publicidad

Indignación por no poner tras las rejas a joven que causó la muerte de cuatro personas

Indignación por no poner tras las rejas a joven que causó la muerte de cuatro personas

Ethan Couch de 16 años no pisará la cárcel, una polémica decisión de una Jueza que dice que el muchacho es víctima de la desatención de sus padres.

Fiscales pedían 20 años de cárcel

FORT WORTH, Texas - Las redes sociales se han encargado de ventilar todo tipo de versiones en torno a la sentencia de una Jueza para un adolescente que causó la muerte de cuatro personas en junio pasado.

Compraron a la Jueza...

Si fuera hispano o afroamericano les darían sentencia de muerte...

Que encarcelen a los padres, ellos son los responsables si dicen que no pueden juzgar al muchach como adulto...

Una muestra más de que la justicia muchas veces es ciega...

La libertad se compra, los Couch tienen mucho dinero...

Estas son algunos de los muchos comentarios que se encuentran en páginas de Facebook y Twitter de los diversos medios de comunicación en el Metroplex.

Y no es para menos, la indignación crece ante el veredicto de libertad condicional para Ethan Couch de 16 años de edad, quien estaba en completo estado de ebriedad cuando chocó la camioneta (propiedad de la compañía de su Padre) que conducía contra dos autos en una carretera en Burleson.

Tras el choque, peritos determinaron que el joven conducía entre 60 y 70 mph en una zona de 40. Y registraron 0.024 por ciento de alcohol en su sangre. Es decir, tres veces el límite legal para un adulto, y no obstante, el joven traía Valium en su sistema.

El joven venía acompañado de otros adolescentes, amigos de parranda y quienes momentos antes habían robado una caja de cervezas en Walmart.

publicidad

Hace una semana, las familias de las víctimas están sorprendidos de que este adolescente no pasará un sólo día en la cárcel por semenjante acto.

Los fiscales del condado Tarrant querían 20 años de prisión, una pena mínima dicen algunos que nada se compara con el rastro de muerte y destrucción que Ethan Couch provocó ese día. Pero esa pena nunca llegó.

Cuatro personas murieron. El Pastor de Jóvenes, Brian Jennings; una madre y su hija adolescente, Hollie y Shelby Boyles, y Breanna Mitchell de 24 años de edad. Además, nueve personas más resultaron heridas.

El Sheriff del Condado de Tarrant, Dee Anderson calificó al accidente "probablemente el lugar del accidente más difícil que hemos tenido que trabajar . "

En un blog del periódico The Dallas Morning News, refiere que la jueza estatal, Jean Boyd, que preside un tribunal de menores del Condado de Tarrant, aparentemente se tragó todo el argumento de la defensa que Couch, de que es sólo un pobre muchacho, rico abusado de manera efectiva por los padres que establecen límites y le dieron todo, excepto la paternidad real.

En el juicio, Gary Miller, un psicólogo del muchacho, declaró que los padres del adolescente tenían una relación volátil y co-dependiente , y tenía un divorcio contencioso.

De poco importó, aún cuando Couch tuvo un arresto por consumo de alcohol unos pocos meses antes de fatal suceso, el cual involucró a cerveza, vodka y un adolescente aún más joven que él. 

publicidad

La Jueza emitió su veredicto, 10 años de libertad condicional. Aunque recomendó que lo envien a un centro de rehabilitación por un par de meses en el sur de California y el Papá pagará casi medio millón de dólares.

Definitivamente esta no es una opción para la gran mayoría de adolescentes acusados de homicidio por intoxicación.

Al final de todo esto, la Jueza Boyd, irónicamente, anunció que no buscará la reelección y se retiraría de su cargo cuando llegue a su fin en diciembre de 2014. ¿Hubiera votado por ella?

'A pesar de toda la muerte a su paso , Ethan Couch no aprendió una cosa que él no supiera ya : Es mucho mejor que venir de ese lugar rico donde las acciones rara vez tienen esas consecuencias. Eso es para otras personas', finaliza el blog

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad