publicidad

Incendios en California: devastacion total y miles de evacuados

Incendios en California: devastacion total y miles de evacuados

Devastados, residentes de un parque de casas rodantes en Sylmar pudieron regresar a recuperar sus pertenencias.

Incendios en California: devastacion total y miles de evacuados 3e00b249...

Avance contra las llamas

LOS ÁNGELES, California - Luego de que el presidente George W. Bush declarara al sur de California una zona de desastre federal el martes, un día después los bomberos de la zona pudieron clamar víctoria sobre los tres incendios que arrasaron con miles de hectáreas de terreno y que redujeran a cenizas casi 850 viviendas y cientos de estructuras.

"La ayuda puede abarcar fondos para vivienda temporal y reparaciones de casas, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a individuos y negocios a recuperarse de los efectos del desastre", dijo Dana Perino, secretaria de prensa de la Casa Blanca.

"Los fondos federales también están disponibles para los gobiernos locales y estatales y para ciertas organización privadas sin fines de lucros, incluyendo ayudas federales directas para los condados de Los Ángeles, Orange, Riverside y Santa Bárabara".

publicidad

El miércoles, los bomberos lograron contener totalmente el incendio Tea que arrasó con 785 hectáreas (1,940 acres) y 219 residencias en un lujoso barrio de Santa Barbara.

En Sylmar, en el condado de Los Ángeles, el incendio Sayre se encontraba contenido en un 85 por ciento tras devastar 4,500 hectáreas y más de 600 estructuras. En tanto, el incendio Triangle o Freeway Complex, que inició en Riverside y Orange pero que también se esparció al condado de Los Ángeles, se había contenido el miércoles en un 90 por ciento tras destruir casi 11,700 hectáreas en Corona, Chino, Yorba Linda, Brea y Anaheim.

La destrucción ha alcanzado a todos los estratos de la sociedad californiana. Vecinos de celebridades como Oprah Winfrey en Montecito, Santa Barbara, evidenciaron la destrucción de mansiones multimillonarias mientras que días después, cerca de 500 casas rodantes y modulares donde vivían maestros y choferes de bus jubilados quedaron reducidas a cenizas en Sylmar.

Los incendios también afectaron al resto de los residentes del sur de California. En momentos la región se vio cubierta de una espesa capa de humo que permitía ver al sol directamente. La calidad del aire en la zona instó a las autoridades a recomendar que la gente mantuviera las ventanas cerradas y evitara hacer ejercicio en el exterior, mientras que en la calle era común ver a gente quejándose de irritación en los ojos o alergias.

publicidad

La tragedia de Sylmar

En el suburbio angelino de Sylmar, donde las llamas del incendio Sayer llegaron a alcanzar los 15 metros (50 pies) y las temperaturas llegaron a reventar neumáticos de patrullas, la devastación constituyó una escena trágica para cientos de familias de recursos modestos.

El martes, residentes del complejo residencial Oakridge Mobile Home Park pudieron regresar para tratar de recuperar de los escombros y las cenizas restos de artículos personales, de fotografías de seres queridos o recuerdos de vidas enteras consumidas por las llamas.

Desde que las llamas comenzaron el viernes, más de 600 estructuras quedaron destruídas, entre ellas 480 casas modulares de Oakridge, una zona antiguamente descrita como el "Beverly Hills de los parques de casas móviles".

La Junta de Supervisores le pidió a su staff que desarrollara recomendaciones para modificar los códigos de construcción para las casas móviles y los parques que las albergan en zonas vulnerables a los incendios.

Uno de los motivos por los que las pérdidas materiales se acumularon rápidamente en Sylmar fue la falta de espacio entre las casas y la falta de uso de materiales antifuego.

El fuego Sayer también dañó 40 edificios del Centro Médico Olive View; la junta de supervisores angelinos también acordó desarrollar planes para reparar los daños.

Lecciones aprendidas en Orange

publicidad

La Junta de Supervisores del Condado de Orange declaró oficialmente el martes el estado de emergencia en el condado, donde al menos 185 residencias quedaron destruidas y 123 dañadas.

En octubre pasado, otro incendio devastó 11,300 hectáreas y 14 viviendas en el cañón Santiago. Ese fuego obligó a las autoridades locales a modificar sus planes de contingencia para solicitar recursos de otros condados.

Para el lunes en la tarde, las órdenes de evacuación en el área de Diamond Bar pudieron suspenderse, mientras que los residentes de Yorba Linda, Olinda Village, Brea, Sleepy Hollow y Oak Tree también pudieron regresar a sus hogares.

La evaluación de daños aún continúa en los condados de Orange y Los Ángeles; hasta ahora el costo de combatir los incendios en estos condados ha ascendido a $10 millones.

Causas humanas en incendio Tea

En tanto, las autoridades determinaron que el incendio Tea, que ha destruido más de 210 viviendas en el acomodado enclave de Montecito, en el condado de Santa Barbara, fue causado por actividad humana. El fuego inició en el establecimiento Tea House, un centro de reunión popular entre adolescentes de la zona. Las autoridades dijeron que el fuego pudo haberse iniciado por una colilla de cigarro o por alguna fogata. El actor Christopher Lloyd fue uno de los que perdió su casa y 13 personas han resultado heridas desde que incendio empezó alrededor de las 6:00 p.m. del jueves.Para el lunes, el fuego había consumido un área de casi 800 hectáreas pero los bomberos ya lo habían logrado contenter en un 95 por ciento.Cerca de 5,500 viviendas fueron evacuadas, y más de 500 bomberos se llegaron a concentrar en la escena.En Montecito tienen casas numerosas celebridades, como la animadora televisiva Oprah Winfrey y los actores Rob Lowe y Michael Douglas. Este último fue obligado a evacuar su domicilio.En 2006, la revista Forbes ubicó Montecito en el séptimo lugar en una lista que registra los códigos postales más caros. Las casas allí instaladas cuestan un promedio de $2.9 millones de dólares.A primera hora de la mañana del sábado, el fuego rodeaba el hospital Olive-View, de la Universidad de California, lo que ha provocado un corte de electricidad y ha obligado al desalojo de más de 200 pacientes allí ingresados.Según informan medios de prensa, en este hospital han fallado también los generadores de emergencia por lo que el traslado de los heridos, incluso de los que estaban en cuidados intensivos y de varios niños, se ha tenido que llevar a cabo a toda velocidad en ambulancias.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad