publicidad
Protestas Indiana.

Indiana lucha por restaurar su imagen dañada

Indiana lucha por restaurar su imagen dañada

El rumbo del debate iniciado por la ley de libertad religiosa en Indiana, tomó por sorpresa a legisladores que no contaban con la oposición de empresarios.

Protestas Indiana.
Protestas Indiana.

La polémica comenzó con un ejemplo: ¿puede una florista negarse a entregar flores para una boda gay argumentando razones religiosas? Algunos estados conservadores de EEUU creen necesario proteger ese derecho, aunque no esperaban que en la cuna de la libre empresa los empresarios se opusieran en masa.

publicidad

El debate iniciado por las leyes de "libertad religiosa" ha puesto en evidencia el desfase generacional en Estados Unidos, así como los diferentes modos de pensar entre los que aún se empeñan en negar el derecho igualitario a los homosexuales y los que creen que es hora de que todo el país acepte las uniones entre personas del mismo sexo.

Las leyes, que primero fueron aprobadas en los Legislativos de Indiana y Arkansas, permitían que, por razones de credo religioso, alguien denegara un servicio a una persona por ser homosexual dándoles protección legal para discriminar.

Los legisladores que redactaron el proyecto de ley en Indiana reconocieron que se hubiese protegido el derecho a colocar en negocios señales como "no se permite la entrad de gais", algo que hubiese tenido tintes de los años del racismo institucionalizado contra los afroamericanos.

Los gobernadores de esos dos estados se esperaban las protestas de demócratas o activistas de los derechos de gays y lesbianas. Con lo que no contaban era con la oposición diametral de gran parte de la comunidad empresarial local y nacional, que hace tiempo sabe que la xenofobia y la discriminación no son un buen negocio.

Las agencias de turismo de Indiana están lanzando campañas de publicidad poniendo énfasis en que todos son bienvenidos en el estado, pero quizás no sea suficiente para restaurar con prontitud la apaleada imagen de la entidad tras el contragolpe que recibió en torno a la ley de objeciones religiosas.

publicidad

Lea: Indiana y Arkansas ceden a las críticas y modifican sus leyes de libertad religiosa.

Un clamor de indignación se suscitó por temor a que la mencionada ley permitiría la discriminación en contra de los homosexuales y lesbianas, lo cual conllevó a que varios organizadores de convenciones y artistas cancelaran sus eventos y que algunos estados y gobiernos locales prohibieran que se viajara a Indiana la semana pasada.

Las revisiones hechas a la ley han atenuado algunas de las críticas, pero los expertos dicen que el estado, tras haber dañado su reputación, tendrá que trabajar muy duro para restaurar su imagen por varios años a futuro.

Una serie de pérdidas en Indiana

Cientos defensores de los derechos de los homosexuales marcharon a la sede donde tendrá lugar el Final Four del torneo de la NCAA en Indianápolis el sábado, demostrando que Indiana aún está bajo un severo escrutinio, mientras los aficionados del basquetbol colegial arribaban a la ciudad para asistir a los partidos. Los manifestantes le exigen al estado que tome medidas más radicales basadas en la ley de protección a los derechos civiles de los homosexuales y lesbianas.

Chris Gahl, vicepresidente de Visit Indy, el promotor líder de Indianápolis, dijo que ha estado “en crisis” desde que se desencadenó el furor luego que el gobernador, Mike Pence, firmara la ley a finales del mes pasado.

publicidad

Gahl dijo que Visit Indy recibió más de 800 correos electrónicos de personas que decían que iban a cancelar sus viajes para eventos tales como el Indianápolis 500 o que optarían por ir de vacaciones a otro lugar. La agencia ha estado batallando mucho para prevenir que otros grupos y empresas quieran romper sus negociaciones con el estado para sus futuras convenciones o que cancelen sus eventos en definitiva.

Lea: Republicanos de Indiana presentarán este jueves cambios a la Ley de libertad religiosa.

“Dos grupos, incluyendo el sindicato de empleados públicos AFSCME, cancelaron sus convenciones, y Gahl dijo que otros dos estaban a punto de hacer lo mismo también. Según Gahl, el impacto económico de dichos eventos traería “saludables ingresos de una cifra de ocho dígitos”.

“Lo que nos quita el sueño es el hecho de que el salario de alrededor de unas 75 mil personas depende del turismo”, dijo Gahl. “Y si no traemos más convenciones a la ciudad y más visitantes, estas personas se quedarían sin trabajo”.

La crisis no sólo afecta a Indianápolis. En Fort Wayne, la segunda ciudad más grande del estado, seis convenciones nacionales han expresado sus inquietudes sobre continuar negociando con Indiana. Si estas seis convenciones finiquitan sus negociaciones con el estado, esto llegará a representar una pérdida de 1.2 millones de dólares en ingresos, según dijo Dan O’Connell, presidente y director ejecutivo de Visit Fort Wayne.

Gobernador de Indiana: "estamos trabajando en el lenguaje" Univision

Las empresas informan que han sido azuzadas con correos electrónicos de personas que les piden que les den algún consuelo y les confirmen que serán bien recibidas en Indiana, o para cancelar pedidos o planes. El afamado Frenh Lick Resort, un hotel ubicado en un histórico poblado al sur de Indiana, emitió un comunicado el viernes diciendo que “siempre ha sido abierto e inclusivo” y que nada de eso cambiará con la nueva ley.

Traci Bratton, propietaria de la Hoosier Candle Company en Dayton, a unas 50 millas (80 kilómetros) de Indianápolis, dijo que ella había recibido correos electrónicos de sus clientes de fuera del estado que gustan de sus productos pero que le dicen que no harán negocios en Indiana debido a la ley.

publicidad

“La hospitalidad de Hoosier fue despreciada y echada por la ventana”, dijo Bratton.

En Indianápolis, el peor golpe

Pero el impacto se siente con mayor fuerza en Indianápolis, ciudad que se ha granjeado el elogio nacional por su transformación de un lugar sin nada interesante que ofrecer a una vibrante y amigable ciudad que recurrió a los deportes y las renacimiento de su zona centro para lograr convertirse en la sede de un Supertazón y convertirse en un popular destino.

Indy Big Data, una convención de tecnología, programada para mayo, perdió a nueve sus patrocinadores nacionales, incluyendo Amazon y Cloudera. GenCon, la convención más grande de la ciudad, tiene un contrato vigente con el municipio hasta el 2020, pero Gahl dijo que las negociaciones para extender dicho contrato por otros cinco años podrían verse afectadas debido al clamor de indignación en torno a la ley. Si GenCon emprende la retirada, evento que trae a la ciudad alrededor de 56 millones de dólares en ingresos cada año, será una enorme pérdida, dijo Gahl.

Lea: Gobernador de Indiana defiende controversial ley que permite discriminación a homosexuales.

A pesar de que los legisladores han hecho revisiones a la ley de objeciones religiosas para poner en claro que ésta no tiene la intención de discriminar, Indiana no cuenta con protecciones a los derechos civiles de la comunidad gay y lésbica. Y los expertos en economía dijeron que las percepciones de la ley podrían prevenirles a las compañías el poder atraer y retener al talento de trabajadores joven.

publicidad

Kyle Anderson, profesor de economía empresarial en la Universidad de Indiana, dijo que el estado ya de por sí batalla mucho para competir a nivel nacional para atraer al mejor talento laboral. Para los jóvenes profesionistas, quienes tienden a ser más progresistas en torno a las cuestiones sociales, la ley podría ser una razón más para que ellos eviten buscar trabajo dentro del estado.

“Lo sucedido la semana pasada perpetuará la noción de que Indiana no es un lugar muy bueno para vivir”, dijo. “Y creo que eso se quedará muy presente por largo tiempo, desafortunadamente”.

Los legisladores y líderes comunitarios reconocen que tienen un muy duro trabajo por delante, pero dicen que el estado se recuperará.

Eso es si la historia llegase a ser un buen indicativo.

Arizona batalló con una crisis similar de relaciones públicas en 1987, cuando el gobernador Evan Mecham despertó la indignación cuando desestimó el Día de Martin Luther King Jr. como un día de asueto pagado. El descontento ocasionó que el estado perdiera la oportunidad de convertirse en el anfitrión del Super Bowl en 1993 y ocasionó un boicot en el turismo, así como también el retiro de varias convenciones por la mayor parte de finales de la década de los 80s. La imagen del estado se vio afectada por varios años.

En 1992, una iniciativa para restaurar el Día de Martin Luther King Jr. en Arizona fue aprobada, siendo el primer estado en aprobar por votación la celebración del Día de Martin Luther King. Desde entonces, el estado ha sido la sede de tres súper tazones.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad