publicidad

Impuestos en California

Impuestos en California

Las alzas impositivas para financiar proyectos de transporte y subsanar el déficit serán decididas por los votantes.

MTA tomará acciones legales

LOS ÁNGELES – Los californianos y los angelinos en específico enfrentan el prospecto de impuestos más altos si el gobernador y algunos oficiales locales logran convencer a colegas y votantes que las alzas propuestas son esenciales para subsanar el déficit estatal y financiar los proyectos de transportación.

El martes por la tarde la Junta de Supervisores de Los Ángeles votó en contra de incluir en la boleta electoral del 4 de noviembre una propuesta para aumentar en medio centavo el impuesto a la ventas con el fin de generar $40 mil millones en 30 años para proyectos de transporte, reportó City News Service.

Pero el voto no significa que la propuesta no será puesta a consideración de los votantes, simplemente que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, en inglés) tendría que pagar cerca de $10 millones para incluirla en una boleta separada el mismo día.

Roger Snoble, presidente de la MTA, dijo no obstante que su agencia tomará acciones legales para asegurarse de que la propuesta sea incluida en la boleta general de noviembre.

Dado que se trata de un aumento de impuesto, dos tercios de los votantes tendrían que aprobar la propuesta, pero algunos observadores dudan que los votantes estén dispuestos a dar su apoyo a esa alza local y además, a la que propone el gobernador Arnold Schwarzenegger.

El gobernador propuso al liderazgo legislativo aumentar el impuesto sobre la venta en un centavo durante los próximos tres años de 6.25 por ciento a 7.25 por ciento.

publicidad

Después de tres años, el impuesto sería revocado, pero según expertos, el impuesto generaría los suficientes ingresos para lidiar con por lo menos un 25 por ciento del déficit, que se encuentra actualmente en $15,200 millones.

Dicho déficit ha mantenido a los legisladores californianos en un impasse sobre la aprobación del presupuesto para el nuevo año fiscal.

El líder demócrata del Senado, Don Perata, dijo el martes que las negociaciones con líderes republicanos no han llegado a ningún lado, y que anticipa un "impasse" en la negociación del presupuesto "por mucho tiempo".

De hecho, Perata advirtió a los miembros demócratas que pueden asistir a la convención de su partido a realizarse en Denver, Colorado, a finales de mes, pero que anticipen regresar para trabajar en el plan de gasto.

El presupuesto sigue atorado

"(Los republicanos) no quieren negociar, simplemente están pidiendo ciertos puntos, como un límite de gasto y no impuestos, pero no ofrecen soluciones de su parte," sostuvo Perata.

"La propuesta del gobernador indica que Schwarzenegger se ha dado cuenta de que el déficit es tan profundo, que no se puede cerrar solamente con reducciones a programas y servicios," dijo hoy a Efe Tim Hodson, experto en política estatal de la Universidad Estatal de California en Sacramento.

La propuesta del gobernador se da a conocer a casi una semana de que el mandatario republicano firmara una orden ejecutiva para reducir el salario de 200 mil empleados estatales y despedir a unos 10 mil empleados estatales de medio-tiempo o temporales.

publicidad

Ambas, según expertos políticos, son un indicio de las fallidas negociaciones presupuestarias.

La semana pasada, después de firmar la orden ejecutiva, líderes legislativos aseguraron que tendrían un presupuesto estatal listo para mediados de agosto.

Esta semana, las negociaciones parecen haberse descarrilado.

La propuesta del aumento del impuesto sobre venta del gobernador ha sido mayormente bienvenida por el liderazgo demócrata del Legislativo. El problema está ahora en convencer a los miembros republicanos, quienes se han alejado un tanto de Schwarzenegger.

Y es que los republicanos se oponen determinantemente a un aumento de impuestos ya que alegan que el mismo afectaría a las personas más vulnerables en tiempos económicos precarios.

Sin embargo, el voto de los republicanos es necesario en ambas cámaras legislativas para aprobar el presupuesto, ya que por ley se requiere del voto de dos terceras partes del cuerpo legislativo, o todos los miembros demócratas y unos cuantos republicanos.

A esto se le conoce como una supermayoría.

"California tiene un sistema muy disfuncional en cuanto al presupuesto respecta," dijo a Efe Ted Lasher, director del Centro Serna de la Universidad Estatal de California en Sacramento.

"Si sólo se necesitara de una simple mayoría (un 55 por ciento) del voto de los Legisladores, en vez de dos-tercios, el presupuesto hubiera sido firmado y aprobado hace varias semanas", aseguró.

publicidad

Sólo dos estados más requieren de una supermayoría para aprobar el presupuesto estatal: Arkansas y Rhode Island.

En los últimos 32 años, California ha comenzado el año fiscal sin un presupuesto en mano en 23 ocasiones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad