Estados Unidos en 1990, “me casé y mis hijos nacieron en México. No tenemos papeles pero tampoco tenemos antecedentes criminales. Somos gente trabajadora que venimos a construir un futuro y nos estamos esforzando por conseguirlo”, señaló.

En los años 80 la Iglesia Southside Presbiteriana de Tucson recibió a cientos de centroamericanos que huyeron de la violencia y la guerra en sus países. El gesto fue conocido como “Movimiento Santuario”.

publicidad

LeerComunidad transgénero agradece cambio de política pero pide más 

La pesadilla

Los problemas migratorios de Robles comenzaron a eso de las 6 de la mañana del 3 de septiembre de 2010. “Era el feriado del Labor Day. Me dirigía al trabajo. Yo limpio casas y oficinas. En la calle por donde iba la estaban reparando y habían colocado unos conos. Me confundí y en un tramo iba por la vía contraria. Entonces me paró un policía de la oficina del alguacil”, recordó.

“El agente me pidió documentos y le mostré mi licencia de manejar mexicana. Él entonces me pidió papeles (de estadía legal) y le dije que no tenía. Me dijo que llamaría a la Patrulla Fronteriza y me ordenó que me quedara en mi carro”, agregó.

LeerMás de 165 mil deportados en lo que va del año fiscal 2015  

La espera tardó más de una hora. “Pasaban los minutos y nadie venía. Le pedí al policía que me diera un ticket pero me dijo que no, que me iba a llamar a la Patrulla. Le supliqué, le pedí que no lo hiciera, por mis hijos, que yo iba a pagar la multa pero se volvió hacia mí y en tono fuerte me dijo que me callara. Me puse a llorar y me quedé en mi carro, asustada, muerta de miedo, esperando”, dijo.

“Tuve la ilusión de que, como pasaba el tiempo, que la Patrulla Fronteriza no vendría por mí, que ya se habían tardado mucho. Una hora y media después llegaron y me llevaron a las instalaciones de ellos donde estuve siete días. Después me trasladaron al centro de detención de Eloy, donde permanecí 53 días hasta que me dieron salida bajo fianza”, narró Robles.

publicidad

Leer:  ACLU busca a miles de deportados con salida voluntaria 

“Dos veces postergaron mi presentación ante el juez. Estuve dos meses presa porque en una calle de Tucson, que estaban reparando, me confundí en un tramo marcado con conos. Eso fue todo”, dijo.

Gestiones sin éxito

Margaret Cowen, la abogada de Robles Robles, gestionó un “permiso humanitario” pero el trámite no prosperó. “Le dimos al gobierno dos opciones, que reabra el proceso judicial o detenga la orden de deportación”, contó Cowen a Univision Noticias poco después que Robles se refugiara en la iglesia.

De la reapertura del caso, Cowen dijo que “la corte de inmigración puede hacerlo y proceder a un cierre administrativo”, y al abrirlo “incluir a los dos hijos de esta inmigrante mexicana quienes por ahora no pueden ser amparados por la Acción Diferida porque no cumplen el requisito de los 15 años de edad y no tienen una orden de deportación”.

LeerNiño pide a gobernador de Ohio que apoye la acción ejecutiva 

"Una vez hecho esto, se pueden cerrar simultáneamente los tres casos”, agregó. Sin embargo, el caso sigue tal y como estaba en agosto0 del 2014.

Una segunda opción legal interpuesta por la abogada de Robles fue que la corte de inmigración detuviera el proceso de deportación y pedir un plazo de permanencia de un año renovable, para que cada año se pueda extender a menos que haya una reforma migratoria o una acción ejecutiva del presidente.

publicidad

Reforma truncada

La reforma migratoria no llegó y la acción ejecutiva la dejó sin opciones. El 20 de noviembre el presidente Barack Obama anunció un beneficio que ampara de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por su sigla en inglés) y dreamers amparados bajo la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés).

LeerAbogados exigen liberar a madres y niños detenidos por ICE   

“Nosotros no calificamos para la acción ejecutiva”, dice Robles. “Pero no me rindo, creo en un milagro y espero por una buena noticia”.

Tras la aprobación en junio de 2013 de la reforma migratoria en el Senado, el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes se opuso al plan y después de 18 meses lo dio por muerto.

La acción ejecutiva fue demandada el 3 de diciembre por un grupo de 26 estados (24 de ellos gobernados por republicanos) y el 16 de febrero un juez federal de distrito la frenó temporalmente.

Una corte de apelaciones ratificó el fallo cautelar y el 190 de julio celebrará una audiencia para revisar los argumentos de defensores y detractores de la medida anunciada por Obama el año pasado. El fallo final puede demorar meses.

Sueños en suspenso

Los Robles viven en Tucson en una casa-trailer. “Ahí se queda mi esposo mientras yo permanezco en la iglesia con mis hijos”, cuenta. “No me gusta que la casa se quede sola. Él viene los fines de semana y el lunes vuelve a la casa”.

publicidad

El caso de Robles es similar al de la también mexicana Elvira Arellano, quien fue deportada de Estados Unidos el 20 de agosto de 2007 tras permanecer un año refugiada en una capilla de la Iglesia Metodista en Chicago, Illinois, y en marzo del año pasado regresó para reencontrarse con su hijo.

Arellano fue arrestada en la frontera de San Diego y liberada con un permiso humanitario mientras un juez de inmigración decide su futuro en Estados Unidos.

La activista reingresó a Estados Unidos dentro de un grupo de 130 indocumentados que formaron parte de la campaña #BringThemHome (Tráiganlos de regreso a casa), una ofensiva para reunificar familias y que el gobierno de Obama pare las deportaciones.

Arellano se convirtió en símbolo de los 11 millones de indocumentados en 2007. La orden de deportación en su contra fue emitida en 2002 tras una redada de ICE en el aeropuerto de Chicago, donde trabajaba sin documentos.

La activista aguarda presentarse ante un juez de inmigración.

“Es muy triste ver las cosas que están pasando y que cada día que pasa todo esta mas duro, la situación de los indocumentados de ha vuelto muy difícil”, dijo Robles. “Veo que hay gente que tiene hijos y que sigue siendo deportada. Por eso no me atrevo a salir de este refugio”, concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad