publicidad

Incendio en Santa Barbara, mayo de 2009: los bomberos estan cerca de contener el fuego

Incendio en Santa Barbara, mayo de 2009: los bomberos estan cerca de contener el fuego

El regreso de los vientos cálidos y fuertes a Santa Bárbara hizo imposible que el incendio ahí se contuviera totalmente.

Decenas de casas perdidas

LOS ANGELES, California -  Los bomberos postergaron una declaración de victoria sobre el incendio en Santa Bárbara que tenían prevista para el miércoles, cuando regresaron los vientos cálidos a la región y frenaron los avances contra el siniestro.

El Departamento Forestal y de Protección de Incendios de California (CALFIRE) había anunciado que para el miércoles 13 mayo iba a terminar de contener completamente el incendio que afectó colinas residenciales en la ciudad costera de Santa Bárbara, a 145 km al oeste de Los Ángeles.

Pero este miércoles volvieron los vientos cálidos, aunque menos poderosos de los de la semana pasada pero obligaron a las autoridades a fijar el 20 de mayo como fecha final para apagar las llamas del todo.

El incendio que ha llevado a desplegar una serie de recursos valorada en varios millones de dólares destruyó casi 80 casas -modestas y otras mansiones-, y quemó 3,520 hectáreas. Hasta el momento está contenido en un 80%.

Unos 3,014 bomberos continúan en el terreno batallando contra el siniestro que la semana pasada forzó la evacuación de unas 30,500 personas.

El domingo las autoridades dijeron que creían que las herramientas usadas para limpiar de vegetación unos senderos de montaña pudieron causar este nuevo incendio en una zona forestal habitada en los últimos años, de vegetación mediterránea y en condiciones para el fuego a raíz de la sequía de este año.

publicidad

Unas cientos de personas de las cerca de 30,500 que recibieron órdenes de evacuación la semana pasada fueron autorizadas a regresar a sus viviendas desde el lunes.

Las autoridades indicaron que el origen del incendio pudo producirse en un sendero de montaña, donde pudo ser causado por unas herramientas usadas para limpiar la vegetación de la zona.

Suspendieron orden de evacuación

Millares de evacuados lograron retornar el sábado a sus hogares luego que un aire fresco y húmedo, procedente del mar, ayudó a los equipos de bomberos que combatían este incendio forestal.

Hubo gritos y aplausos en un centro de evacuación cuando el alguacil del condado de Santa Barbara, Bill Brown, anunció que las órdenes de evacuación habían sido rescindidas en la mayor parte de las áreas, y que los residentes podían regresar a sus hogares.

"Logramos que el clima nos ofreciera un respiro", dijo el actor Rob Lowe, residente del área, quien figuró entre aquellos que escucharon al alguacil anunciar la buena nueva.

Más de 30 mil personas habían abandonado el área. Las autoridades habían recomendado a otras 23 mil que se preparasen a evacuar sus hogares en cuanto recibiesen la orden. Pero horas más tarde, la situación cambió drásticamente.

La brisa marina fue una gran ayuda para los bomberos, pues ayudó a controlar el incendio. El viernes por la noche, el incendio había sido contenido solamente en un 20 por ciento.

publicidad

"Cuando el aire procede del mar, la humedad es muy elevada y alejan las llamas de las zonas habitadas", dijo el jefe de los bomberos de Santa Bárbara Tom Franklin. "Sin embargo, el pronóstico (del anochecer) sigue vigente. Los vientos podrían cambiar, volverse y empujar las llamas nuevamente ladera abajo".

Orden de evacuación para residentes

Según el Departamento de Protección de Bosques e Incendios de California (CALFIRE), al menos 11 bomberos resultaron heridos cuando trabajaban para detener el fuego, tres de los cuales fueron ingresados en el hospital de Sherman Oaks, en Los Ángeles, según los servicios de bomberos de la ciudad.

Los bomberos lesionados tienen quemaduras de segundo y tercer grado; otros han sido tratados por complicaciones debido a la inhalación de humo.

Fuertes vientos y elevadas temperaturas atizan el incendio, que se declaró el lunes y se propagó rápidamente. Este es el primer incendio importante que se ha producido en la zona de California en esta estación del año.

"Es la peor situación de emergencia que ha conocido el condado en los últimos 25 años", declaró el alguacil del condado de Santa Bárbara, Bill Brown, a la cadena de televisión local KSBY TV.

Unas 3,600 mil estructuras -la mayoría viviendas y un centenar de comercios-, estaban amenazadas por el siniestro en el norte de Santa Bárbara, en un inicio prematuro de la temporada anual de incendios en los bosques de California.

publicidad

La situación llevó al gobernador de California, Arnold Schwarzenegger a declarar el miércoles el estado de emergencia en la zona para facilitar el acceso a fondos públicos de ayuda.

El fuego que empezó el lunes en la lujosa ciudad costera de Santa Bárbara, al noroeste de Los Ángeles, se expandió de manera veloz el miércoles a raíz de fuertes vientos cálidos que provocaron el aumento de temperatura y crearon las condiciones perfectas para la propagación del fuego.

Imágenes de televisión mostraban como los vientos calientes y rápidos a la zona dificultaban las tareas del ejército de más de 2,300 desplegados intentado aplacar las llamas con el apoyo de cuatro hidroaviones y seis helicópteros.

Es un panorama "muy peligroso"

Schwarzenegger recorrió la zona afectada el jueves y dijo que los bomberos han tenido que vencer los obstáculos del terreno y del clima. "Este fuego ha sido un gran reto", afirmó el gobernador, al describir la velocidad de los vientos, la dificultad de acceso al terreno y el bosque denso que rodea la zona siniestrada.

Santa Bárbara es un condado costero flanqueado por una pequeña cadena montañosa, lugar de descanso de famosos de Hollywood y conocido por sus viñedos.

Algunas mansiones de varios millones de dólares en las colinas que suelen tener vista al Pacífico eran un monte de cenizas en una región cubierta por una nube de humo.

publicidad

Los vientos se calmaron en las últimas horas y dieron un breve respiro a los cuerpos de bomberos, pero las autoridades advirtieron a los residentes de estar atentos ante nuevas órdenes de evacuación.

"Salgan pronto, ese es nuestro mensaje", dijo el capitán Dave Sadecki del Departamento de Bomberos Condado de Santa Bárbara. "Estamos viendo un panorama muy peligroso".

El fuego también está afectado a áreas rurales del estado de Arizona y el sur de Nuevo México.

California es frecuentemente blanco de incendios dado su clima seco, el fenómeno de los vientos cálidos de Santa Ana y la reciente construcción de viviendas en zonas forestales.

En el otoño  de 2007, el sur del estado fue asediado por incendios que dejaron ocho muertos, destruyeron 2 mil casas y provocaron la evacuación de 640 mil personas.

En noviembre pasado, al menos 100 casas fueron destruidas por incendios forestales en el exclusivo enclave de Montecito, cerca de Santa Bárbara. En 2008, otro incendio en la zona destruyó más de 200 edificaciones.

Ciudades californianas prestan ayuda

El incendio reportado el martes a la 1:45 p.m. se esparció en un espacio de tres horas por un área llena de postes de electricidad, reportó el diario Los Angeles Times. El año pasado, muchos residentes del área quedaron sin electricidad durante los intensos incendios.

El incendio recibió el nombre de Jesusita, por las tribus nativas que habitaban la zona.

publicidad

El incendio inició en el área de Cathedral Peak, al norte de la calle Spyglass Ridge, le dijo al Times una portavoz del Departamento de Bomberos.

Las órdenes de evacuación obligatorias fueron giradas alrededor de las 4 p.m. para los residentes que viven al norte de la Autopista 192, al este de las calles Ontare y Morada, y al oeste de las calles El Cielito, Gibraltar e East Camino Cielo Road, según oficial del Condado de Santa Bárbara citados por el diario angelino.

"Es importante que la gente sepa que el fuego está aproximándose a algunas líneas de electricidad, y aunque de momento no hay una amenaza, podríamos experimentar apagones", le dijo al Times William Boyer, director de comunicaciones del condado.

Un centro de evacuación fue instalado por la Cruz Roja Americana en el número 21 de la calle E Constance, cerca de la calle State. También se abrió un centro de evacuación para animales grandes en Earl Warren Showgrounds.

El capitán Mike Brown del departamento de bomberos angelino dijo que dos equipos de emergencia -cada uno con cuatro camiones, un equipo y un jefe de batallón- fueron enviados a las 5:30 p.m.

Los bomberos de la ciudad de Los Ángeles enviaron tres equipos de emergencia, que se sumarán a otros equipos de Torrance, Glendale y Culver.

Campaña de prevención de incendios

Cada verano, millones de personas que viven en el sur de California, en especial en los lugares cercanos a los bosques, están expuestos a posibles incendios, por lo que las autoridades trabajan ya en la prevención de estos fuegos.En noviembre de 2008, un incendio conocido como Sayre arrasó con 489 casas móviles de lujo en la localidad de Sylmar, a unas 25 millas al norte de Los AngelesPese a que los casi 1,100 bomberos que atendieron la emergencia lucharon horas contra el fuego, el desastre quedó registrado como la peor pérdida de viviendas en la historia de la ciudad, afortunadamente sin víctimas humanas.Para Cecco Secci, representante del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, hay peligro "en todas las zonas que están en contacto con la vegetación, como los alrededores del Griffith Park o el noreste de la ciudad, en donde queda el Zoológico de Los Angeles, así como en Benedict Canyon y en muchas otras".Familias y bienes quedan a merced de los vientos de Santa Ana, unas corrientes de aire seco que provienen de las grandes planicies del medio oeste y que, con velocidades de hasta 85 millas por hora (140 km/h) atizan hasta el más pequeño fuego, para convertirlo en una amenaza."(Los vientos de Santa Ana) son originalmente vientos fríos que pierden su humedad y cuando llegan a la zona de Los Angeles son muy resecos. Al pasar sobre la vegetación, absorben la humedad de las plantas que ya están secas por el calor, y por el movimiento del viento y la resequedad pueden hacer que un incendio pequeño se propague muy rápidamente", dijo Secci.La llegada de estas corrientes significa un dolor de cabeza para el cuerpo de Bomberos de Los Angeles, en especial para el Batallón 98, localizado en el vecindario de Pacoima, y que el primero en acudir a cualquier emergencia de esta zona del Valle de San Fernando."Yo diría que los (incendios) más feos que hemos tenido en los últimos 10 años fueron los recientes de Merrick y Sayre", afirmó por su parte Darío Reyes, bombero del Batallón 98.Las autoridades del estado reportaron un total de 2,780 incendios durante el verano de 2008 que quemaron 800 mil acres (unos 324 mil hectáreas) en toda California, 300 mil acres por encima de los registros del año 2007.En el incendio Sayre, en Sylmar, se reportó que las llamas consumieron casi 12 mil acres (4,860 hectáreas).Como parte de la preparación para combatir el peligro, los bomberos han establecido un programa de inspecciones que ayuda a que los residentes de zonas en peligro se conviertan en parte activa de la prevención y no solamente en víctimas de las catástrofes.Para el bombero Reyes, lo más importante es "la limpieza, y este es el tiempo del año para comenzar a quitar todas las raíces que están cerca de la casa. Que se dejen unos 200 pies (60 metros) de pura tierra alrededor de la casa y los árboles que crecen de más y que uno no cuida o riega, se deben de quitar o limpiar hacia arriba, por lo menos unos seis pies (1.8 metros) para arriba, así como no juntar mucha basura alrededor de la casa".Los bomberos también aconsejan pequeñas acciones para quienes viven en esas zonas conocidas como interurbanas y que ayudan a que la amenaza sea prevenida desde mucho antes de sentir el calor de las llamas."Tenemos un programa a través de cual recomendamos a los dueños de las casas que eviten mantener vegetación como los cipreses o los eucaliptos, que contienen muchos aceites y se incendian rápidamente", concluyó Secci.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad